Jo Frost la Superniñera, una Nana 'al rescate'

default: Jo Frost la Superniñera, una Nana 'al rescate'

Jo Frost, la ‘Superniñera’ ahora interviene familias con problemas. También socorre a los hijos.

Jo Frost la Superniñera, una Nana 'al rescate'

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. - Reportera de El País
Jo Frost la Superniñera, una Nana 'al rescate'

En la primera temporada de Familias Extremas, que incluye seis capítulos de una hora, Jo Frost ayudará a una familia integrada por seis miembros que no pueden dejar de pelear entre sí, con un padre de pésimo carácter.

Jo Frost, la ‘Superniñera’ ahora interviene familias con problemas. También socorre a los hijos.

Familias al borde del abismo, con relaciones fracturadas entre esposos y también entre padres e hijos son el nuevo objetivo de Jo Frost, la popular ‘Superniñera’. “Como Superniñera me han visto trabajar con niños revoltosos y difíciles; pero en esta ocasión trabajaré con los adultos, dándoles herramientas para que ellos revisen sus situaciones y cómo estas pueden impactar en los niños. Es curioso ver cómo la familia en pleno puede impactar a un miembro de la misma y como un miembro de la familia afecta todo el entorno”, explicó Frost en una conferencia telefónica para medios latinos. ‘Familias en crisis con Jo Frost’ es su nuevo programa que se emite todos los viernes, a las 10:00 p.m., por Discovery Home & Health. Según ella hay que dejar de pensar que “nuestros hijos son sólo niños que tenemos en un matrimonio. Ellos merecen apoyo mental y emocional porque un día ellos serán adultos”. “Lo que queremos enseñar es cómo estar listos para ser una familia del siglo XXI, cómo tener mayor empatía y entendimiento, cómo estar dispuestos a unirnos y resolver todo en familia”.¿Cuál ha sido el principal problema que ha encontrado en las familias que interviene?La comunicación. Se ha roto el vínculo del diálogo que permite que los padres conozcan qué está pasando en la familia, con sus hijos y hasta con sus propias relaciones. Es evidente la falta de respeto, empatía y entendimiento hacia la otra persona, así como la falta de compromiso para ayudar a resolver los problemas del otro. Si usted no está preparado para identificar, conocer y gastar tiempo para sentarse, hablar y estar dispuesto a resolver, no pasará nada y eso irá en detrimento de la familia y de los hijos. Entonces, ¿hay que escuchar a los hijos? Hay que darles voz a los hijos para que ellos nunca se sientan intimidados ante una reacción negativa o agresiva por parte de sus padres. Si lo permitimos, tendremos hijos tímidos o introvertidos.¿Cuáles son los principales problemas que hoy afectan a los hijos y que los padres desconocen?En la serie hacemos mucho énfasis en la necesidad de que los padres aprendan a reconocer que un hogar turbulento puede afectar a todos. Estamos lidiando con problemas de ansiedad y depresión en los jóvenes, quienes encuentran su refugio en el alcohol y son inmaduros emocionalmente, además necesitan ser entendidos porque se sienten intimidados por el comportamiento o reacciones que a veces exhiben los padres. También vemos niños afectados por los videojuegos y la agresión.Estamos viendo que en los matrimonios aspectos como la infidelidad y los comportamiento agresivos hacen que los hijos se sientan inseguros, asustados y temerosos en su propia casa. Y ciertamente, una pareja que tiene sus propios problemas y que no tiene empatía no puede entender y conocer qué es lo que pasa con aspectos como la sexualidad de sus hijos.Aunque el programa retrata a familias americanas, estos comportamientos son universales y a través de redes sociales, cuando la gente me contacta los temas de las familias de Estados Unidos, Reino Unido, Australia o Suramérica son los mismos. Todos nos enfrentamos a situaciones como la intimidación escolar (Bullying), la exposición a la tecnología y unos padres que buscan mantenerse a flote junto a sus familias en medio de la crisis financiera, mientras los hijos demandan cada vez más. Y¿cómo lidiar con comportamientos como que un hijo llame a su padre ‘idiota’, ‘estúpido’ o que le tire la puerta en la cara mientras discuten?Lo primero que debe hacer es mantener la calma. Es cierto que todos somos apasionados pero hay que recordar que en estas situaciones debemos ser adultos. Cuando irrespetas, de ciertas manera, están conduciendo a tu hijo a ese mismo camino. Hay que mostrar y dar ejemplo con nuestro comportamiento. También hay que mirar muy bien la edad de nuestro hijo, dialogar con él y mostrarle que un mal comportamiento con otra persona tiene sus consecuencias. Además, si en medio de esa conversación hay insultos y malas palabras, hay que revisar si eso es producto de una inconformidad o una molestia pasada.En búsqueda del orden, ¿es una buena medida quitarles el celular o suspenderles el uso de internet?Creo que hay que tener reglas y más en un momento como este en que la tecnología avanza rápidamente y los padres debemos tener el control sobre la tecnología y atender que nuestros hijos no crucen la línea de la adicción a la tecnología; no podemos pretender desconectarlos, pero que sí lo hagan en momentos claves como la cena o un compromiso social. ¿Qué tipo de consejos le daría a una familia para que su vida cotidiana sea menos confictiva?Siempre he dicho que no puedes hablar y escuchar al mismo tiempo, lo más importante es escuchar y yo gasto tiempo escuchando a los padres de familia en el mundo. Cuando lo hago, aprendo y así puedo ayudar. Siempre es importante escuchar a todos y cada uno de los miembros de la familia porque juntos se pueden resolver muchos problemas sin necesidad de ir a buscar o pagar por tener ayuda externa. ¿Qué opina de que en América Latina algunos padres resuelvan las cosas con castigos físicos? Creo que ese es el modelo con el que crecieron muchos padres, que vieron en estas conductas un sinónimo de disciplina. Pero los padres tienen que aprender hoy a tener mejores relaciones con sus hijos.¿Unos hijos problema pueden acabar la familia?Si los padres no están unidos para enfrentar una situación vamos a terminar divididos. El comportamiento de los niños pone de manifiesto que algo no anda bien en el matrimonio y que hay un asunto por atender. A veces esas situaciones pueden ponernos en jaque como matrimonio, pero también hay otra realidad y es que ellos son nuestra responsabilidad. Por eso la pregunta de cada día es ¿Qué tan comprometidos estamos con ayudar a nuestros hijos? ¿Qué lecciones podemos aprender juntos?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad