La farmacia interior
ENTRETENIMIENTO

La farmacia interior

Agosto 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La farmacia interior

Psiquiatras han detectado que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la existencia.

La terapeuta Stella Maris, quien estará en Cali este sábado 27 para participar en Exposer 2011, nos dice cómo utilizar la mente para curar el cuerpo y el cuerpo para curar la mente.

Durante más de 30 años, la terapeuta argentina Stella Maris Maruso se ha dedicado a orientar a 30.000 pacientes con todo tipo de enfermedades y de cánceres.La especialista en inteligencia emocional y sanación espiritual en medicina, participará en el Seminario Internacional Exposer 2011, donde dictará la conferencia: ‘El laboratorio del alma: Cómo utilizar la mente para curar el cuerpo y el cuerpo para curar la mente’. Para esta mujer, morir bien es: “Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no depende del tiempo, sino de sentirse alegre por estar vivo aquí y ahora”. Muchos de sus pacientes agradecen que su cáncer les haya enseñado a ser felices, a vivir, por eso ella ve la enfermedad como una oportunidad de enriquecerse. Antes de su conferencia nos dio estas cinco estrategias para educar cuerpo y mente: 1. Juega, ríe y ora másEstá demostrado que el cuerpo y la mente están intrínsecamente conectados y son inseparables. Podemos utilizar la mente para curar el cuerpo y viceversa. La respiración consciente, la relajación y la meditación inducen al aumento de la actividad del sistema parasimpático con todas sus consecuencias benéficas para el equilibrio y la salud. Podemos obtener similares resultados a través de la oración, las caricias, la risa, el juego como divertimento (sin competencia) y muchas otras. Dichas actividades nos ayudan a sincronizar los hemisferios cerebrales y le permiten al cerebro mejorar su respuesta eléctrica y química para crear salud. 2. Usa las drogas naturales que produce tu cuerpoEl ser humano es su propio productor de drogas, su propio “laboratorio”. Cada uno de nosotros tiene su propia farmacia natural, la más fina droguería disponible al menor costo, para producir todas las drogas que necesitemos a fin de poner en marcha nuestros sistemas de sanación. La gama de drogas que cada quien tiene dentro abarca estimulantes, antidepresivos, ansiolíticos, analgésicos, entre otros. Algunas sustancias se pueden estimular con ayuda de ciertos métodos personalizados y gracias a estos estímulos es posible modificar el curso de nuestra biología. El desafío es volver a aprender a estimular nuestras drogas endógenas, según nuestros deseos y necesidades.3. Expresa tus emociones de forma saludableLa causa de una enfermedad es multifactorial. Pero sabemos que las actitudes y los estados cognitivos y emocionales son generadores de mecanismos bioquímicos que regulan procesos fisiológicos asociados al avance de cualquier enfermedad. Hay una especie de sistema de comunicación a través del cual todo el cuerpo responde a una emoción concreta. Las emociones no sólo nos afectan psicológicamente, también físicamente.No es que uno pueda crearse una enfermedad con sus acciones, pensamientos o sentimientos, pero puede cooperar con su evolución desfavorable. Las emociones son buenas si son honestas y se expresan saludablemente. El gran problema es que pensamos tanto que las confundimos. Creemos llorar de tristeza y en verdad lloramos de rabia, no estamos tristes sino enfadados. Decimos “tengo rabia” cuando se trata de miedo, lo que acarrea severas consecuencias en la salud. Si confundes una emoción, no puedes expresarla saludablemente y queda prisionera en tu interior. Si la reprimes, reprimes tus funciones orgánicas, lo que produce enfermedades.4. No angusties tu mente ni agrandes los problemas Los neurocientíficos sostienen que si un cuerpo se excede en la generación de químicos que exacerban el sistema simpático (bioquímicos de la tensión), se pierde la capacidad de discernir y discriminar, el potencial de la mente analítica y racional para elegir con inteligencia. La mente se vuelve caótica, y en vez de ser parte de la solución nos convertimos en el problema.Cuando estamos distendidos, en un estado de relajación, frente a las mismas circunstancias o problemas la mente crea un espacio interior de conciencia diferente, que nos permite discriminar y discernir, pensar con claridad, con menos incidencia de pensamientos catastróficos y ser más asertivos al elegir.El cuerpo es muy sabio. Una sensación de malestar es el semáforo en rojo que me anuncia la necesidad de detenerme y de cambiar. Escuchemos a los indicadores somáticos del cuerpo, que es el que sabe defender la vida.5. Saca tiempo para el deleiteA mayor tensión o estrés, menor capacidad de deleite, de disfrutar la vida. Las personas estresadas pierden esa capacidad, porque no pueden estar en el presente, en el aquí y el ahora. Están abrumados por los problemas del pasado y por el temor al futuro, están dominados por una mente caótica. Cuando la mente caótica actúa, encima del pensamiento genero un estado emocional y sobre esa emoción viene otro pensamiento, y así continúo generando una cascada de emociones y pensamientos que no son otra cosa que reacciones bioquímicas que confunden nuestros mecanismos internos de adaptación, nos debilitan, nos enferman y nos impiden experimentar la plenitud.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad