La caleña Margarita Rosa de Francisco se 'desnudó' en entrevista con El País

Noviembre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora del Equipo de Domingo | El País

Margarita Rosa de Francisco no solo presenta su más reciente trabajo discográfico, titulado ‘Bailarina’. Causa impacto en su rol de columnista y habla sin reparos sobre el amor.

El video de ‘Canción para las cosas’, en el que aparece desnuda en el fondo de una piscina, fue apenas su “regalo” a los cibernautas para provocarlos y tentarlos a conocer ‘Bailarina’, su más reciente trabajo discográfico. Los doce temas que lo componen giran en torno a su propia vida, a las personas que ama y que la han inspirado; en ellos habla de su personalidad y de cómo siente la vida.Como todo lo que hace Margarita Rosa, el video ha puesto a hablar a los colombianos, lo mismo que su álbum con sonido acústico en el que fusiona sonidos cubanos, colombianos y brasileros. Así como le han llovido comentarios felicitándola por el disco, no ha faltado quien la critique por su video: que no está en edad para aparecer como Dios la trajo al mundo o que ella no es un buen ejemplo para la juventud. Pero a ella, ante comentarios como estos, solo responde con una carcajada. “Me divierten, y te lo digo de corazón, yo valoro las opiniones de la gente vengan de donde vengan... el video lo hice con un artista (su novio de hace casi cuatro años, el fotógrafo y productor de cine y de comerciales holandés Will van der Vlugt) y tuvimos solo una intención artística, estética”. Así deshojó Margarita para El País aspectos de su álbum y de su vida: ¿Por qué asegura que su nuevo álbum ‘Bailarina’ es su desnudez musical?Porque en ‘Bailarina’ está más clara la intención que tengo como compositora y mucho más claro el sonido que he querido lograr. Es el disco más honesto de todos los que he sacado.¿Hasta dónde quiere llegar con este trabajo musical? ¿Hará giras y todo?Claro que sí. Quiero que esta música se difunda, que la gente la conozca más, que la quiera; presentarla en conciertos de carácter íntimo, en lugares pequeños porque esta es música para oír.¿Cómo se decidió a mostrarse tan sensual en el video?El video nació de una sesión de fotos que hice con mi novio hace algunos años en la piscina de unos estudios en Amsterdam y cuando vimos las imágenes nos fascinaron, entonces él dijo, buenísimo hacer un video con esto. En ese momento ‘Bailarina’ se estaba terminando y dije, pues sería perfecto para ‘Canción para las cosas’ porque es un tema que no tiene instrumentos, que está desnudo como la mujer del video, así que nos cuadró perfecto y lo que hice fue regalarla en la red, porque en realidad el sencillo que estamos promocionando es ‘Prefiero’.¿Y cómo le ha ido? Porque este tipo de música no es para un producto masivo...Nunca he tenido ambiciones con el disco ni expectativas muy altas porque sé que es una música un poquito más elaborada, diferente, que no es muy comercial, pero me tiene muy sorprendida que haya personas que compren el disco. Nunca me ha pasado con los anteriores que haya obtenido tan buena respuesta como en esta oportunidad. Las redes sociales han sido un recurso muy bueno y me tiene sorprendidísima la buena recepción.Hablemos de Margarita, la columnista. ¿Qué temáticas prefieren sus lectores?Entre las mujeres fue un exitazo la columna ‘El hombre maldito’. Fue un ‘boom’ en Bogotá, llegaron buenas reacciones. ¿Allí les da garrote a los hombres?No. No es de darles garrote. La culpa no es de los hombres, no es que ellos sean perros ni sean malos, sino que uno tiene una estructura sicológica que hace que uno elija hombres que le hacen daño. A ese hombre maldito hay que matarlo dentro de uno, no hay que odiarlo siquiera.Ha declarado que quiere ser novia eterna. ¿Por qué hoy le huye al matrimonio? Es que no me parece una institución que realmente confirme el amor entre dos personas. Las bases del matrimonio no tienen nada que ver con el amor, es más un acuerdo que nos enseñaron nuestras culturas y que nacieron de conveniencias financieras, de poder, políticas. Esa firma lapidaria de un papel hace que la relación pierda incluso legitimidad como relación real, esa opción del papel me parece que mata desde el principio. Creo que cuando el matrimonio se celebra después de muchos años de estar juntos, si la pareja lo que quiere es hacer un ritual o celebrar un símbolo, ahí hay una validez diferente a toda esa puesta en escena, esa coreografía que son los casamientos. Mientras tenga un sentido para las dos personas realmente íntimo a uno lo podría casar un amigo, ni siquiera un cura.Su relación con su novio actual va viento en popa. ¿La distancia ha sido la clave? Hay parejas a las que no les conviene o no les gusta este tipo de dinámicas. Nosotros no tenemos más remedio porque él tiene necesariamente que viajar a Europa a trabajar y yo no me puedo mover de acá, menos en estos momentos. Entonces hemos llegado a un acuerdo tranquilo, sobre todo porque estamos seguros que queremos estar el uno con el otro, que ninguno está averiguando a ver con quién está el otro, y yo no me preocupo si él no me llamó hoy. Como estamos muy tranquilos, como sabemos que lo que queremos es estar juntos, no nos ha afectado la distancia, sin que eso signifique que eso sea la clave para que la relación funcione.¿Entonces dónde está la clave? Creo que está en la confianza que tenemos el uno en el otro, en la certeza de que queremos estar en esta relación, ninguno de los dos tiene miedo de que el otro se vaya. También, porque profesionalmente nos entendemos, nos encanta inventar proyectos, tenemos un poco la misma estética de la vida, estamos muy bien así.La madurez que dan los años ayuda también a relaciones más estables...Claro, entonces no hay esa zozobra. Yo la he vivido en relaciones anteriores, cuando no hay seguridad de que la cosa está funcionando le da a uno ese miedo a que se rompa, a que fracase la relación. Yo he pasado mucho por esos estados y la verdad es una delicia cuando uno ya está relajado y ni siquiera ocupa energía en preguntarse si la relación va a funcionar o no, sino que simplemente es y vamos para adelante (risas).¿Qué detalles de un hombre la pueden llevar al cielo?A mí lo que menos me importa es que un hombre sea detallista, no le paro casi bolas a eso. Me gustan más bien los hechos contundentes. En el caso de mi novio lo que más me gusta de él es la madurez, la inteligencia emocional que tiene. Eso sí me lleva al cielo. Se expresa de manera más abierta, sin calcular cada palabra, ahora habla hasta de los piojos que tuvo cuando filmó ‘Del amor y otros demonios’. ¿A qué se debe el cambio? Este ha sido un cambio lento pero constante, en parte porque eso viene con la madurez, con la lectura, con la ‘autobservación’, que ha sido muy importante, yo he sido muy cercana al sicoanálisis. Sigo leyendo libros de filosofía, de literatura y eso va abriendo el espectro mental de uno, se va uno familiarizando más con la humanidad. Creo que la ‘autobservación’ es lo que me ha hecho cambiar y abrirme un poco más a la gente, sobre todo a no mirarme el ombligo todo el tiempo, sino a ver realmente que hay delante de mí personas a las que vale la pena oír.¿Cómo es Margarita Rosa en su rutina diaria?En mi vida diaria el día que más aprecio es el domingo. Mi familia y mis amigos saben que un domingo no me pueden marcar, el domingo es para mí un día de silencio, de prensa, de lectura, de ejercicio, ese día no le contesto el teléfono a nadie. Por lo demás, mi vida es bastante sencilla. Cuando no estoy en cosas de promoción, todos los días me levanto a hacer ejercicio, esa ha sido mi pasión. Me gusta mucho estar aquí en mi casa, tengo mucho qué hacer en ella: mis columnas, mis escritos, mis composiciones, aquí tengo mi estudio donde compongo mi música con el piano, con la guitarra, tengo mi mundo lleno. Soy una mujer de casa, no voy casi a fiestas, no salgo a inauguraciones, ni a estrenos, ni a cocteles, hago muy poca vida social, podría sonar muy aburrida pero mi vida es de recogimiento, y cuando quiero encontrarme con amigos los invito. Eso sí me gusta mucho: hacer reuniones en mi casa.¿Qué significa hoy Cali en su vida? Cali es como si llevara una flor en el pelo permanente. Mucha belleza de ciudad, me gusta todo lo que nos gusta comer, la brisa de la tarde; la salsa, que es la herencia más grande que Cali me ha dado. Si yo viera a Cali como una mujer diría que es una sensualota. Es divina, es mi esencia, la llevo como un adorno en mí.¿Hace cuánto no baila salsa en Cali?No mucho, creo que tengo como unos seis meses, porque a mí me gusta ir a bailar salsa en Cali. Me encanta hacer plan con mi amiga de infancia Julia María Fernández de Soto. A veces le aviso que voy para allá y ella arma un parche para que nos vamos a Zaperoco a bailar. Además, nos gusta ir desparejadas para que nos saquen los mejores parejos de Cali que son los que van allá. Bailamos toda la noche hasta que cierran el sitio. Delicioso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad