Juan Fernando Velasco le cuenta a El País la historia detrás de sus canciones

Juan Fernando Velasco le cuenta a El País la historia detrás de sus canciones

Marzo 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | El País
Juan Fernando Velasco le cuenta a El País la historia detrás de sus canciones

Me siento conmovido por haber logrado que con el álbum ‘Con toda el alma’ las nuevas generaciones se involucren con nuestra música tradicional en Ecuador”.Juan Fernando Velasco.

Juan Fernando Velasco es el cantautor más reconocido del Ecuador. Rescató pasillos de su país para las nuevas generaciones, curo el despecho a más de una con 'Hoy que no estás' y está de vuelta con su álbum 'Contratiempo'.

Cuando está en el escenario Juan Fernando Velasco, el intérprete de esa desgarradora canción llamada ‘Hoy que no estás’, no puede evitar ver entre el público a jóvenes cantando a todo pulmón sus letras, algunas derramando lágrimas. Y admite que tiene que concentrarse para evitar desbordarse en emoción y desafinar.“La emoción se transmite, se contagia. Si estás en el estadio y tu equipo mete un gol y la gente se emociona y grita, tú sientes que se te sale el corazón. Cuando estoy en un show, la gente me transmite esa emoción, y yo puedo ver como las fans (no necesitan llegar a las lágrimas) cantan con una emoción que tengo que concentrarme, para que tanta emoción no comprometa mi performance, cuando estoy cantando”. El ecuatoriano no se enfada cuando le preguntan si hace música de despecho, pero admite que no son tanto sus letras sino el tono que emplea para cantarlas lo que lleva a que algunos lo encasillen. “Tengo una gama muy amplia de canciones y una manera particular de cantar que la gente la percibe como melancolía. Pero he oído a otros artistas que hablan en sus canciones de cosas más dolorosas”.Eso sí, en el fondo, admite que es una especie de apóstol: “si la gente encuentra que mis canciones la ayudan a sobrellevar los momentos de dolor... bien, que tomen lo que les guste”.“Te pido por favor, no finjas que estás mal, pues no hay necesidad, yo sé que nunca fui lo suficiente para ti y ya me repondré”, así dice Te Pido por Favor, primer sencillo de su álbum Contratiempo, que promociona en Colombia. “Tiene que ver con algo que me pasó y que un amigo que también lo vivió, me hizo recordar”.La mayoría de sus canciones son sus propias historias, como Hoy que no Estás, Chao Lola y Nunca. “Las compuse en un momento en el cual estaba viviendo eso”. -¿Y Lola quién es? - Lola es mi esposa.Todas esas canciones están incluidas en su nuevo CD+DVD Contratiempo: “Déjame soñarte entre tus delfines, déjame sentir que todavía estás. No te me aparezcas para ver que no eres la mujer que tanto, tanto yo amé. Ni siquiera llames, no digas mi nombre, quiero recordarte estando junto a mi. Quiero despertar pensando que estás cerca, quiero despertar sin despertar”. A su hija Cami también le escribe canciones, como ‘Galaxia azul’ y ‘Si no pudiera estar’. Para él la paternidad es algo único: “es como haber comido toda la vida cosas de sal y un día te dan un postre. Eso son los hijos, un amor y una sensación que así uno haya estado muy enamorado y haya querido a mucha gente, solo los hijos te despiertan”.Quién pensaría que detrás de toda la sensibilidad de esas letras y del tono melancólico que las envuelve, hay un economista (estudió cuatro semestres de Economía de la Universidad Católica de Quito). “No llegué a ser economista, pero tiene que ver con una parte de mi muy racional, orgánica, que me ayuda a sistematizar experiencias, a tener claros mis objetivos”.A sus 41 años se la pasa escribiendo proyectos, como el de Yo Nací Aquí, su fundación. Le gusta enterarse de lo que pasa en el mundo y está permanentemente activo. “En La Habana cantamos frente a un millón de personas, pero hubo muchos problemas, muchos miedos, cosas fuera de lo musical, no sentí que los artistas estuviéramos de la mano, pese a que salíamos de la mano; en Cúcuta, en Paz Sin Fronteras fue más emotivo. La espectacularidad del escenario la pone la gente”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad