La Chilindrina, la chiquita picosa de la televisión mexicana

La Chilindrina, la chiquita picosa de la televisión mexicana

Julio 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil, reportera de El País
La Chilindrina, la chiquita picosa de la televisión mexicana

En su tiempo libre a María Antonieta y a su esposo les gusta viajar a Cancún.

María Antonieta de Las Nieves habla con El País sobre los retos que ha tenido que enfrentar a causa del personaje que la hizo tan famosa como desdichada.

María Antonieta de las Nieves, la actriz nacida en Nayarit, México, que encarna desde hace 44 años a La Chilindrina es una mujer accesible, de fácil trato, hogareña, de gran sensibilidad, pero poco social, nada farandulera y de contados amigos, pues está muy dedicada a su trabajo.Así coinciden en describir a esta artista Pepe Origel y Chucho Gallegos, dos veteranos periodistas mexicanos consultados por El País. Por su parte, el marido de la actriz, el locutor Gabriel Fernández, la ve “perfecta”. Al otro lado de la línea, desde Ciudad de México, con voz grave y cansada, no ahorra elogios para ella: “es una esposa y madre amorosa, gran amiga, gran ser humano y una mujer muuuy bonita”.Los 41 años de matrimonio no han hecho mella en la relación de esta pareja que, como sostiene María Antonieta, vive “apapachándose” y diciéndose todos los días que se ama. “No hay un día, te lo juro por Dios, que no abra el ojo y que no me diga mi marido ‘qué bonita mi niña, qué hermosa amaneció, te quiero mucho. Te adoro’. Imagínate nada más la manera de despertar. ¿Quién no es feliz así?”, dijo a este diario cual quinceañera enamorada.Pero su marido reconoce que la dulce chaparrita, de 1,55 m, cuando está enojada “es como un General del Ejército”. Cuenta Fernández que hasta los directores de circos (con los que trabajan) se esconden para no verla brava, “es que a ella le gusta aclarar los malos entendidos de inmediato y como ellos la conocen, esperan hasta la noche que se le baje el mal carácter para hablarle. Pero ella es muy formal, si se enoja es porque quiere que todo salga perfecto”. Madre de Verónica, relacionista pública, y de Gabriel, dueño de una compañía impresora, María Antonieta es abuela de cinco nietos. La mayor quiere seguir sus pasos, pero ella no se muestra de acuerdo. Prefiere que estudie primero otra carrera porque le dice, el medio artístico, sobre todo el televisivo es muy difícil. “Si ella que es una estrella y sigue tocando puertas...”, se lamenta Fernández, para luego soltar esta ‘perla’: “Los productores se sienten dioses, para saber que los corren de la Tv. y son unos pobres diablos”.Por fortuna María Antonieta sigue conquistando como ‘La Chilindrina’ a donde va. Por eso, Fernández se sigue armando de paciencia: “Siempre es desesperante ir a un restaurante y que no lo dejen comer a uno porque quieren fotos con ella y ahora, que todo el mundo tiene cámara, desde los meseros piden posar con ella. Pero lo comprendo, se tiene que pagar el precio de la fama”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad