La colorida propuesta de Colombia que instaló Esteban Cortázar en París

La colorida propuesta de Colombia que instaló Esteban Cortázar en París

Julio 12, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Simón Castillo / Especial para El País 
Esteban Cortázar en París

La vitrina de Colette en la RUE Saint Honoré de París, diseñada por Esteban Cortázar.

Foto: cortesía para El País

Cada año, Francia invita a un país no vecino a establecer y fortalecer las relaciones bilaterales compartiendo y organizando iniciativas culturales y artísticas. Siguiendo las anteriores alianzas con Vietnam y Corea, el año 2017 está siendo reconocido como el año de Colombia.

Para celebrar esta ocasión, el diseñador colombiano Esteban Cortázar, con sede en París, se ha asociado con la tienda de diseño Colette para curar y exhibir una variedad de productos de Colombia, disponibles exclusivamente del 10 de julio al 22 de julio.

Durante la primera semana, Colette dedicará las dos grandes vitrinas de su tienda en París al proyecto, recreando una tiendita típica colombiana, con todo y Maizena, Frunas, jabón Fab y gaseosa Colombiana. Cortázar también convocó al chef colombiano Carlos Peñarredonda para idear un menú especial de platos típicos colombianos.

Libros de arte sobre Colombia, música, ropa, accesorios, productos artesanales e incluso dulces locales y esmaltes de uñas, la selección comisariada por Cortázar arroja un fuerte foco sobre el colorido colombiano, su industria y sus talentosos artistas y diseñadores. La idea es vender solo piezas que sean inconfundiblemente colombianas.

La selección de diseñadores y artistas incluye calcetines lúdicos hechos por Loopzu en colaboración con Cortázar, las joyas circulares distintivas de Paula Mendoza; Nancy González con sus bolsos de colores;
encendedores de mesa por Hunting Season; sorprendentes accesorios artesanales de las comunidades indígenas Wayuu y Kuna; accesorios tradicionales actualizados de los diseñadores Mola Sasa, Casa Chiqui y Mercedes Salazar.

La emoción de los parisinos por los productos colombianos nos recuerda los tesoros cotidianos que a diario disfrutamos en Colombia y que a veces no valoramos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad