ENTRETENIMIENTO

Julieth, nueva Señorita Valle, habla de sus retos como reina

Junio 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La Señorita Valle 2015, Dayana Julieth Guerrero Mora, dice que su reto es prepararse intelectual y físicamente. Perfil de la reina, la profesional y la mujer.

Prefiere que le digan Julieth porque así la llaman en su casa, donde es la consentida, la mayor de tres hermanas y la primera que lleva una corona a la  casa de los Guerrero-Mora.

Feliz y dichosa con el trabajo hecho durante tres años, hoy Dayana Julieth Guerrero Mora, luce con orgullo la banda y la corona que la acredita  como Señorita Valle 2015. 

 Aunque representó al municipio de Calima El Darién, la nueva reina de los vallecaucanos es caleña. Nació en el hogar del comunicador Abel Guerrero y Mariana Mora, creció en el barrio San Fernando y estudió en el Colegio Hermano Miguel.

Dice que por influencia de su padre estudió comunicación social y que se hizo reina porque una de sus tías fue reina del colegio. “Mi tía Stella Mora me influyó muchísimo. Yo la veía con unos vestidos muy bonitos, veía como se expresaba de bien. Eso me animó y aquí estoy”.

Cuenta que en ese sueño tuvo un edecán de oro, su padre.  “Me decía que una reina tenía que estar informada y todas las noches estudiábamos lo que pasaba en el día, con un radio a un lado. Me recalca siempre  que una reina no es solo belleza física sino que debe  saber de cultura general”. Su mamá, en calidad de chaperona, cuidó de su alimentación. 

El sueño de ser reina empezó hace tres años con preparación  intelectual y física, además de clases de pasarela y asesorías   con Alfredo Barraza, cuyo consejo principal fue: “Sé tú misma, entrega lo mejor y exprésate muy bien. Si esto es lo que quieres, hazlo”.  

Dice que ser reina no ha sido difícil. “Cuando uno quiere algo, lo logra. Esa es  la misión que yo me tracé. El reto de ser una reina siempre es ser una misma”. 

Confiesa que  se dejó tentar por el quirófano  y se operó el busto. “Me siento cómoda, con  el cuerpo  más armonioso y soy feliz así”.  

Aunque muchos digan que su estatura (1.71 mts.) le puede restar en Cartagena, Julieth asegura que su carta para destacarse “es el empuje vallecaucano, ese sabor, esa dulzura. Soy una mujer comprometida y creo en mí misma, me tengo fe y sé que voy a  lograr grandes cosas”.  

Dice que su tarea principal será, además del fortalecimiento físico, estudiar. “Tengo que estudiar mucho más, dedicarme, para saber expresarme muy bien y entregarlo todo”.

Cuenta que en la competencia de Señorita Valle  fue un reto ser la segunda candidata en ser entrevistada por el jurado  y su apuesta fue “dejarlos enamorados. Éramos 14 concursantes. Hice lo posible, fui yo misma, eso me permitió salir feliz, dichosa y hasta bailando”. 

“Ellos me dieron cinco minutos para convencerlos de por qué quería ser la reina, así que les hablé de mi vida personal, de las cosas que me gustaban y lo logré”.

 Aún no ha definido dónde se quiere preparar. “Me encantaría quedarme en el Valle, pero si  tengo la oportunidad de ir a Bogotá y prepararme muchísimo mejor, lo haría”.

 Sobre Cartagena dice que le encantaría estar entre las cinco y responder la temida pregunta. “Creo que cuando uno está allá se deben sentir cosquillitas en el estómago. A mí me gustaría estar allí porque funciono mejor bajo presión”.

Aunque se está formando como comunicadora social dice que le gustaría  ser presentadora de TV., llegar a desarrollarse como comunicadora organizacional, pero también tener su propia empresa de cosméticos naturales y una fundación para ayudar a niños de escasos recursos. 

 “La comunicación da para hacer muchas cosas, es una carrera abierta y uno el elige el camino que desea”.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad