ENTRETENIMIENTO

Jarlin Martínez, el caleño que encarna a Pambelé

Agosto 01, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Ánderson Zapata R. / Reportero de El País
Jarlin Martínez  Pambelé

Un caleño está en los zapatos de Pambelé. Jarlin Martínez confiesa los retos físicos y emocionales de interpretar al polémico boxeador, cuya vida fue convertida en serie de TV.

Especial para El País

"Quiero que en la televisión y en el cine puedan ver a las personas afrodescendientes, como yo, no solo para interpretar a escoltas o ladrones, sino que podamos dar vida a papeles de galán o médico. No me gusta que nos estigmaticen por nuestro color de piel, sino que nos valoren por nuestro talento. La sociedad tiene que vernos como seres humanos dignos”, afirma el caleño Jarlin Martínez, quien le da vida a Pambelé en la serie inspirada en el boxeador.

En entrevista con El País, Jarlin explicó cómo fue su preparación física y emocional casi dos meses antes de presentar el casting. Además, confesó por qué se siente identificado con algunos capítulos de la vida del boxeador de 71 años nacido en San Basilio de Palenque.

¿Cómo se da la oportunidad de interpretar al colombiano Antonio Cervantes, más conocido como Kid Pambelé?


Me enteré mucho tiempo antes que iban a hacer un casting para la serie de Pambelé; sin embargo, era muy poco lo que sabía de él, es más, no recordaba su físico. Días después inicié la investigación y vi una entrevista que le habían hecho tiempo atrás. En ese momento sentí algo extraño en el corazón.

¿Es verdad que lo dejó todo y se fue dos meses antes de la audición a Cartagena para preparar el personaje?


Sí. Debido a ese sentimiento viajé a Cartagena para seguir con mi investigación, pues no creo en las audiciones que se preparan de la noche a la mañana. Durante el viaje descubrí que Pambelé es un personaje muy completo y difícil de interpretar por lo que decidí entrenarme físicamente, caminar las calles de la Ciudad Amurallada durante 55 días y visité San Basilio de Palenque, un municipio del departamento de Bolívar. Además, me leí el libro ‘El oro y la oscuridad’, escrito por Alberto Salcedo Ramos.

"Cuando pequeño dormí 10 años en el suelo. Eso no me duele decirlo y al contrario lo utilicé como motor. Si me toca volver a dormir en el piso lo hago, pero no dejaré
de soñar"

¿En qué consistió su preparación?

Todas las noches veía cuatro peleas de Pambelé para entender su lenguaje corporal. El proceso de casting fue complejo porque competía con actores muy reconocidos a los que respeto. Al principio me intimidó mucho porque yo solo había actuado en ‘Sala de Urgencias’ y en ‘La ronca de oro’; sin embargo, siempre soñaba con hacer un personaje protagónico.

Durante la audición estaba enfermo y herido de la mano pero oculté todo, pues no quería que me vieran débil porque los jurados iban a dudar de mis capacidades.

¿Qué le había pasado en la mano?

Una semana antes de la audición me robaron y me apuñalaron la mano derecha. El médico me recomendó que no fuera a entrenar boxeo pero no hice caso y practiqué con la mano inflamada y con puntos.

¿Qué descubrió de la vida de Pambelé?

Por encima de Simón Bolívar, para mí Pambelé fue un verdadero héroe, pues muchos niños y jóvenes decidieron hacer deporte y dejar otros malos caminos gracias a él. El deporte, el arte, la comunicación y otros oficios son vitales para rescatar a los niños de las calles y por eso lo considero un héroe. Un capítulo que me sorprendió mucho de la vida de Pambelé es su caída, pues cuando él cae, me sorprende la respuesta de la sociedad porque todos le dieron la espalda. Inclusive, los políticos iban al centro de rehabilitación a tomarse una foto con él para hacer campaña y no lo ayudaban. Eso me hizo aprender que la fama es efímera y que yo por salir en televisión no soy más que nadie y que me debo a la sociedad.

Pambelé es un personaje polémico debido a su adicción a las drogas. ¿Después de grabar la serie, cambió la imagen que tenía de él?

"Cuando era pequeño nunca encajaba
en el grupo de los del barrio. Todos jugaban fútbol y yo no, pues prefería sentarme
a escribir"

Los jóvenes y las nuevas generaciones no conocieron al Pambelé campeón y vieron, en cambio, a una persona drogadicta y alcohólica. Pero cuando usted ve las peleas y la resistencia de este colombiano la imagen le cambia. Me di cuenta que no iba a interpretar a cualquier boxeador y vendí todo lo que tenía, mi cama y mi televisor, con el fin de gastar ese dinero en ejercicio, proteína, alimentos y preparación.

¿En qué se siente identificado con la vida de Pambelé?


Como la mayoría de los colombianos he construido mi carrera a pulso, pues tuve muchas dificultades en mi vida. Cuando pequeño viví en el barrio la Unión de Vivienda Popular y luego en Mojica, en Cali. A mi mamá la conocí solo cuando mi papá murió. En algunas ocasiones llegué a sentirme perdido...

Recuerdo que en el centro de Cali iba con un amigo a preparar pan en fogón de leña y luego lo vendía por toda la ciudad en una bicicleta. Un día iba tan rápido que me caí y me puse a llorar. En ese instante le reclamé a Dios y le pregunté hasta cuándo iba a llevar esa vida tan dura.

¿Es verdad que después de grabar la serie debió visitar el psicólogo por el impacto del personaje?


Sí. Pambelé es un personaje que sufre mucho y yo me creía que era él todo el tiempo, pues caminaba, comía, dormía y hasta pensaba como él las 24 horas del día. Le había permitido al personaje que tomara todo mi cuerpo porque era mi primer protagónico en televisión y tenía que darlo todo. Cuando terminé las grabaciones sentía que no era yo, pues me comportaba diferente.

Usted también vivió en Buenaventura, ¿en qué circunstancias se dio su llegada a esa ciudad?

Cuando yo tenía 5 años mi papá murió y en ese momento apareció mi mamá y me llevó a vivir al Puerto. Allá practicaba danzas porque me gustaban mucho la interpretación y las coreografías. Todas las dificultades que viví en Buenaventura me ayudaron a forjar mi carácter.

¿En qué momento descubre que lo suyo es la actuación?

"Hice un viaje al interior del alma de Pambelé, que muchos conocían y otros desconocieron"

Un día en Buenaventura pasaron varios jóvenes con cámaras y les pregunte qué estaban haciendo, y ellos me respondieron que estaban grabando una película. Mi asombro fue total. Esos jóvenes me explicaron que se dedicaban a hacer cine y yo les
dije que si ellos querían me podían vincular como actor a su proyecto, pero no me pusieron mucho cuidado. Finalmente logré vincularme tiempo después a la actuación gracias a un proyecto de la Universidad del Valle sede Pacífico.

¿Qué aprendió de Pambelé tras esta experiencia?


Le aprendí la disciplina, la constancia y que las dificultades fueron su motor para construir lo que fue. Hay personas que siempre están disgustadas porque no hay dinero para la comida o el alquiler de la casa y no hacen nada, a diferencia de Pambelé que utilizó esas dificultades para surgir. En eso él y yo nos parecemos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad