"La actuación salvó mi vida": Endry Cardeño

Julio 27, 2017 - 12:05 a.m. Por:
Diana Carolina Hernández- Reportera de El País 
Endry Cardeño

Endry Cardeño es la 'Caimana' en la obra ‘A 2.50 la Cubalibre’.

Especial para El País

Endry Cardeño, quien interpretó al personaje de 'Laisa' esa tía alegre, que con un toque de coquetería traía loco a su vecino 'Emilio Iriarte De Las Casas',  en la novela 'Los Reyes', se convirtió hace 12 años en un hito de la televisión colombiana al ser la primera transexual en tener uno de los papeles principales en una telenovela en el país. 

Después de ese gran éxito, esta actriz cucuteña de 41 años de edad,  ha trabajado en más de seis novelas, dos películas de cine y tres obras de teatro. 

Esta última rama de las artes escénicas se convertido en su pasión, "en el tiramisú", como dice ella, que  día a día intenta preparar a la perfección. Por eso, desde hace más de ocho años ha venido puliendo esa faceta actoral en la  que también espera hacer historia.

Hoy, a las 8:00 de la noche, el Teatro Calima abrirá el telón para Endry en la obra 'A 2.50 la Cubalibre’, donde comparte escenario con las actrices Emilia Ceballos, Mónica Giraldo,  Susana Rojas y la venezolana Juliette Pardaum.

¿Qué es ‘A 2.50 la Cubalibre’?
Es una es un obra del escritor venezolano Ibrahim Guerra y Alejandra Borrero la adaptó a un elenco colombiano, al regionalismo de este país.

Es una historia muy universal porque habla de las historias de cinco mujeres que están en el mundo de la prostitución, de un burdel, de un cabaret.

Es una obra que se maneja con un lenguaje muy agreste, muy real. También rompe el convencionalismo de la cuarta pared y nos da la oportunidad de interactuar con el público, poder estar muy cerca de él y hacer que se convierta en un personaje en la obra.


¿Cuál es el personaje que usted representa?
Yo soy 'Caimana', la dueña del burdel, la encargada de adiestrar y supervisar a estas chicas en el negocio.

Es una mujer que solo le da valor al dinero, al trabajo para hacer dinero y no le importan ni el dolor, ni los sentimientos, ni a la relaciones interpersonales. Para ella todo es un negocio y los hombres  un cajero automático que le dan estabilidad económica.

Sin embargo, aunque se vende como una mujer sin corazón a lo largo de la historia se darán cuenta porqué tiene esas actitudes.

Endry Cardeño

Actor cucuteño Endry Cardeño.

Especial para El País

¿Quiénes más la acompañan en la obra? 
En esta historia no hay una protagonista, ya que cada personaje tiene su momento y su importancia.

Está Emilia Ceballos, quien es vallecaucana. Ella es la 'Sabrosa'.  También está Mónica Giraldo, quien hace el personaje de 'Blanca Rosa' y es alcohólica; está 'La Enrrollada', quien tiene una relación muy íntima con la marihuana, lo cual hace que sea un personaje bastante divertido, confuso y disperso; Está 'La Guevona', un personaje muy joven, muy inocente que se dejó embarazar.

Igualmente, hay un personaje muy pequeño que será escogido en Cali, y es una niña que acaba de llegar ese día al burdel, así que está pasando su primera noche como mesera. El último personaje será el público, quien interactúa con nosotras durante gran parte de la obra.

¿Cómo fue la preparación de su personaje?


Yo llevo haciendo la Cubalibre hace ocho años. Hago parte del elenco original de la primera temporada, llevamos casi 800 presentaciones en las cuales  he interpretado la mayoría de personajes.

Durante la investigación previa se hizo un trabajo exhaustivo en el cual estuvimos en diferentes bares, donde conversamos con varias chicas; también hicimos bastantes mesas de trabajo alrededor de la humanidad de la mujer que decide vender su cuerpo.

¿Y qué de todo eso que encontraron en la investigación le inyectaron  ‘A 2.50 la Cubalibre’?

En la obra se logran momentos trascendentales y profundos que llevan a la reflexión sobre el maltrato a la mujer,  sobre la explotación,  las relaciones interpersonales, además de qué manera nos relacionamos con el sexo opuesto desde la parte afectiva, desde lo económico y sexual.

¿Y en lo personal qué le dejó a usted esta experiencia?
Me dejó que no necesitamos ser trabajadoras sexuales para tener dificultades, tragedias, desengaños, para valorarnos o para convertirnos en cierto tipo de personas por el hecho de estar en ese mundo, ya que la obra la podríamos desarrollarla en una oficina, en un consultorio médico, en una sala de redacción y contaríamos las mismas historias pero con otros lenguajes, con otros códigos.

Endry ha tenido varios papeles en la televisión pero ahora le apuesta al teatro, ¿con qué mundo se queda?

Con los dos porque son diferentes. Hacer televisión es como cocinar tamales en diciembre, y el teatro es como hacer un delicioso tiramisú, con mucha precaución, con mucha mística, pero ambos me dejan la misma satisfacción. Solo puedo decir que a mi me gustar ser actriz. La actuación salvó mi vida, me ha hecho una mejor persona.

¿Cree que mucha gente la encasilló en el papel de 'Laisa' que desempeñó en la telenovela 'Los Reyes'?
Sí, pero es un tema de reconocimiento. Hay actores que llevan carreras de 20 y 30 años y la gente no sabe cómo se llaman, ni quiénes son, en cambio a mí me reconocen así sea como 'Laisa' o como Endry y sé que tengo un lugar en la televisión colombiana, y que con mi primer personaje marqué un antes y un después, así que debo ser humilde y no entenderlo como un encasillamiento sino como un reconocimiento a mi trabajo.

¿Qué tanto contribuyó ese personaje de 'Laisa' en la comunidad Lgtbi?
La contribución de este personaje tuvo que ver con el poder que tiene la televisión para un público masivo. Que un canal de televisión tradicional como RCN nos haya permitido poner en la pantalla a un personaje transexual, interpretado por una actriz transexual  fue muy importante. Eso tuvo muchísimo valor para mí, para mis pares, para mi comunidad Lgtbi. Mucha gente se me acerca en la calle y me dice que después de 'Los Reyes' sintió la confianza para hablar con su familia para decirle su orientación sexual, así que muestra la importancia de ese personaje. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad