La dama de hierro llega a las pantallas del cine
ENTRETENIMIENTO

La dama de hierro llega a las pantallas del cine

Enero 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Agencias

Meryl Streep podría llevarse su tercera estatuilla con la interpretación de la ex primer ministra británica Margaret Thatcher, en la película ‘La dama de hierro’.

ocas actrices pueden sostener por sí solas una película, por floja que ésta sea. Meryl Streep es una de ellas, y así lo demuestra en ‘The iron lady’(La dama de hierro), su más reciente filme.Basada en la tan amada como odiada figura de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, ‘La dama de hierro’, apelativo por el que la política era conocida en su vida, trata de mostrar su lado más vulnerable, su vejez.Con algunos ‘flashbacks’ hacia los inicios de la vida política Thatcher, Phylida Lloyd (la de ‘Mamma mia’) dirige una historia que sin la presencia de Streep no tendría mucho interés.La actriz estadounidense no sólo se mimetiza, si no que se apropia de Margaret Thatcher. No la interpreta, es ella. Y en ello reside tanto la grandeza como la debilidad de un filme que flojea en la base de toda película: su guión.Abi Morgan, responsable del guión, inspirado en un libro escrito por la hija de la política, Carol Thatcher, en el que describe el deterioro mental de su madre, se enfrenta en esta película con la dificultad de contar al espectador algo que no sepa de un personaje tan público como Thatcher.El resultado es una historia que arranca con una Thatcher anciana y con demencia senil que recuerda, mientras habla con su inseparable esposo fallecido, los capítulos más importantes de su carrera política y con apenas unos retazos de otras etapas de su vida. Lo que deja al espectador con ganas de saber más. Más de lo que había detrás de su imagen pública y menos de la vejez en la que todos nos igualamos y que resulta poco interesante.La ventaja de Lloyd y de Morgan y lo que proporciona interés a su película es que cuentan con una de las mejores actrices de la historia del cine.Con 16 nominaciones y dos Oscar, Meryl Streep ha demostrado en sobradas ocasiones su inigualable talento y su valentía.Con elecciones que habrían podido hundir la carrera de cualquiera, como ‘Mamma mia’, Streep se ha superado en cada uno de sus papeles sin apabullar, sin endiosarse y sin resultar antipática.Además, a sus 62 años no teme en asegurar que aún un papel protagónico como el Margaret Thatcher le resulta un gran reto, y hasta la atemoriza. “Fue extremadamente atemorizante, porque soy de Nueva Jersey. Pero a pesar de ser una persona ajena sentí algo de lo que ella pudo haber sentido”, contó Streep. Su experiencia de joven como una de las pocas mujeres en el Colegio Dartmouth de Nueva Hampshire le ayudó a entender el aislamiento de Thatcher, la única mujer que ha alcanzado el puesto de primera ministra de Gran Bretaña. En 1970, Streep pasó un periodo como estudiante de intercambio en un colegio que aceptó a las mujeres sólo hasta 1972. “Había 60 mujeres y 6.000 hombres, así que tuve un recuerdo de ese momento”, reveló la actriz.Entre amores y odiosFrente a las críticas que ha recibido la película en Gran Bretaña, por ser una cinta biográfica política, Meryl se defendió: “Es una imaginación subjetiva. No es como una visión omnisciente que relata este lado, ese lado y la política en ello. Es una mirada muy profunda a una vida completa, vista desde su final”.‘La dama de hierro’ es más un drama personal que uno político, pero el simple hecho de incluir a Thatcher genera polémica y la película ha sido criticada por sus enemigos y por sus simpatizantes por igual.Los adversarios de la ex primer ministra británica creen que es demasiado condescendiente y a sus simpatizantes no les gusta por insistir demasiado en la demencia senil que afecta a la ex mandataria desde hace años, pero el equipo de la película se ha defendido asegurando que el personaje está tratado con mucha dignidad.“Si Margaret Thatcher tuviera un problema pulmonar y tosiera o si tuviera algo en sus piernas y cojeara nadie pondría el grito en el cielo. Pero hay un estigma especial que acompaña la demencia. La gente la considera vergonzosa. ¿Vergonzoso? No creo que lo sea, no creo que las cosas deban ocultarse”, aseguró Meryl, quien le pide a los espectadores que consideren si el hecho de que fuera una mujer tuvo que ver con las reacciones tan marcadas.Y añadió: “Decían que era la mujer más odiada en Gran Bretaña que mucha otra gente que continúa en el mundo político y que no son odiados por igual. A Margaret la odiaban por su cabello, por sus bolsas y su ropa y también por sus gestos y por el hecho de que cambió su voz, por todo”.Pero a pesar de la defensa de la actriz sobre su personaje, los hijos de Margaret Thatcher no quisieron ni colaborar con la producción ni asistir a la proyección de la cinta en Londres, la semana pasada.“Puedo entender su decisión de no querer ver esta película bajo la atención pública. Pero el retrato que hacemos de ella, que sufre uno de los 41 tipos de demencia, no es irrespetuoso”, explicó la directora Phyllida Lloyd. Otra de las voces en contra es la del primer ministro británico, David Cameron, quien consideró que el filme debió hacerse en otro momento, aunque destacó la actuación que hace Meryl Streep de Thatcher es fantástica.“Uno no puede dejar de preguntarse, ¿Por qué tenemos que tener esta película ahora? Es un filme más de la vejez y los elementos de la demencia que sobre una increíble primera ministra”, afirmó Cameron.Aún así la película alcanzó este fin de semana el número uno de la taquilla británica con una recaudación de US$3,2 millones, según la productora de la cinta. El éxito se ha repetido en otros países donde se ha estrenado como Australia y España, donde ‘La dama de hierro’ fue la segunda más vista entre el viernes y el domingo pasado.Odiada o amada, este hecho no le quita méritos a una interpretación que pide a gritos el tercer Oscar para Streep.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad