La caleña Andrea Serna revela sus más íntimos secretos de belleza

Junio 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Lina Álvarez e Isabel Peláez | El País.
La caleña Andrea Serna revela sus más íntimos secretos de belleza

Presentadora caleña, Andrea Serna.

La caleña Andrea Serna, a su paso por la ciudad, le contó a El País los detalles sobre su gran reto: ser mamá. También dio algunos tips de belleza.

Cuando se casó con Juan Manuel Barraza, a finales del 2010,  Andrea Serna  tenía claro que quería tener un hijo. Entre sus planes, además de seguir creciendo como profesional, anhelaba formar una familia.   Su hija, Emilia,   ya tiene ocho meses. Mientras la niña crece,  la mamá está retomando de nuevo su trabajo en el modelaje, esta vez como embajadora de la marca francesa de cosmética vegetal Yves Rocher.  La presentadora y modelo caleña le contó a El País cómo ha asumido este nuevo reto, qué proyectos vienen en lo profesional y reveló algunos trucos de su  cuidado personal. ¿En qué nuevo formato regresará a la televisión?Lo que más disfruto son los programas de grandes formatos. Lo que me gustaría más que cambiar  lo que vengo trabajando, es la difusión. Por ejemplo, la temporada pasada de ‘Protagonistas de Nuestra Tele’, se pudo ver en Estados Unidos por Mundo Fox y en América Latina por DirectTv, y  que tu trabajo tenga ese eco, es algo  importantísimo. De momento, ando retomando mi trabajo como modelo  y presentadora con Yves Rocher. ¿Cómo maneja el tiempo entre el trabajo y su faceta como madre?Lo he organizado de manera en que pueda tener mucho tiempo para mi hija, así que estos ocho meses he estado con ella casi el  100 % del tiempo.  De un par de meses para acá, he venido retomando algunos asuntos laborales. Eso sí, aún no me le mido a un formato de televisión, porque exige mucho más tiempo. Por ahora, es más fácil dividir el tiempo, y hago muchas maromas cuando tengo días  pesados. ¿Qué habilidades  ha descubierto en su rol como mamá? Uno del mundillo de los bebés no conoce absolutamente nada. Que aprende rapidísimo, eso sí, y me parece increíble. Al primer mes, te sientes toda una experta y  hablas con toda propiedad de las onzas... Así como te enfrentas a un mundo desconocido, aprendes rápido y dominas el tema en cuestión de días. ¿Qué tan importante ha sido el rol de su esposo como papá?Fundamental. Juan Manuel es un papá excepcional que acaba de celebrar su primer día del padre. Es un gran coequipero, ha organizado todo de manera en que podamos complementarnos muy bien. Él siempre está ahí, yo salgo y él llega. Si no fuera por él no podría estar aquí en Cali.    Ya  baña a Emilia,  le cambia los pañales, la cuida, la apapacha, ¡es un papá divino! ¿Cuál es la última habilidad de Emilia?Se sienta perfecto, se voltea para todos los lados, y está empezando a buscar las cosas. Intenta lanzar una rodilla para avanzar, pero aún no sabe gatear.  ¿Estar alejada de las cámaras, le ha generado tranquilidad, frente al acoso del público?Para nada, yo no lo percibo como algo abrumador, al contrario, me parece muy bonito cuando una persona se te acerca y te pide una foto. Nunca lo he sentido como algo incómodo, ni le veo  complique. En mi caso, 16 años después de trabajar en RCN y otros proyectos, la fama ha llegado de manera gradual, que no es lo mismo que cuando le llega a un actor un papel  protagónico de un momento a otro. Eso sí puede ser abrumador.   ¿Qué es lo que más extraña de Cali?Con Emilia venimos todos los meses,  aquí están los abuelos, la tía Caro, los primitos. El clima le cae sensacional, es lo máximo para un bebé. Nos gusta el plan familiar,  ir de casa en casa todo el fin de semana. De la ciudad extraño esas tardes caleñas, porque es un entorno y un clima difícil de encontrar en otra parte. Los árboles, la brisa, la media tarde que te comes...  Todos esos detalles son inolvidables.Sus secretos de belleza Luce como siempre, delgada. ¿Cómo recuperó la figura después de tener a Emilia?Siempre he hecho ejercicio, desde que corría las carreras de atletismo en el Colegio la Presentación del Aguacatal, hasta ahora. No hago dieta, aunque muchos no me creen. Tengo un régimen de alimentación porque no me gusta estar más delgada de lo que estoy ¡La vida es el colmo! Hice mucho ejercicio antes del embarazo, porque sabía que estaba en la búsqueda de mi bebé y quería estar en el mejor momento físico para recibirla.  Cuando Emilia cumplió dos meses, empecé a retomar. Hoy entreno como si fuera para una maratón. Siempre lo hago con ella en casa,  bajo el  coche y  cuando me ve  grita: “¡Aaaaaah!”, mientras yo corro de acá para allá. ¿Cuánto tiempo le dedica  al entrenamiento físico?Una hora o menos, es  mucho más funcional,  ya que mezcla varias tendencias.  Yo me dedico una hora, pero con determinación, no hablando por celular. Nada eso de 30 minutos de chat y 20 minutos de ejercicio. ¿Cómo se cuida la piel?Tengo unos cuidados básicos. Me lavo la cara al levantarme y al acostarme. En las mañanas me hago una hidratación y me aplico un producto para el contorno de los  ojos. En las noches repito la misma hidratación, después de quitarme el maquillaje. Los productos que utilizo en las mañanas son  más suaves y livianos, porque después viene el maquillaje. En las noches, son cremas  más densas, para que actúen durante el  sueño.  Tengo  cuidado con el clima,   en ciudades cálidas no se debe abusar de la hidratación,  porque pueden aparecer imperfecciones; y me hago  un tratamiento intensivo, una vez al mes.  Con Yves Rocher, utilizo la  línea ‘7.9’ para el contorno de ojos, la hidratación facial y los pañitos desmaquilladores. ¿Qué cuidados tiene con el cabello?Muchísimos, sobre todo porque también represento una marca especializada en el cuidado del cabello. Mentiría si digo que no.  Al igual que la piel, lo esencial es la  hidratación. Una o dos veces a la semana le aplico una mascarilla más fuerte y una o dos veces al mes me hago una hidratación  en manos de expertos. Me gustan los masajes capilares de 30 o  40 minutos,  ya que  estimulan el folículo piloso y  ayudan al crecimiento del cabello. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad