Juan Sebastián Calero demuestra su casta de actor en 'Alias El Mexicano'

Juan Sebastián Calero demuestra su casta de actor en 'Alias El Mexicano'

Noviembre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Paola Vergez Madiedo | Reportera de El País
Juan Sebastián Calero demuestra su casta de actor en 'Alias El Mexicano'

Juan Sebastián Calero, quien interpreta a Gonzalo Rodríguez Gacha en 'Alias El Mexicano'.

Interpretar a Gonzalo Rodríguez Gacha es el nuevo reto actoral de Juan Sebastián Calero, hijo de Gerardo Calero y Vicky Hernández.

El actual reto de Juan Sebastián Calero es protagonizar ‘Alias El Mexicano’, la nueva producción de Fox Telecolombia, que se transmitirá a partir de esta noche por el canal RCN, después de ‘Protagonistas de Nuestra Tele’. El actor bogotano deberá encarnar al abatido narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, uno de los más poderosos y temidos autores de una época enmarcada por la ambición, el dolor y la tragedia en nuestro país.La producción, una adaptación del libretista Mauricio Navas basada en la investigación del periodista colombiano Gerardo Reyes, cuenta la historia de origen y expansión en el mundo ilícito de Gacha, conocido como ‘El Mexicano’ por su atracción por la cultura de la nación azteca.Para Calero la serie es una mezcla entre la realidad y la ficción, personajes y situaciones basados en un hecho que marcó la historia de Colombia, pero a la vez recreados desde el imaginario del libretista y la documentación sobre el mismo. “Me gustaría aclarar que esto es una producción inspirada en el personaje, pero en última instancia viene siendo un personaje de ficción, es un Gacha de la ficción. Me la voy a jugar a la imaginación, porque información hay mucha. La imaginación constituye algo vital a la hora de construir el personaje”, asegura.“El tratamiento también tiene que ver con cosas históricas, con resaltar la lucha y las personas que se opusieron al narcotráfico. Muestra un poco del proceso de una persona que asciende en este mundo, lo que puede resultar revelador, interesante”, agrega.De esta producción el actor rescata que aunque retrata el mundo del narcotráfico, “no es una serie gráfica en ese sentido, tiene una violencia sugerida”. Para Calero lo más impresionante de este personaje es ver como pasaba por encima de sus enemigos con el único objetivo de ascender en un negocio al margen de la ley y lograr una posición más sólida, incluso a costa de vidas inocentes. “Me resulta duro que tenga que haber un nivel de violencia de intimidación para ascender en este mundo”, dice.Este nuevo desafío actoral constituye para Juan Sebastián uno de los más significativos de su carrera por su peso histórico y los elementos que conforman el espacio en el que se desenvuelve.De la dinastía Calero-HernándezConvivir en un espacio donde el lenguaje de las artes escénicas era muy recurrente, despertó desde pequeño en Juan Sebastián Calero Hernández la pasión por la actuación. Heredó de sus padres, los reconocidos actores vallecaucanos Gerardo Calero y Vicky Hernández, la vocación y sensibilidad por este oficio. Desde el colegio, el teatro constituyó para Juan Sebastián parte esencial de su formación. “Desde kinder hasta once participó en todas las obras que montaban”, cuenta su madre. Además asistía con frecuencia al Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, donde tuvo la posibilidad de participar en algunos montajes de la memorable Fanny Mikey.A los 11 años incursionó en la televisión con pequeños papeles en 'Señora Isabel' y 'De Pies a Cabeza'. Cuando aún no terminaba el bachillerato le dio vida en la pantalla chica a Ricardo Castro, un adolescente con muchos conflictos enmarcado en un mundo oscuro y delictivo, en ‘Pandillas, guerra y paz’. Personaje que vislumbró su capacidad interpretativa y con el que se ganó el reconocimiento del público.Tras concluir su papel de ‘Richard’ en la exitosa serie y completar su formación en artes dramáticas en la Casa de Teatro del Teatro Nacional en Bogotá, Juan Sebastián estuvo un par de años en Cuba, donde estudió edición de cine en la escuela de San Antonio de los Baños. Su experiencia en las tablas ha sido vital para su trayectoria profesional. Dice que “una persona que tenga interés en las artes escénicas debe tener un paso y una formación en el teatro. Un actor debe tener la capacidad de adaptarse a los diferentes medios que hay disponibles”.Confiesa además que le gustaría hacer con mayor frecuencia teatro por la “magia y las posibilidades que tiene”. Aunque ha sido muy corto su recorrido en el séptimo arte, hizo parte de la versión cinematográfica de Sin Tetas no hay Paraíso de Gustavo Bolívar, le gustaría desarrollar más proyectos en este ámbito. Pese a su frecuente personificación de “bandidos” en series como 'La Promesa' y 'Comando Élite', Calero no descarta la posibilidad de realizar otro tipo de caracterizaciones. Pero lo más sorprendente es que optaría por la comedia: “Me encantaría hacer personajes cómicos dentro de otros universos distintos a estos personajes por los que me conocen”, dice.Su madre, Vicky Hernández, dice que “un actor para hacer cualquier personaje debe tener carácter, personalidad y ponerle su sello. Yo creo que Juan Sebastián puede y está en la posibilidad de realizar cualquier tipo de papel”.La actriz caleña destaca que la herencia que ha tomado el joven actor de sus padres ha sido el gusto por actuar, el respeto por el público y creación artística.Como madre y espectadora, Vicky Hernández tiene la confianza en que “cada vez más su madurez y su calidad actoral nos va a llenar a los colombianos de buenos momentos y grandes sorpresas”.Para ella “’Pandillas, guerra y paz’ significó un momento de transición en el cual Sebastián se afianza y define como rumbo de su vida la actuación”.Él, por su parte, considera valiosos los consejos recibidos de sus padres, desde su experiencia y trayectoria. Además, cuenta que el haber compartido escena con ellos, aunque solo fuera en un par de ocasiones, con su madre en ‘Pandillas, guerra y paz’ y con su padre en ‘Alias El Mexicano’, ha sido una experiencia grata y enriquecedora para él.De su vida personal habla poco, es reservado. Su madre lo califica como una “persona bondadosa. Es generoso, tierno, de pocas palabras, a veces es tímido”. Al punto que ni siquiera confiesa su edad, “prefiero omitirla, como Amparito Grisales, tenerla en reserva”, afirma entre risas. De no haber sido actor, Juan Sebastián asegura que se hubiera dedicado a la música, “a la vida circense” o a “bandido”, dice bromeando. Sin embargo, para él parte de lo más interesante, satisfactorio y "lindo" que tiene esta profesión es precisamente la de abarcar mundos diferentes al propio y hacer cosas muy distintas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad