La Chilindrina aún sueña con El Chavo

La Chilindrina aún sueña con El Chavo

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País.

La muerte de Roberto Gómez Bolaños 'Chespirito' fue un duro golpe para María Antonieta de las Nieves, tanto así que cayó en una profunda depresión de la cual pudo salir con la ayuda de un psiquiatra.

María Antonieta de las Nieves le confesó a El País que, luego de la muerte de Roberto Gómez Bolaños ‘Chespirito’, el 28 de noviembre de 2014, sueña casi todos los días con él. 

“Cuando la gente está enferma tú esperas el desenlace, me pasó con mi mamá, con mi papá, que uno se va preparando. El desenlace de Roberto para mí fue terrible”, dijo la actriz, quien estaba trabajando en Ecuador y justo iba a entrar a escena cuando le avisaron de la muerte de Gómez Bolaños.

Tuvo un incidente con la prensa. La llamaron desde Perú y le dijeron “está al aire una gran amiga tuya”. “Tengo una amiga animadora y pensé que era ella”. Le hicieron una entrevista tan fea, que les contestó del mismo modo. Quedó tan descompuesta que al entrar al escenario no supo cómo le diría al público la noticia. “Me aguanté toda la función, y pensé: ‘Dios, cómo se los voy a decir’, pero su reacción fue bonita, emotiva”. 

A los cinco días regresó a México. Sintió como si le dieran un golpe en la cabeza. “Si hubiera tenido que seguir trabajando no me habría deprimido. Pensar en los años que habíamos vivido con Roberto fue difícil. Fueron dos meses de letargo, depresión. Llegó mi cumpleaños, Navidad y Año Nuevo y no salí hasta que entendí (con ayuda de un siquiatra), que debía salir de esa depresión. Fue difícil y espero que sea lo último feo que me pase”. 

Admite que no quería dar entrevistas, después del fraude que había tenido con la única que dio tras la muerte de Gómez Bolaños. “Mi relación con Chespirito fue muy buena, a diario sueño con él y dice el doctor que es bueno, porque sueño cosas buenas, nunca estamos con pleitos. Y rodeados de agua clara, transparente”.

Recuerda cuando él le pidió que hiciera un papel de niña: “Me quité el maquillaje, me puse las cejas más gruesas, me lavé el pelo, me hice las colitas y con las manos una linea en medio de las dos, debía parecer una niña descuidada, sin mamá. Le di al personaje las características de los niños de mi doblaje de ‘Mis Adorables Sobrinos’, unos gemelos que vivían con su tío. Jody, un pelirrojo con pecas y Buffy, una niña con colitas a quien le faltaba un diente. Los lentes cuadrados eran los de su muñeca”.

El personaje le gustó tanto a ‘Chespirito’ que ella le sugirió: “Deberíamos hacer un sketch donde todos fuéramos niños”. Pero él dijo “no se vería bien, tú te ves como una niña, nosotros no. Pero es buena idea. A ver qué día se me ocurre”.

Ese día llegó. Rubén Aguirre se salió del grupo y Chespirito, para sustituir el sketch de ‘Los Loquitos’ (Lucas Tañeda y Chaparrón Bonaparte) le dijo a María Antonieta: “Voy a meter los niños que me dijiste, se llamarán Los Chavos o Los Chavitos (Chavo es niño en la forma coloquial de hablar de México). El Chavo voy a ser yo y tú vas a llamarte por un nombre que empiece por Ch’. Como yo tenía pecas y hay un pan en México que se llama Chilindrina y tiene granitos negros de azúcar quemada encima, me  puso así. 

Sus problemas con él empezaron cuando decidió no hacer más El Chavo. “Nos había dicho que cuando el programa se acabara, todos seríamos dueños de nuestros personajes. Carlos Villagrán inventó a Kiko, y yo siempre sentí que a la Chilindrina la hice yo, Chespirito le puso un nombre. Yo inventé cómo llorar y reír, el ‘fíjate, fíjate, fíjate’, el suéter chueco, mi vestidito como batita de maternidad porque estaba recién casada y pensé ‘si me embarazo sigo trabajando y lo hice hasta el octavo mes”.

María Antonieta le dijo a ‘Chespirito’ que quería seguir haciendo la Chilindrina pero no la tomó en serio. “Pedí la oportunidad en Televisa, en su oficina, siempre he sido lo más clara y directa, no me gusta hacer las cosas bajo el agua. Pero él se molestó muchísimo cuando pregunté por qué no hacía yo el personaje con mi piloto y me dijeron que él no quería. Pude hacer el circo,  pero se negó que hiciera la película, el programa de televisión y el disco”. 

Ella pensó en cambiar su personaje de niña por el de ‘Marujita’, una mujer de la calle, pero lo descartó. Cuando fue a registrar a ‘La Chili’, le dijeron que si comprobaba que la había interpretado por tantos años, le darían el nombre de Chilindrina. Y se lo dieron. ‘Chespirito’ la demandó. “Me fui de Televisa, lógico, lo apoyaban a él. Hubo un pleito legal por 12 largos años, trabajé duro para pagar abogados. En 2012 tenía yo a la Chilindrina”.

[[nid:429476;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/maria_antonieta_de_las_nieves_3.jpg;full;{María Antonieta confiesa que uno de sus primeros y grandes amores era casado. Y al ver que él no cumplía con su promesa de divorciarse, ella terminó la relación.Especial para El País}]]

Si bien no terminó de amores con ‘El Chavito’, contó con muchos galanes. Eduardo Andrade, abogado, senador y “el  mejor comentarista de deportes”,  fue el último antes de encontrar al amor de su vida, Gabriel Fernández, que “además de guapo tenía una voz preciosa”. Claro que ‘no contaba con su astucia’, era divorciado y papá de una niña.  

El padre de María Antonieta exigió ver el acta de divorcio y ella y Fernández se casaron en 1971 por lo civil. María Luisa, exesposa del locutor, murió en un accidente y la actriz pasó a ser la madrastra de su hija de 6 años. Viudo Gabriel, quisieron casarse por la iglesia, pero el cura  dijo que debía averiguar  “si el señor no tuvo que ver con el accidente”. La actriz dejó de creer en la religión. Graciela, primera esposa de Chespirito, le hizo recobrar  la fe.

Sobre Gabriel (operado de cáncer luego de uno de los homenajes a Chespirito), padre de su hijo Gabriel Antonio (nació en 1973), ella dice: “Ha sido muy paciente,  dio su vida, su carrera  por mí.  Vio nacer  a La Chilindrina.  Fue locutor en ‘El Chavo’ por 18 años, animador del show ‘La Vecindad del Chavo’,  del Chapulín Colorado en las giras por Latinoamérica y mi primer empresario.  Nos queremos muchísimo, dudo que haya parejas que después de tantísimos años sigan tan unidas. Vamos a cumplir 44 años juntos el 9 de julio”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad