Judy Henríquez, la 'señora bonita' que recorre la historia de la televisión colombiana
ENTRETENIMIENTO

Judy Henríquez, la 'señora bonita' que recorre la historia de la televisión colombiana

Marzo 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Judy Henríquez, la 'señora bonita' que recorre la historia de la televisión colombiana

"Una vez a una fiesta fue Jaime Bateman, pero no era el que fue después. Se marchó rápido, yo no sabía quién era, pero me hubiera gustado hablar con un hombre de ese calibre intelectual y esa forma de ser", recuerda la actriz Judy Henríquez.

Judy Henríquez recibió el premio a la vida y obra del Festival de Cine de Cartagena. Una actriz que surgió con la televisión y sigue vigente.

Su vida no es precisamente un guion de telenovela. Ella no ha sido protagonista de escándalos amorosos ni de escenas truculentas. Ni ha llegado al abismo de la tragedia cuando la ha tocado el dolor ni ha ostentado ir a la cima de la comedia cuando ha triunfado. Solo siguió el hilo natural de lo que Dios le dio, sin caer en los altibajos de casi 200 personajes en los que ha desdoblado su alma en 55 años de trabajo actoral.Judy Henríquez tiene docenas de galardones, que guarda con sencillez, no los exhibe en una vanidoteca. Y ahora suma el Premio a la Vida y Obra Víctor Nieto, que le dio el Festival Internacional de Cine de Cartagena.Usted vivió la evolución de la TV nacional. ¿Qué recuerda?Recuerdo que hicimos una novela que era en la selva y la selva eran unos arbolitos que ponía en fila Eduardo Gutiérrez en el estudio. La arena movediza cabía en un tarrito. Entonces, ir a La Guajira a grabar Calamar y estar en el mar y arena de verdad no moviendo los pies en un balde con agua, fue fantástico.¿Por qué cree que Señora Isabel marcó un hito en la historia de la TV colombiana y de otros países?Ese personaje me marcó y me sigue marcando. Fue importante porque trató un tema tabú: fue la primera vez en la televisión colombiana que la protagonista era una mujer casada, de 50 años– no la chica bella– que se enamora de un hombre joven. Eso fue una novedad en el 94, la gente se identificó con ella, la aceptó, la quiso y la respetó. Si usted hubiera estado en igual situación, ¿habría tenido un romance con un joven?No. Nunca. Pero fue muy interesante el papel y en la calle la gente me paraba y me decía: “estoy pasando por esa situación”, “qué hago”, “estoy enamorada de un hombre joven”. Les decía, “estoy interpretando un personaje, no soy consejera, no soy nada” e insistían, “pero me pasa lo mismo”, “¿me voy con él o no?”. Otras me decían: “déselo ya por favor”, “acuéstese con el tipo ya”. Era muy complejo en verdad.¿Qué significó asumir muy joven el rol materno por la muerte prematura de su señora madre?No me esperaba esa pregunta, nunca me la han hecho. Fue triste por la ausencia de mi madre, pero me tocó aprender y pude criar a mis hermanas –es la segunda de doce mujeres– y me quieren mucho, me tratan como a su mamá, creo que hice una bonita labor. Dios quita, pero también da fortaleza y me sirvió para ser ama de casa, tener dos hijas maravillosas.¿Cómo se ve como cantante de música de la nueva ola?(Risas). Eso fue fatal... bueno, no tanto, fue un paso que me dio la posibilidad de saber qué quería hacer. Canté temas de Enrique Guzmán en el programa de Alfonso Lizarazo y al aire muchas veces, pero cuando tuve que cantar en vivo no pude, me moría del susto. Y los boleros del doctor José Lalinde que grabé en plena nueva ola, pues no funcionaron. No era mi profesión. Como cantante, era pésima, era muy buena actriz (risas).¿Fue novia de Carlos Duplat sin saber que era del M-19?Sí, duramos años de novios, hicimos teatro juntos. Aplicamos para una beca en Francia y le salió a él, a mí no. Él se fue y Bernardo regresaba de Italia de estudiar, hasta me acompañó al aeropuerto a despedirlo. Le escribí a Carlos diciéndole que me iba a casar con Bernardo y cuando regresó, nos visitó. Una vez me llamaron a preguntar si yo conocía a un Carlos Duplat. Les dije: ‘claro que sí’. Entonces me dijeron: ‘le tenemos una mala noticia, lo acaban de detener por el M-19 y lo tienen en el Cantón Norte’. Hacía mucho que no lo veía, pero así me enteré que era militante de la guerrilla.¿Qué significa el Premio a la Vida y Obra Víctor Nieto? Es un reconocimiento muy hermoso y le agradezco a la junta directiva del Festival de Cine de Cartagena. Salvo Basile me llamó a decirme, me emocioné muchísimo. Eso sí, no quiero que sea interpretado como que Judy ya no va más. No. Todavía me siento entera y con ganas de seguir trabajando.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad