La nueva faceta de Rubén Blades, un artista lleno de sorpresas

Abril 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño | Reportera de El País
La nueva faceta de Rubén Blades, un artista lleno de sorpresas

Rubén Blades ha participado en más de veinticinco producciones discográficas propias e incontables colaboraciones con diversos artistas.

Si quiere saber qué tienen en común Rubén Blades y el apocalipsis zombi, lea esta entrevista. Y que esta sea la excusa para volver a vibrar con sus letras legendarias y conocer más de su vida.

Cuando se habla de Rubén Blades en una serie sobre el apocalipsis zombi, son muchos los que abren los ojos con cara de incredulidad.  Sin embargo, si se revisa la hoja de vida del panameño, no es de extrañar que aún no termine de reinventarse, pues tiene más vidas que un gato. Lea también: Rubén Blades, un rebelde natural que va más allá de la salsa

Para este “salsero intelectual”, los muertos vivientes son solo una excusa,  así se lo  asegura a El País desde Los Ángeles, en la presentación de la segunda temporada de ‘Fear the Walking Dead’,  donde además de ser la cuota latina  interpreta a un barbero con un turbio pasado, que acaba de enviudar y tiene  la moral un poco perdida.

 A su encuentro con la prensa latina llegó con una camiseta negra que tenía escrito en letras blancas: “El mundo solo será del que camina sin miedo”, y abajo su firma.

“Esta es una de las frases de las canciones que escribí mientras hacía un trabajo con Gabriel García Márquez sobre los cuentos cortos de Gabo, un álbum que se tituló ‘Agua de luna’, y está en una de las canciones que yo escribí, ‘Ojos de perro azul’. Aunque no es del todo mía, la ví en una marcha en Chile en medio de la dictadura,  los estudiantes la pusieron en una pancarta”, dice. Es  un hombre al que hablar se le da  bien. Esto nos dijo: 

Pasar de ‘Gabo’ a zombis podría resultar extraño...

En ‘Fear the Walking Dead’ hay  una circunstancia ficcionada, eso sucede en Siria, en Sudán, y muchos países. Hay que olvidarse por un momento de los zombis y  pensar en lo que ocurre en lugares donde se desploma la ley, la religión, la familia, todo se borra.

 Hay gente que no tiene agua, que no tiene luz, que no puede levantar un teléfono para llamar a alguien para que lo venga ayudar. Pensamos en eso, pero estamos ocupados con nuestra propia vida.   Hay ‘Fear the walking dead’ en las dictaduras militares, donde llegaban a tu casa y te llevaban. En México, se llevaron a 43 pelados y después nadie sabe donde están. Es ficción, pero te obliga a considerar las consecuencias y creo que es muy saludable hacer eso.

  Puede que ocurra un apocalipsis si Donald Trump queda presidente...

No le tengo tanto miedo a  Donald Trump, le temo más a que no enfrentemos nuestros propios defectos y a  la ausencia de solidaridad y de proyecto. Él es solo un hombre, al que su propio partido no sabe cómo controlar. Si no fuera tan seria la cosa, provocaría risa.

¿Cree que sería mejor un socialista como presidente de Estados Unidos?

Es absurdo que en un país donde se gastan trillones de dólares en una guerra que no van a ganar, no se le pueda ofrecer una beca a una persona para ir a la escuela. No es populismo, es lógica.

Me gradúe de abogado en Panamá, mi mamá no terminó primaria y mi papá no terminó ni el primer año porque  trabajaban,  estudié porque era gratis, si hubiera costado no sé qué hubiera hecho.

  Cuando volví  a la universidad la pagué  porque estaba trabajando, en lugar de comprar droga y metérmela por la nariz, me fui a estudiar. 

¿En el set hablan de estos temas?

 No. Hablamos de comida. Sí le he pedido a Dave Erickson, productor,    recibir la información antes para informar  lo que pienso de mi personaje, porque  de Daniel Salazar cada uno tiene su versión. La mía tiene antecedentes más complejos. 

¿Se sabrá  más de Daniel Salazar?

 Hay una serie con siete actores principales, el problema es cómo se va a repartir el tiempo entre cada personaje. Hay que definir a quién la gente quiere seguir. Nunca se me olvida en  ‘El secreto de Milagro’ que había  una señora que solo tiraba piedras, yo, que trabajé en la película, solo quería  volverla a ver.

  ¿Qué le gusta de su personaje?

[[nid:525316;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/04/ruben-blades-fear-the-walking-dead.jpg;left;{En ‘Fear the walking dead’ interpreta a un barbero al que no le tiemblan las manos al disparar. La temporada se desarrolla a bordo de un barco. Imagen con Mercedes Mason. Foto: Especial para El País}]]Que ofrece la posibilidad de la redención. Si vamos a resolver los problemas del mundo tenemos que creer en esta. Perdonar es muy difícil, pero necesario, porque el que no perdona no merece perdón. Es como el argumento de Jesús de dar la otra mejilla, yo tengo problemas con eso, tengo que ver cómo voy  aceptando eso, al igual que Daniel.

En su carrera parece que hubiese hecho de todo,  ¿qué le falta?

Mucho. Me encantan la arqueología y la  paleontología. Estoy escribiendo  sobre mi experiencia política. El otro día  me dí cuenta que tenía miles de páginas. La gente sabe que quería ser presidente, pero no por qué. Estoy  con  un libro de poesía que empecé hace tres años.  Las letras de las canciones las estoy reuniendo y explicando, porque las circunstancias políticas eran diferentes.

   Lo que te das cuenta es que tienes más pasado que futuro y te dices: ¿Qué puedo hacer en estos años que me quedan? El mañana no cuenta, cada semana se te muere un amigo o alguien que  conoces y hay que empezar a pensar  qué se va hacer con el tiempo, qué es posible y qué no. Estoy ordenando las cosas, porque ‘Gabo’ y Cheo Feliciano se me fueron el mismo día, cuando se fue Paco de Lucía estábamos trabajando  un disco, eso me puso a pensar.

¿Es cierto que  no habrá más salsa?

No voy a hacer más giras de salsa. Pensé en  diciembre  como plazo  pero quizás lo extienda porque la serie me ha quitado tiempo.   Tengo un disco con un grupo brasilero que  sale en junio, estoy en un trabajo de rock y  tengo una grabación que hice con la orquesta de Lou Reed y creo que es lo último que hizo antes de morir y que no se conoce, a menos que su esposa tenga más material inédito.

¿En qué campo se siente más a gusto?

En todos. Cuando estuve en el gobierno de Panamá no le dije ‘no’ a la música, le dije sí al país, que es distinto. Los cinco años que estuve de Ministro de Turismo lo único que cantaba era el himno nacional, no hice giras ni películas, me quede allí  y nunca lo lloré ni lo extrañé. Voy de una cosa a otra y ya está.

[[nid:525317;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/ruben-blades-hijo.jpg;full;{Joseph Verne, se hizo la prueba de ADN con un familiar de Rubén en 2013, debido a que el cantante se negó a hacerla. Foto: Especial para El País}]]

Lea también: Rubén Blades, un rebelde natural que va más allá de la salsa
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad