ENTRETENIMIENTO

Jamie Foxx encarna a ‘Electro’, el nuevo enemigo del Hombre Araña

Abril 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Especial para El País | Cortesía Sony Pictures
Jamie Foxx encarna a ‘Electro’, el  nuevo enemigo del Hombre Araña

El Hombre Araña es protagonizado por Andrew Garfield. Jamie Foxx será su enemigo más brutal y poderoso de todos los tiempos: ‘Electro’.

El ganador del Óscar, Jamie Foxx, se convierte ahora en ‘Electro’, el archienemigo del Hombre Araña. Habla sobre su papel en la saga que se estrena el 1 de mayo.

La batalla más importante del Hombre Araña siempre ha sido contra si mismo: la lucha entre las ordinarias obligaciones de Peter Parker y las extraordinarias responsabilidades del superhéroe. Pero en ‘El Sorprendente Hombre Araña 2: la Amenaza de Electro’, Parker descubre que un conflicto mayor está por llegar.Mientras el Hombre Araña enfrenta a Electro, un enemigo mucho más poderoso que él, a Jamie Foxx le corresponde encarnar al primer villano en su carrera en el Séptimo Arte. El actor, ganador del Óscar por su papel en ‘Ray’, sobre el músico Ray Charles, habla así sobre ese reto: ¿Quién es realmente ‘Electro’? Antes de llegar a Electro debes comenzar con Max Dillon, el personaje de las historietas. Es un tipo de 42 años que estuvo casado, pero su esposa lo dejó. Es ingeniero eléctrico y vive con su mamá, que no lo deja crecer. Así que a sus 42 años aún no puede hacerse cargo de su vida. Tener esta historia de fondo fue fantástico como actor.¿Se verá a un Electro más humano?Sí, muchas veces en estas películas ves las cosas que suceden pero no sabes de dónde proviene en realidad todo el odio y la furia de un personaje. En este caso tenemos la oportunidad de conocer su historia pasada, de cómo Max Dillon se convierte en Electro. Él se siente traicionado por su mamá, por la sociedad y por su trabajo. Y los espectadores se pueden relacionar con eso, que tu familia te defraude, que la persona amada te traicione y que tu trabajo se arruine. Si estos tres factores se entrelazan, eso puede sumir a cualquiera en un estado muy lúgubre y extraño.¿Temió que, en una película como esta, el talento del actor quedará relegado a los efectos especiales? Sí, al aceptar un papel como este te preguntas: ¿Habrá momentos en los que tenga oportunidad de actuar? Y por fortuna eso es lo que el director Marc Webb deseaba, pues permitía que las imágenes computarizadas y todo lo demás fueran sólo complementos, pero no la parte vital de la historia.No había interpretado a un villano, ¿cómo se sintió en este debut?Había interpretado a tipos malos, pero nunca a un villano. Fue como dibujar y poder salirte de las líneas. De verdad lo disfruté, pues no todos los villanos tienen un factor genial. El traje que usé parecía un Lamborghini y yo sentía: ‘Wow, esto es realmente estupendo’.A propósito de ese traje, ¿cómo era el proceso de maquillaje? ¿Demasiado largo y tortuoso? Lo era, especialmente al principio, pues debían probar cuatro tonos para decidir cuál era el color idóneo. Por fin decidieron que el azul y todos pensaron al principio que era demasiado azul, pero el artista de maquillaje dijo: ‘Creo que funcionará’. Y ésta resultó ser la versión que atrajo a todos. En la línea argumental del personaje se siente cierta relación con el problema del matoneo escolar. ¿Qué piensa sobre eso?En el mundo en el que vivimos puedes observar cómo el acoso ha cambiado el juego. Mi hija trabajó en una campaña anti-acoso en su escuela. Un día me contó que alguien acosaba a un alumno y pensé en ir a la escuela para resolverlo. Ella dijo: “No, papá, acosan por Internet”. Quedé impactado. Mientras crecía, tratar con brabucones perfeccionó mi faceta de comediante. Lograba que los acosadores se rieran y evitaba que me golpearan. Pero antes era distinto, por eso siempre le digo a mi hija: no permitas que nadie te acose. Pero no es tan fácil.Parecería que a Max, su personaje, lo hubieran molestado siempre...Sí, pero también hay otra faceta en él. Hay algo que está mal en su interior. Para mí, es como cuestionar a los dioses, como si a todos los demás les hubieran repartido un buen juego, así que él se pregunta, ¿qué ocurrió conmigo? ¿Por qué no soy guapo y por qué no tengo novia? Así que está en otro nivel, pues está loco desde adentro. Así que seguramente sufrió acoso y ese fue el catalizador, pero ya había maldad en el alma de Max. ¿Cómo fue el trabajo de Marc Webb como director?El hombre es estupendo. Controlar el alcance y el presupuesto de esta película ya era complicado, además de narrar la historia de estas personas. Contínuamente, los miembros del elenco y del equipo le solicitaban cosas y él era capaz de resolver todo y también entender cómo se integraría la música y lo demás. Además me retó en cuanto a la actuación y fue fantástico para la película, pues cuando presionas a tus actores para que perfeccionen su interpretación después, al añadir explosiones y todos los demás elementos, es solo como ponerle la cereza al pastel.¿Detrás de cámaras cómo fue su relación con el Hombre Araña, Andrew Garfield?Andrew es grandioso, se compromete con el enfoque actoral. No se trata simplemente de “me pondré el traje y dejaré que el traje hable”. Él realmente analiza las secuencias; profundiza para entender lo que ocurre, no solo en esa escena, sino también en cómo se relaciona con la siguiente o incluso hacia el futuro, en caso de que hubiera más películas planeadas. Cuando la película tiene muchas escenas de acción, necesitas a una persona que entienda no sólo la capa exterior, sino también el interior del personaje. Esto es lo que aportó Andrew.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad