Las intimidades de 'Pirry', el cronista extremo

Las intimidades de 'Pirry', el cronista extremo

Diciembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Las intimidades de 'Pirry', el cronista extremo

Guillermo Prieto, 'Pirry'.

Guillermo Prieto La Rota, ‘Pirry’, marcó un ‘rating’ nada pírrico de 40 puntos con el caso Jéssica Cediel. Un zootecnista-periodista que es noticia por sus denuncias.

1. Pirry según PirryPirry, ¿Jéssica Cediel decidió confesar su drama como víctima de tratamientos estéticos mal hechos o usted la convenció de hablar en su programa?Hace dos meses me llamó Jéssica Cediel muy consternada diciéndome que tenía algo urgente qué decirme, pero personalmente. La sentí tan preocupada que le dije: ‘si es tan urgente, pásese por mi casa’. Me respondió que estaba enferma, en cama. Le dije ‘espéreme hasta mañana, voy a su casa’, pero estaba tan afanada que se fue así, en piyama y con ese drenaje. Me contó su caso y dije ‘aquí hay una historia’. Ella se decidió a hablar porque la noticia se estaba filtrando en programas de chismes.Le puse condiciones: mientras se desarrolle la historia sólo hablas con nosotros, sé sincera y permítenos seguir el día a día del tratamiento de recuperación y extracción de los biopolímeros. Y aceptó.¿Qué otros programas han tenido este impacto?El que denunció la situación de prostitución, venta de drogas, pobreza y pandillas en Cartagena; cuando hablamos por primera vez de la posible salida de Alfredo Garavito de la cárcel; el de las niñas de las Farc, el de las bacrim; los Maras de El Salvador, pero ninguno con tanto ‘rating’ como éste. Nunca antes me habían entrevistado para el 360°.Dicen que usted es una de las joyas de la corona del Canal RCN por el ‘rating’...Alguna vez me lo expresó así alguien en el Canal, no tanto por el ‘rating’ sino por la opinión que uno pueda mover por ciertos temas. Sé que el programa tiene un ‘rating’ aceptable, pero el de Jéssica Cediel fue la excepción, no pensamos superar los 40 puntos –nuestro récord era 31 puntos– el programa se vende bien, no le cabe un corte comercial más, pero siento que lo cuidan y lo respetan por los temas que se convierten en tema de conversación o porque mueven todos los sectores de la sociedad, más que por el ‘rating’.Estos años hemos visto menos aventura y más denuncia, ¿Pirry maduró?Sí, claro, dejé el programa de los sábados, ‘El Mundo según Pirry’, y lo convertimos en ‘Especiales Pirry’ porque sentía que teníamos que evolucionar a algo más serio. Lo otro me encanta, pero con los programas de denuncia sentía que había un mayor impacto en la gente y un aporte social. Estaba esperando una señal y llegó el día que, después de mucho buscar al asesino en serie, (Garavito), nos dio la entrevista. Fui al Canal y les dije: tengo este programa y quiero evolucionar a esta tónica. Por esos días Caracol ya tenía ‘Séptimo Día’, acá no habían encontrado qué ponerle al frente y esa coyuntura me dio el chance de que creyeran que yo podía hacer un programa más serio. Me dieron la oportunidad y funcionó.¿Qué lo marcó en su tendencia al peligro?La película ‘Vivir y Morir en Los Ángeles’, la vi cuando era adolescente. Hay una escena muy dramática en la que el protagonista (William Defoe) se lanza desde un puente y uno cree que se va a morir, pero está atado a una cuerda y queda colgando a 50 metros de altura y se ríe; la expresión del tipo me quedó grabada y dije, es muy emocionante sentir esa proximidad con la muerte, pero de una forma segura, y eso me inclinó a los deportes de riesgo. Y en lo profesional, todos los periodistas que hacen denuncia en Colombia se arriesgan. Algunos mucho más que nosotros.Usted no es periodista de academia, ¿qué lección les daría a las facultades de periodismo y comunicadores?Respeto muchísimo la academia, creo que me hizo falta, me hubiera gustado pasar por la universidad, pero en cualquier profesión o trabajo, más allá del título, uno tiene que tener pasión y entrega por lo que hace, estar enamorado de la carrera, pensar más en los resultados que lo que le van a pagar. El sueldo, los reconocimientos y la estabilidad vendrán como consecuencia de la pasión con la que hagas las cosas. En mi caso, fueron años en los que me tocó vivir mal, aguantar hambre y hacer trabajos secundarios, y eso al final fui correspondido por la vida.¿Qué otros oficios le tocó hacer?Al terminar mi carrera de zootecnia duré ocho años buscando qué hacer porque no quería ejercer eso: ocupé todos los puestos de bar, desde dj. y barman hasta portero; hice embutidos, vendí productos eléctricos para ferretería, entonces andaba en un bus con una maletica de tomas, cables y enchufes; hice volantes de publicidad, estuve desempleado... hasta que con dos amigos comencé a hacer una revista de deporte de aventura, casi que en un garaje, que tuvimos que cerrar dos veces porque no tenía medios. Pero gracias a esa revista tuve una oferta para trabajar en televisión.¿Cuál fue el momento más crítico?Varios, pero recuerdo la primera vez que nos cerraron la revista. Teníamos los últimos $200.000 en caja y un señor mandó a hacer unas invitaciones para matrimonio, aceptamos ese trabajo porque llevábamos tres meses sin sueldo, debíamos todo, pero luego el tipo sacó el c... y nos quedamos con las invitaciones hechas y sin un peso. Ese día nos tuvimos que ir a pie a nuestras casas, y sin lo del desayuno ni lo del almuerzo ni nada, me echaron del apartamento porque debía el arriendo. ¿Quién lo llamó ‘Pirry’ y por qué?Fue en 3° de primaria, yo tenía 7 años. Me decían ‘Chirrimbli’ porque soy muy bajito (1,65 m), pero cuando vimos el capítulo de historia de Pirro, el general cartaginés que enfrentaba a los romanos, se habló que de él viene la expresión “victoria pírrica”, o sea insignificante, es decir, que pierde más de lo que gana. Un compañero me dijo que era pírrico, porque era insignificante; el profesor y todos se rieron y me quedé así.¿Cómo hace para que la fama no se le suba a la cabeza?Soy muy seguro en unas cosas, pero muy inseguro en otras. Casi no tengo amigos en este medio, a mí muy rara vez me verá en un coctel de alto turmequé con políticos, o con gobernantes o personas del jet-set.2. Soltero y con amigasCuando uno le pregunta a Guillermo Prieto La Rota, cómo le va con las mujeres, él se muestra a gusto. “Muy bien, antes me quejaba mucho de que ninguna me paraba bolas, perdí la virginidad como a los 19 años, casi no consigo novia porque era muy enano, pero luego se voltió la torta: he conocido mujeres muy bonitas, bacanas, de personalidades maravillosas, he tenido varias relaciones sentimentales, he querido... y si la gente viera las fotos, dirían qué hace esta mujer tan bonita con este tipo tan feo”, le confesó a El País.La presentadora Mónica Fonseca, las actrices Valentina Liscano (la intensa de ‘El Secretario’) y María Cecilia Sánchez y la periodista María Alejandra Cardona, ex integrante de su equipo de trabajo, figuran en su lista de ex novias. Y dicen que él fue quien descubrió a la actriz Martina García y la presentó en la revista Shock, donde le dieron la primera portada a ella.Sin embargo, a sus 41 años, pero con un estado físico como de 15, Pirry argumenta que no se ha casado porque no le ha pasado lo que a muchos de su generación: porque embarazó a alguien o porque encontró la mujer de su vida o porque tienen un trabajo normal que les permiten un margen para pensar en una relación. “Lo primero no me ha ocurrido, he conocido mujeres fantásticas, pero no la mujer de mi vida, y en uno de mis noviazgos yo pasaba hasta dos meses por fuera o llegaba de un viaje y me iba a otro, no tenía mucho tiempo para que la relación progresara”, dice.Ahora que la fama le sonríe y las mujeres lo siguen, no teme confesar que no es arriesgado a la hora de conquistar. “Soy el tipo más gallina para eso, a veces no sé ni siquiera interpretar las señales. Soy muy tímido, pareciera que no, pero como cuando era adolescente era tan enano me volví un tanto inseguro”.Sin embargo, este tauro nacido el 3 de mayo de 1970 en Tunja, Boyacá, reflexiona: “Bueno, seré tímido pero no güevón, entonces ahí vamos aprendiendo. A veces si una mujer me gusta, puedo pasar mucho tiempo en invitarla a salir, pero cuando ya entro en confianza puedo ser un hombre como otro, romántico, apasionado, etc.”.Pero ella debe cumplir ciertos requisitos: que tenga muy buen sentido del humor “para que ayude a inclinar un poco la balanza de mi neura”, porque reconoce que tiene sus episodios de histeria.Y admite otra debilidad: “Me gustan las mujeres bonitas, no lo niego, pero sobre todo que sean atléticas, que hagan mucho deporte, porque hago mucho deporte. No tengo problema si tienen cirugías o arreglos, pero las prefiero naturales, y me inclino más por las rubias. Pero si la morena está bonita, también”.Para él es igualmente importante que esa mujer tenga un tema de conversación inteligente, así no sea la más intelectual de todas, que por lo menos haya leído uno que otro libro en su vida y le gusten el cine y alguna expresión del arte.Sobre su estado del corazón, adelantó que “hay una amiga que me gusta mucho y nos vemos de vez en cuando, no tenemos una relación estable, pero para resumir, digamos que sí, que estoy buscando, o que me busquen. Mejor dicho, estoy soltero”.Otra faceta que muestra la evolución de Pirry es que quiere tener hijos. “Antes ni lo pensaba, pero con la llegada al cuarto piso, y al ver a todos mis amigos alzando a sus bebés, o al compartir con mi sobrina de 5 años, esas edades en la que los niños son tan lindos, empiezo a decir ‘pues bueno, hasta podría ser’. Al menos ya contemplo la posibilidad, lo que pasa es que no he encontrado con quién”.Muchos coinciden en que Pirry es muy solitario, pero desde hace un año, cuando le diagnosticaron un cáncer terminal de pulmón a su padre, Jaime Prieto, se tornó más familiar. Tomó una licencia de tres meses y eso le permitió estar los últimos días con él antes de morir, y en el proceso póstumo con su mamá y sus hermanas. “Cuando nos conocimos en Prego Tv. era difícil entrarle, pero cuando nos reencontramos en ‘La Banda de los Francotiradores’, compartíamos más con Pirry que con César Escola y era más familiar y cercano a nosotros que Mary Méndez”, dice el actor Santiago Rodríguez.Ahora está repensando su vida. “Últimamente tengo la idea de tener un año sabático o retirarme seis meses, estoy buscando el momento adecuado y un motivo en mi vida personal, no sé, una relación, algo en mi vida que exija ese tiempo, y me diga: este es el momento de salir”.3. A pie o en busetaPirry es un tipo de a pie. O de bicicleta. O de taxi. O de buseta. Sólo hace tres años compró su primer carro porque es muy descomplicado y de bajo perfil.Pero cuando asume una investigación para uno de sus programas de Especiales Pirry, este boyacense se crece en audiencia.“Es un tipo muy metódico, responsable, lo que hace lo hace bien o no lo hace, es un purista”, dice el actor, presentador y comediante Santiago Rodríguez, quien lo conoció desde que estaba en Prego TV, haciendo un programa de deporte extremo, y más tarde se lo reencontró haciendo guiones en La Banda de Los Francotiradores.Por su aspecto físico y por sus temas polémicos, Pirry puede parecer rudo, pero lejos de ello, sus colegas lo describen como un ser sensible, generoso, con carisma y una lealtad a toda prueba, destaca Rodríguez.Es un hombre muy dolido de lo que es Colombia y por ello no es de los que manda a su equipo de investigadores a que hagan el trabajo de campo, él mismo va y lo hace, por eso es muy sensible con lo que muestra.A la vez está pendiente de todos los detalles de sus producciones, desde la música hasta de la voz en off que la hace él mismo. Simón Posada, quien trabajó en su equipo, dice que “en los últimos tiempos Pirry ha intentado delegar algunas funciones, porque ése es su problema, querer hacerlo todo, pero ése es también su gran éxito, él está metido en toda la investigación porque le resulta difícil salirse del tema”.Otra característica de sus producciones es el sello cinematográfico. Pirry las piensa en función de películas. “Cada tema suyo es súper investigado, súper verificado, es real, periodístico, pero siempre busca a qué película puede parecerse y así es su forma de enfocarlo y de narrarlo”.Pirry confirma que, según el tema, busca un libro o una película que lo inspire. Desde niño trabajó en el cineclub de la Universidad Pedagógica y vio todo el cine del mundo.“Un día fuimos a su finca de descanso en Villa de Leyva y nos invitó a un juego en inglés sobre cine, y me quedé aterrado de la cultura cinematográfica que posee. Se sabía todas las respuestas”, dice Simón Posada.Igualmente destaca que Pirry ha leído libros de historia, desde las guerras del este de Europa o de los conflictos en África, hasta la biografía de Marilyn Monroe o el libro de un autor bogotano primíparo.Posada lo ve como a alguien preso de sí mismo, que lleva trabajando diez años en forma ininterrumpida, pero a la vez es muy influyente y consciente de que su programa es el que le levanta la curva del ‘rating’ del domingo a RCN.“Es un tipo que se le mide a todo. Es más, no se mide, después es que lo hace, y eso es lo que lo pone en constante riesgo y le ha traído problemas”, dice Rodríguez. Posada lo atribuye al hecho de que a Pirry le tocó vivir una juventud muy dura, con muchas incomodidades: “Eso le forjó su carácter que le permite dormir donde le toque y o comer una empanada en la esquina”.Es extremo y no sólo en sus programas. Rodríguez recuerda un viaje en Acapulco, donde Pirry convenció a César (Escola) de que montara en un juego gigante en la playa; luego lo activó y Escola salió disparado por el aire. Esa vez Escola lo quería acabar”.A Santiago lo invitó a subirse a un ultraliviano en el Quindío. Él se negó porque no sabía, pero Pirry le dijo que sólo iban a carretear: “En el momento menos pensado comenzó a elevarse y yo gritaba, no, no, no, pero él siguió y llegué muerto del susto. Él es así para todo, en sus crónicas, en su vida”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad