La lista de actores que no han logrado llevarse la estatuilla dorada a casa
ENTRETENIMIENTO

La lista de actores que no han logrado llevarse la estatuilla dorada a casa

Febrero 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alberto Posso, Especial para El País.
La lista de actores que no han logrado llevarse la estatuilla dorada a casa

Johnny Depp hace parte de la lista de actores que no han logrado llevarse la estatuilla dorada a casa.

Razones para este desplante pueden ser muchas, pero la que más cala es la que respecta a las relaciones de las estrellas con sus colegas, ya que son ellos mismos quienes eligen a los ganadores del Óscar en cada categoría.

Mientras que a Jack Nicholson, Steven Spielberg, Meryl Streep, John Ford y Katharine Hepburn les ha sido muy sencillo acumular estatuillas doradas de la Academia, para otros artistas de su talla conseguir por lo menos uno, ha sido imposible. Razones para este desplante pueden ser muchas, pero la que más cala es la que respecta a las relaciones de las estrellas con sus colegas, ya que son ellos mismos quienes eligen a los ganadores del Óscar en cada categoría. ¿Poco carisma? ¿Falta de apariciones faranduleras?Factores políticos, sociales, sociológicos e incluso histriónicos son considerados también como la respuesta a la pregunta “¿Por qué no obtuvo el Óscar?”. Y en cada caso habría una teoría particular. Comenzando por el británico Cary Grant, de quien se dijo no alcanzó el nivel de talento para el premio, aunque media humanidad occidental lo amara por su físico y mirada fascinante.Y su equivalente femenino, la sueca Greta Garbo, a quien el American Film Institute considera la quinta estrella más rutilante de la historia del cine. Nadie duda de sus electrizantes roles en ‘Margarita Gautier’ (1936) y particularmente en ‘Ninotchka’ (1939); pero además de tres nominaciones, tuvo que conformarse con un recurso que la Academia suele utilizar en estos casos: el Óscar honorario en 1954.Tal vez el caso más destacado de esta forma de ‘resarcimiento’ es el del genial británico Charlie Chaplin. ¿Habrá existido un director más merecedor del Óscar? Pero su postura política anti-imperialista, perseguida incluso por el FBI, no le iba a permitir a la Academia tal ligereza.En 1972, la máxima institución hollywoodense hubo entonces de reconocer el innegable aporte de un hombre que le obsequió un lenguaje al Séptimo Arte, con el premio honorario; y un año más tarde entregarle otra ‘caricia’, el Óscar a mejor música por ‘Candilejas’.Irónico y hasta caricaturesco significa recordar ahora que la batuta maestra de clásicos como ‘Luces de la ciudad’ (1931) y ‘Tiempos modernos’ (1936) -por citar solo dos títulos de su memorable filmografía-, no haya sido premiado como director.Tan irónico como que el llamado padre del suspenso, el también británico Alfred Hitchcock, haya sido burdamente ignorado por el Óscar.Ni pasados de copas ni bellosAl principio, el irlandés Peter O’toole era el “borracho simpático”, sobre todo por su chispeante conversación, que se hizo famosa en los círculos de Hollywood. Pero poco a poco se le fue yendo la mano con las copas, y su presencia en estado alicorado en varios sets de rodaje, le crearon fama de irresponsable. Esta sería la razón por la que su arrollador talento haya sido nominado en ocho oportunidades, todas como actor principal, para dejarlo simplemente con el consabido Óscar honorario. O’toole es el único actor con tal cantidad de nominaciones, que jamás obtuvo la estatuilla.Y si de borrachera se trata, debe haber sido lo mismo que privó a Richard Burton de la anhelada estatuilla dorada. Seis nominaciones a actor protagonista y una por actor secundario, de acuerdo con analistas, habrían quedado en el fondo de la cantimplora con whisky que parecía formar parte de su indumentaria habitual. Amén de su escandaloso matrimonio con la diva Taylor, al menos la Academia debió reconocerle el papelazo de ‘¿Quién le teme a Virginia Wolf?’, ya que su personaje George, era un borracho perdido como lo fue en la vida real. El premio finalmente se lo arrebató otro inglés, Paul Scofield por ‘A man for all seasons’, que en Colombia pasó sin pena ni gloria como ‘Un hombre de dos reinos’. Ahora, si belleza y talento no deberían rimar, quizá sea el caso de Leonardo Di Caprio, quien ha demostrado con creces ser mucho más que una cara bonita. Particularmente en 2005 con ‘El aviador’, año en que el Óscar se lo llevó Jamie Foxx por ‘Ray’. Caprio, a quien se señala a coro como lo mejor de la reciente ‘J. Edgar’, de Clint Eastwood, ni siquiera fue postulado por su compenetrada interpretación del legendario papá del FBI.Brad Pitt, lo dijo escuetamente en una entrevista, antes de ser nominado por el que se considera uno de sus filmes menores, ‘Moneyball’. “Me siento muy satisfecho de mi carrera y no me trasnocha ganar el Óscar”. ¿Será verdad?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad