'La fiesta de la vida', una comedia francesa que llega a los cines

'La fiesta de la vida', una comedia francesa que llega a los cines

Diciembre 20, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Foto fija película francesa 'Amigos'

Fotografía de la película francesa ‘La fiesta de la vida’, que llega a cines el 28 de diciembre.

Foto: Especial para El País

Este 28 de diciembre llega las salas de cine del país la más reciente película de los franceses Eric Todelano y Olivier Nakache, quienes escribieron y dirigieron la exitosa película ‘Amigos’.

Su nuevo filme es una divertida historia protagonizada por el ganador de la Palma de Oro Jean-Pierre Bacri, en la que perder el control es lo mejor que puede pasar.

Una boda de lujo en un castillo francés del siglo XVII, con un excéntrico novio, un fotógrafo que odia las tomas hechas con celulares, un DJ fuera de lo común y un particular equipo de catering llevan a que esta celebración se salga de control.

Lo que parecía ser un desastre total se convierte en la mejor ‘Fiesta de la vida’, como se llama la película.

Esta nueva entrega de Eric Todelano y Olivier Nakache cuenta la historia de Max, quien ha trabajado en servicio de banquetes por 30 años, y se encuentra al final de su carrera.

Ahora tiene que organizar un sublime matrimonio en un lujoso
castillo del Siglo XVII, el de Pierre y Héléna.

Lea también: ¿Por qué seguimos diciendo 'benignísimo' en la novena navideña? Una experta en lenguaje lo explica

Como de costumbre, Max ha coordinado todo: ha reclutado su brigada de meseros, de cocineros, de lavaplatos, ha sugerido un fotógrafo, reservado la orquesta, arreglado la decoración floral…

En resumen, todos los ingredientes para que esta fiesta sea todo un éxito. Pero las desgracias nunca vienen solas y cada momento de felicidad y de emoción podrían transformarse en desastre.

Se trata de un filme en el que el humor francés aflora por todas partes, con diálogos inteligentes, sarcasmos de todos los personajes y críticas al cliché del parisino como ciudadano poco cortés.

Los personajes están muy bien definidos y las actuaciones no solo de Jean-Pierre Bacri, sino de Jean Paul Rouve y de Gilles Lellouche son brillantes y permiten que, a pesar de ciertos elementos caricaturescos y exagerados de la historia, la película atrape al espectador.

Algunas escenas puede resultar, ciertamente, completamente inverosímiles y el desenlace de la historia, también, puede dejar un cierto sinsabor.

Pero el modo en que se desarrolla y las constantes referencias a una forma de humor exquisito y altamente sarcástico, pueden hacer que el espectador deje de pensar en la historia y se concentre ante todo en los propios personajes y sus pequeños dramas, que terminan por ser las claves de la comedia.

Aunque no se trata de una gran producción francesa ni de una película histórica del género, sí puede resultar atractiva como una comedia inteligente dentro de la cartelera de fin de año que se debate entre las películas de acción y otras tantas de un humor facilista y lleno de clichés.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad