ENTRETENIMIENTO

La otra cara de Jota Mario

Marzo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez e Isabel Peláez
La otra cara de Jota Mario

Jorge Mario Valencia nació en Medellín, Antioquia, el 31 de marzo de 1956, y se hizo en la televisión en Bogotá.

El Jorge parece haberse quedado en la cédula, él es y seguirá siendo Jota. “El nombre no es feo, pero desde chiquito me dicen 'J', me quedé así y moriré siendo J”.Según Jesús Hernán Orjuela, ‘el Padre Chucho’, la familia de Jota Mario es su más preciada joya. Tiene dos hermanas y dos hermanos, y muchos sobrinos. Y el diamante es su mamá, doña Cecilia, “un ser maravilloso con una espiritualidad muy bonita, una de esas matronas que enseñan a orar y hablan sobre los valores y la vida. Ella sufre con las payasadas de su hijo y con las pelucas que se pone, no le gustan para nada”, cuenta el sacerdote.“Ella es mi polo a tierra, igual que mi esposa y mis hijos”, dice Jota Mario, quien sobre su estado civil sólo dice: “Yo he estado casado toda la vida, yo nací casado. No recuerdo haber estado soltero nunca”.Su actual esposa, Gineth Fuentes, asistente de dirección de ‘Muy buenos días’, con quien se conoció cuando regresó de Estados Unidos y ella trabajaba en Caracol en el departamento de Arte, es su apoyo incondicional, “para Jota está siempre”, aseguran sus amigos. Y es la mejor amiga de Laura Acuña. En el programa ‘El Lavadero’, Jota Mario y su esposa fueron catalogados como la pareja ideal. Acertaron 9 de 10 preguntas. Álvaro y Fanny, sus suegros, son un gran apoyo para él.Jota Mario tiene dos hijos de su primer matrimonio y viven en EEUU.: María José, de 20 años, a la que define como “una vieja divina que estudia psicología”, y Simón, de 22 años, que “estudia cine y es demasiado inteligente, qué pereza”. “Procuro ser muy comprensivo con mis hijos, como ellos lo han sido conmigo, tengo un sistema mental de educación que combina dos cosas, si voy a llamar la atención, primero tengo que decir algo bonito”, asegura Jota Mario.Jorge Mario Valencia nació en Medellín, Antioquia, el 31 de marzo de 1956, y se hizo en la televisión en Bogotá. Allí se inició en 1979, cuando estuvo a cargo del espacio periodístico ‘Valores humanos’. Durante más de 13 años, fue figura central del Canal Caracol, donde realizó programas como ‘Adán y Eva’, ‘Los Tres a las Seis’, ‘Telesemana’, ‘Dominguísimo’, ‘Súper Domingo’, ‘Cazadores de la Fortuna’, ‘Sábados Felices’ y ‘Día a Día’.Incluso, ahora se dice que RCN prepara una novela sobre la vida del presentador. En el 2000 recibió amenazas de una banda criminal contra él y su familia, lo que lo obligó a exiliarse en los Estados Unidos, de donde volvió antes del año. “Tenía que proteger a mis hijos, más que a mí mismo. Pero me ganó la necesidad de trabajar, pues soy un hombre que vive de su sueldo”, asegura. A su regreso se vinculó al Canal RCN en la dirección y conducción del programa ‘Muy buenos días’, que cumplirá una década a mediados de este año.Es un hombre inquieto, no para de crear. Incluso asegura que fue artífice del formato de ‘Sábado Sensacional’, que copió el propio Don Francisco, al que nunca demandó, mas bien se sintió halagado de que un conductor tan famoso como él hiciera uso de sus ideas. Dice ‘el Padre Chucho’ que Jota Mario “puede escribir un libro en una mañana, ya sea en su portátil o en un papel. Tiene una capacidad muy grande para pensar, incluso a mí me daba tips para mi evangelización”.En los inicios de su carrera fue seguidor del Opus Dei. Ofició como maestro de ceremonias durante la visita a Colombia del Papa Juan Pablo II, en julio de 1986. Lo acompañó por todo el país, y cuenta Jota Mario que una vez, en el Parque Simón Bolívar, de Bogotá, su Santidad le dijo: “El Papa quiere una palabra”. “Eso quería decir: ‘yo quiero decir unas palabras’, y me acerqué al micrófono, pero como se demoraban mucho los altoparlantes que estaban a diez cuadras, y con cada palabra se hacía mucho eco, y el Papa insistía en decir algo, él creía que se me había olvidado lo que tenía que decir e insistía: ‘El Papa quiere una palabra’. Ese día por la tarde, el Papa les dijo a todos los asistentes: ‘Jota Mario tiene mala memoria’”.Jota Mario recuerda con cariño y nostalgia aquella anécdota. “Hace seis o siete meses que fui al Vaticano y fui directo a la tumba de Juan Pablo II, lloré mucho y le dije que no tenía mala memoria, ‘aquí estoy, soy tu amigo’”.Por su faceta de conferencista, Jota Mario admite que vive montado en un avión. Pero, paradójicamente, es casero. Tiene un apartamento cerca a Unicentro, en Bogotá y una casa campestre en La Vega, Cundinamarca. “Se levanta desde muy temprano y empieza a trabajar tomándose un tinto y con el cigarrillo en la mano siempre”, cuenta ‘el Padre Chucho’. Este último asegura que Jota Mario es un gran anfitrión. “Nunca he probado una cazuela de fríjoles más rica que la de Jota Mario. Uno con él disfruta sin necesidad de tomarse un trago. Lo he escuchado cantar y me parece que canta bonito, porque yo soy músico”, asegura.Él también admira las bonitas reflexiones que hace Jota Mario en torno a los ángeles. En lo que sí se raja, según el cura, es como humorista. “En los chistes si no es muy bueno, creo que yo le gano”, dice ‘el Padre Chucho’, quien afirma que Jota Mario “no tiene el conjunto de carismas, pero sí uno muy importante, el de poder armonizar varios talentos y equipos de trabajo”.Coincide con él Estella Reyes, periodista de ‘Muy buenos días’, quien cuenta que su jefe, en los recesos del programa, que son los de las emisiones de noticias, está siempre trabajando en su computador. Tiene varias novelas para televisión escritas y terminadas. Y está escribiendo en tres libros más, que se sumarán a: ‘Insúltame si puedes’, ‘Volver a vivir’, ‘El ángel del amor’, ‘Correo angelical’ y ‘Llena eres de gracia’. Y próximamente lanzará otro texto de motivación: ‘Los grandes juegan heridos’.“Como jefe es exigente, porque él también da mucho y se le aprende mucho. Tiene las cosas claras y no pide imposibles. Es muy directo para decir las cosas y no le gustan las reuniones, para no perder tiempo”, afirma Estella. Aclara que “él no grita ni da alaridos y la relación que tiene con las presentadoras es muy cordial, cercana, siempre está aportando conocimientos, al aire y fuera de cámaras”. Claro que vive el estrés normal de ser director delante de cámaras que no es fácil, según Estella. “Además tiene que estar contando cosas como conductor y presentador, y estar pendiente de otras como director, además es muy creativo, siempre está solucionando cosas”, dice.Cuenta que el Día de la Mujer, junto a Juan Manuel Correal ‘Papuchis’, Jota Mario invitó a almorzar a las mujeres del equipo. “Le gusta celebrar los aniversarios del programa con un almuerzo que él organiza, está pendiente de nuestras navidades, de nuestras familias”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad