La historia de Caitlyn, antes conocida como Bruce Jenner

Junio 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño Mejía | Reportera de El País

Ha nacido una nueva celebridad: Caitlyn Jenner. Solía ser un hombre llamado Bruce Jenner, medallista olímpico y padre del clan Kardashian.

[inline_video:youtube:0OwDp2LMVbg:0:null] Cuando en el 2007 se empezó a transmitir el reality  ‘Keeping Up with the Kardashians’, en el que la familia del  fallecido Robert Kardashian narraba las maravillas de vivir en un hogar versión ‘los tuyos, los mios y los nuestros’, ni los empresarios del canal E! Entertainment Television, ni su productor, el presentador Ryan Seacrest, se imaginaron  la mina de oro que tenían en sus manos. Ocho años,  diez temporadas y varias secuelas  después, los televidentes de la serie pueden decir que han visto de todo, aunque nunca se puede asegurar cuáles son los límites de la familia para superar sus  récords de rating y seguir amasando la fortuna que se han hecho, por qué no decirlo, a punta de escándalos. En el baúl de recuerdos de la familia  Kardashian se cuentan matrimonios excesivamente caros, divorcios el doble de costosos, videos y fotos pornográficas,  peleas públicas y privadas, envidias entre hermanas, embarazos, abortos involuntarios, temporadas en rehabilitación, mudanzas, robos, cirugías y carreras en ascenso, eso sí, sin mucha universidad de por medio. Sin embargo, la transformación de hombre a mujer del  padrastro de la familia  Bruce Jenner,   dejó muy por debajo a todas las artimañas que se plantearan las hermanas Kardashian, bajo el dominio y representación de su madre para hacerse famosas.  Jenner era ante los ojos del mundo un ex atleta que participó en los  Juegos Olímpicos de Montreal en 1976, donde ganó una medalla de oro en el decatlón, y quien en todos los capítulos del reality  se mostró como un hombre de bajo perfil,  apegado a sus valores, padre comprensivo y esposo sumiso. Nadie imaginó, ni siquiera su familia,  que daría a  su vida un giro tan  inesperado. A sus 65 años, Jenner se cansó de mentir y vivir una vida que no le pertenecía y que sentía ajena desde los 5 años de edad. Una vida en la que se casó tres veces, fue  padre de seis hijos y padrastro de cuatro más, y fue considerado un héroe nacional por el valor que tuvo su triunfo deportivo en la época de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Volver a nacerTodo empezó con su divorcio de la  matriarca del clan,  Kris Jenner, una mujer controladora que ha sacado el mejor provecho a los deslices y escándalos de sus hijas, representación por la que cobra el 10 % de todo lo que ellas ganen.  Se separaron de  manera muy pública en octubre de 2013, tras 22 años de matrimonio en los que pasaron más de la tercera parte bajo los lentes de las cámaras, en las que se veían como una pareja problemática sobre todo por el carácter fuerte de Kris y los ‘achaques’ de hombre conservador de Bruce. Desde que   Jenner  empezó a verse más femenino, diversos medios estadounidenses no dudaron en asegurar que el ex atleta olímpico se había realizado diversas operaciones para cambiarse de sexo, pero muchos pensaron que se trataba   simplemente de una extravagancia de esas que ocurren cuando se tiene mucho dinero.  Sin embargo, los rumores resultaron ciertos y, el   24 de abril de este año, Bruce  reveló en una entrevista  con la periodista Diane Swayer -seguida por 17 millones de personas, una de las audiencias más altas de los últimos años según la prensa estadounidense-,  que siempre estuvo confundido con su identidad sexual.  Desde entonces no tuvo  problemas con decir: “Sí, soy una mujer”.“Fue la cosa más pasivo-agresiva que he experimentado nunca”, cuenta Kris sobre el divorcio, algo que la dejó perpleja porque  Bruce no dio razones para separarse. Se sintió frustrada cuando descubrió la razón: él  quería vivir como una mujer, algo de lo que nunca habían hablado.  “¿Por qué querrías casarte y tener hijos si esto era lo que querías desde  niño? ¿Por qué no me explicaste nada de esto?”, se quejó Kris en uno de los capítulos de su show. Sobre todos los años que pasaron juntos, confirmó que su marido nunca había expresado ningún problema respecto a  cómo se sentía: “Nunca hubo un problema con el género. Nadie nunca comentó nada”. [[nid:435010;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/ep00978496.jpg;full;{Con Kris Jenner se casó en 1992 y tuvo dos hijas: Kendall y Kylie Jenner.Especial para El País.}]] La aún señora Jenner sí reconoció que Bruce  le había dicho que utilizaba hormonas femeninas en los años 80, pero no especificó nunca por qué. Y respecto a que se vistiera con prendas de mujer, ella aseguró no haber sabido nunca nada de eso, salvo algún comentario vago que sí le llegó y al que no le prestó mucha atención.  Después de  poner la firma en los papeles de divorcio,   Kris pudo ver como el deseo de Bruce por ser mujer se hizo realidad, pese a la opinión pública, su ‘estatus’ de estrella y  la avanzada edad del ex atleta, que antes de ella estuvo casado con Chrystie Crownover  (1972-1981)  y Linda Thompson (1981 y 1986), de quienes ha dicho que  sí estaban al tanto de su  confusión de género y que esa situación pesó en el rompimiento de su segundo matrimonio. Su ex esposa hablaLinda Thompson, madre de  Brandon  y Brody Jenner, dos de los hijos mayores de Bruce, se ha mostrado de lo más comprensiva con la transformación de su ex por medio de sus redes sociales.  Además, ha publicado en el Huffington Post un fragmento de su libro de memorias, en el que da detalles de su romance con Jenner. Dice que comenzó al ver al medallista olímpico en la televisión mientras ella estaba en la cama con nada menos que  Elvis Presley,  y terminó cuando Jenner le reveló su deseo de convertirse en una mujer. “Cuando Brody tenía 18 meses y Brandon unos 3 años y medio, Bruce vino a mí con una apariencia muy seria y me dijo: ‘Hay algo de mí que debo decirte, algo que debes saber’. De verdad pensé que posiblemente me confesaría que había tenido una amante mientras viajaba. Pero eso no era lo que él me quería confesar. Bruce me explicó que se identificaba como mujer”, narra Linda.  “Sin entender lo que quería decir lo cuestioné, ‘¿Qué quieres decir con identificarte como mujer? ¿Qué significa eso?’. Me dijo que desde que podía recordar, se había visto en el espejo y veía una imagen masculina viéndolo a él, cuando en realidad debía haber un reflejo femenino. Bruce se  lamentó, ‘He estado en la piel incorrecta, en el cuerpo incorrecto, toda mi vida. Es un infierno viviente para mí, y siento que me gustaría seguir adelante con el proceso de convertirme en una mujer,  la mujer que siempre he sido por dentro’”. En el fragmento de su libro autobiográfico, Linda señala que la gente le pregunta si hubo señales o pistas en todos esos años que mostraran que Bruce pudiese tener estas preferencias. “¿Alguna evidencia de que él haya usado tu ropa?’ No. Ninguna pista. Nada. Nunca”. Luego, Thompson explica que si él hubiera sido sincero sobre su identidad de género con ella, jamás se habría casado. “Simple y sencillo. Pero mirando atrás le agradezco a Dios, al universo, y a Bruce por no saberlo, y que él haya tenido el papel tan importante que tuvo en mi vida”. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad