ENTRETENIMIENTO

La prepago se confiesa con El País

Junio 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez Torres, reportera de El País
La prepago se confiesa con El País

“La Prepago está hecha -más que para despertar polémica- para generar conciencia, reflexión, enseñanzas”.Lilo de la vega, actriz.

Lilo de la Vega no le teme a los roles polémicos. Actúa en la serie ‘Niñas Mal’, de MTV, y en ‘La Prepago’, de RCN. En los zapatos de una chica mala, por partida doble.

Para su papel en ‘La Prepago’, Lilo de la Vega tuvo que entrar en contacto con jóvenes involucradas en esta problemática y comprender cómo funciona su oscuro universo. Advierte que ya no se trata solo de acompañantes de narcotraficantes, sino de niñas lindas que salen con políticos y empresarios, y pueden estar más cerca de lo que se piensa: la compañera de colegio o de universidad, la novia, la amiga... Y ahora, para seguir navegando en el bajo mundo, Lilo aceptó el rol protagónico en ‘Niñas Mal’, del canal MTV, sobre una joven caprichosa y frívola que se ve expuesta a experiencias indeseables por cuenta de su visión superficial de la vida. Así habló: ¿Cómo obtuvo el papel de ‘Niñas Mal’?Siendo una niña mal. (Risas). Mentiras. A mí me mandaron dos propuestas de personajes e hice el cásting en Colombia. Mi mánager lo envió a Miami y me hicieron otro cásting con algunos ajustes de lo que querían en MTV. Lo enviamos y a la semana me llamaron: “Queremos que vengas a México ya”.¿Cómo es Giselle, su ’Niña Mal’?Es la sexy del grupo, aniñada, inmadura, extrovertida, bastante alegre, le gusta mostrarse tal cual es, muy auténtica. Es una chica que busca obtener las cosas que ella quiere en la vida por medio de su belleza. Le falta una persona al lado que le diga cómo enfocar las cosas positivas que tiene.¿Ha sido una niña mal?Claro que sí, todas hemos sido niñas mal en algún momento de la vida, o por lo menos nos han dado ganas de serlo. Como todos los jóvenes, he cometido errores, he sido niña mal, niña bien y me ha tocado asumir las consecuencias de todas mis decisiones.¿Qué quiere mostrar un canal como MTV con una novela de este tipo?Es una novela fresca, con nuevos personajes, nuevas historias, nuevos conflictos con los que se encuentran en este momento los jóvenes, que es lo que quiere MTV: mostrar de una forma muy real y honesta todas las cosas que a los jóvenes nos pasan por la cabeza, lo que nos hace falta, las carencias.¿Qué problemáticas tratarán?La de Giselle. Es una niña que cree que puede conseguir absolutamente todo por medio de su belleza. De pronto sí se pueden conseguir cosas, pero no sé qué tanto perdure lo que se consigue por medio de una parte muy superficial del ser humano. Con esfuerzo se consiguen mejor las cosas, con disciplina y con muchas ganas. ¿Y esa problemática la ha vivido usted en carne propia?Quizás en algún momento de la vida llegué a pensar como Giselle, somos mujeres y eso nos lleva a enmarcarnos en determinados patrones de conducta similiares por el solo hecho de que nos llegue el período una vez al mes. Pero nunca pensé que ser bonita me iba a llevar a cosas grandes, siempre he trabajado con mucha disciplina por lo que quiero y he logrado. Tengo un ejemplo de trabajo gigante que es mi papá y siempre he conseguido las cosas con mucha disciplina, con muchas ganas y con mucho trabajo.¿Qué piensa de las mujeres prepago ahora que se metió en los zapatos de una de ellas?No hay que juzgar a nadie. Pero no podemos tapar el sol con un dedo, es un fenómeno que va creciendo en los últimos años y nos debe cuestionar acerca de la educación que les damos a nuestros hijos, sobre la importancia de darle el verdadero valor a las cosas, a nuestra tranquilidad y felicidad por encima del dinero.¿Lilo es su nombre artístico?Me quedé así porque el sobrino de una amiga del colegio no era capaz de decir mi segundo nombre. Yo me llamo Sandra Lilibeth Acevedo Vega, él me puso Lilo y ahora todos me dicen así.No la habíamos visto mucho en televisión, ¿cómo llegó a la actuación?Soy comunicadora social, periodista de la Universidad Autónoma, bumanguesa, apenas me gradué estudié dos años de actuación. En la serie ‘Corazones Blindados’ hice el papel de Juliana, luego me llamaron al protagónico de ‘La Prepago’. Allí soy Ana Lucía, una universitaria que a raíz de conflictos en su casa tuvo que salir a buscar un trabajo que le diera dinero rápido y empezó a trabajar como prepago, como a muchas niñas les pasa. Para ‘La Prepago’ compitió con actrices consagradas. ¿Qué hizo que se quedara con el protagónico?Es una lotería, es cuestión de darles a los productores lo que buscan. Si me ponen a barrer, procuro que sea la mejor barrida del mundo y, si me ponen a actuar, que sea la mejor actuación.¿Fue un desgaste emocional interpretar a una prepago?Claro que sí. Esta niña se enfrenta a situaciones muy fuertes, es una historia bastante real basada en el libro ‘Memorias de Andrea’, un blog que tiene una niña prepago en una revista nacional. El libro es una base, hay muchas más historias que los investigadores de Teleset se dedicaron a buscar de la mano de los escritores Carlos Duplat y Luz Mariela Santofimio. El libro se basa en encuentros sexuales; la serie, en el ser humano que hay detrás de estas niñas, la relación con sus padres, con sus hermanos, con su novio y la amistad que llegan a tener con sus clientes.¿Qué le sorprendió más de su personaje?Los riesgos en los que se mete. Yo, cuando me veo insegura en una situación, volteo la cola y salgo corriendo. No sé si soy muy gallina o muy inteligente. Conocí a un par de niñas prepagos y la serie es muy fiel a lo que en realidad ellas tienen que vivir. ¿Cómo ha sido la acogida de ‘La Prepago’ en otros países?De Panamá, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y Puerto Rico me escriben que aman a Ana Lucía, lloran con ella, la justifican, la sufren, ríen con ella. Ha sido muy intenso y muy satisfactorio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad