La carta que el creador de Facebook le escribió a su hija recién nacida

Diciembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, junto a su esposa Priscilla Chang, anunciaron que con la llegada de su hija, empezarán a donar gradualmente las acciones de la compañía.

Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, junto a su esposa Priscilla Chang empezaron este diciembre con la llegada de su primogénita Max. 

Y contrario a lo que muchos creerían, la pareja en lugar de correr a publicar fotos del alumbramiento  o de la bebé recién nacida,  aprovechó su influencia en redes para hacer pública una carta a su pequeña hija en la que le hablan del mundo al cual llegará y los retos que deberá asumir.

 En la carta, el fundador de Facebook anunció que, con la llegada de su hija, empezarán a donar gradualmente las acciones de la compañía. Aquí,  extractos de la carta de Mark y Priscilla  dirigida a su hija Max:

Querida Max

Tu madre y yo todavía no tenemos  palabras para describir la esperanza de que nos das para el futuro. Tu nueva vida está llena de promesas, y esperamos que seas feliz y saludable para que puedas explorar plenamente. Ya nos has dado una razón para reflexionar sobre el mundo que esperamos que vivas. Como todos los padres, queremos que crezcas en un mundo mejor que el nuestro.

Mientras los titulares a menudo se centran en lo que está mal, el mundo es cada vez mejor. La salud está mejorando. La pobreza se está reduciendo. El conocimiento está creciendo. Las personas se están conectando. El progreso tecnológico en todos los campos significa que tu vida debe ser  mejor que la nuestra.

Vamos a hacer nuestra parte para que esto suceda, no sólo porque te amamos, sino también porque tenemos una responsabilidad moral con todos los niños. Nuestra sociedad tiene la obligación de invertir ahora para mejorar las vidas de todos los que vienen a este mundo y los que ya están aquí.   

Hay que dirigir nuestros recursos a las mayores oportunidades y problemas que tu generación enfrentará. Por ejemplo, hoy  como sociedad gastamos  50 veces más en tratar a las personas que están enfermas, de lo que invertimos en la investigación. En Medicina ya hemos visto curas completas para algunas enfermedades. Con el avance de la  tecnología  tenemos la oportunidad real de prevenir o  curar  la mayor parte de problemas de salud en los próximos 100 años.

Curar la enfermedad tomará tiempo. En cinco o diez años podrá parecer  que no estamos haciendo gran diferencia. Pero en el largo plazo, las semillas plantadas crecerán y, un día, tú o tus hijos van a ver lo que sólo podemos imaginar: un mundo sin enfermedades.

Nuestras esperanzas para esta nueva generación se basan en dos ideas:  avanzar en el potencial humano y la promoción de la igualdad. 

Avanzar en el  potencial humano es  vencer  los límites de lo grande que puede ser una vida humana (ver recuadro ¿Si se  puede?).

 Y la promoción de la igualdad se trata de hacer que todos tengan acceso a  las  oportunidades sin importar la nación, las familias o las circunstancias de su nacimiento. Nuestra sociedad tiene que hacer esto no sólo por la justicia o caridad, sino por la grandeza del progreso humano.

 La única manera de alcanzar nuestro potencial es canalizar los talentos, ideas y contribuciones de cada persona en el mundo (...).

(...) Nuestra generación creció en aulas donde todos aprendimos las mismas cosas al mismo ritmo, independientemente de nuestros intereses o necesidades. Tu generación establecerá metas para lo que quiere llegar a ser. Vas a avanzar en  los temas que más te interesan y hasta explorarás en  temas que ni siquiera se ofrecen en las escuelas de hoy. 

 Creemos que el aprendizaje personalizado puede ser una manera escalable para dar a todos los niños una mejor educación y mayor igualdad de oportunidades.

Estamos empezando a construir esta tecnología ahora, y los resultados ya son prometedores. No sólo los estudiantes se desempeñan mejor en pruebas, sino que  adquieren las habilidades y la confianza para aprender lo que quieran. Este viaje apenas comienza.

Muchas de las oportunidades para tu generación provendrán de dar a todos el acceso a internet. Y para la mayoría de la gente puede ser un salvavidas: Proporciona educación si usted no vive cerca de una buena escuela. Proporciona información de salud sobre cómo evitar enfermedades o criar niños sanos si usted no vive cerca de un médico. Proporciona servicios financieros si usted no vive cerca de un banco. Proporciona acceso a los puestos de trabajo y oportunidades, si usted no vive en una buena economía.

Internet es tan importante que por cada 10 personas que tienen acceso a Internet, una persona se levanta de la pobreza y se crea a su alrededor un nuevo trabajo. Sin embargo, aún más de la mitad de la población del mundo -más de 4.000 millones de personas- no tiene acceso a Internet.

Tal vez la tecnología no pueda resolver todos los problemas pero un mundo mejor comienza con la construcción de comunidades fuertes y saludables.

Los niños tienen las mejores oportunidades cuando se puede aprender. Y aprenden mejor cuando están sanos. La salud comienza con una  familia amorosa,  buena nutrición y un ambiente seguro y  estable. Tu madre lo ha visto: si una persona tiene una infancia difícil con problemas de cualquier tipo, es difícil de alcanzar su pleno potencial.

Max, te amamos y sentimos una gran responsabilidad de dejar el mundo  como un lugar mejor para ti y para todos los niños.  No podemos esperar a ver lo que aportas a este mundo.

Con amor, mamá y papá.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad