ENTRETENIMIENTO

Ismael Cala explica el papel que tienen las emociones sobre nuestras vidas

Mayo 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. | Reportera de El País

‘El analfabeto emocional’, el más reciente libro de Ismael Cala. El periodista y autor inspiracional le contó a El País de qué se trata.

¿Sabe usted qué es un analfabeta emocional? ¿Podría identificar a uno si lo ve?  ¿Es consciente de cómo influyen sus emociones sobre su vida y su toma de decisiones? 

En el más reciente libro del periodista y autor inspiracional, Ismael Cala, se resuelven todas estas dudas y muchas más. El libro, que se centra en el papel fundamental que tienen las emociones en la vida, el autor propone huir de la victimización, eliminar los miedos y las creencias limitantes, todo, sin modos reactivos ni frustraciones.

¿Cómo saber si somos unos analfabetos emocionales?

Todo el cuerpo recibe influencias de nuestras emociones: si mostramos ira por la mañana, por el horrible tráfico, si no tenemos paciencia para tratar con nuestros hijos,  si el miedo nos impide adoptar decisiones o si la tristeza nos paraliza tras la muerte de un ser querido. Pero también si la alegría no impide ver la realidad tal cual es. El problema no son las emociones, sino la gestión que hacemos de ellas, cómo reaccionamos ante las diversas circunstancias de la vida.

¿El analfabeto emocional puede convertirse en una persona tóxica?

Por supuesto. El sentimiento que no se expresa adecuadamente, en cuanto a forma, contenido y lugar, termina convirtiéndose en “resentimiento”. Y el resentimiento es la gran materia prima de la toxicidad. Se alimenta de eso. Si no somos capaces de gerenciar nuestras emociones, vamos camino a ser tóxicos, a enredarlo todo a nuestro alrededor, después de habernos enredado nosotros mismos.

¿Cómo alfabetizar, de manera sutil, a los analfabetos?

Hay que empezar por incluir una asignatura de inteligencia emocional en el sistema educativo de cada país. No entiendo que enseñemos a un niño a resolver una ecuación completa, pero no a cómo conducirse en la vida ante el miedo, la ira o la tristeza, por solo citar tres emociones complejas. Debemos formar seres humanos, no solo profesionales. Y ese niño, en el futuro, será político, carpintero o astronauta, pero tendrá que convivir en sociedad con muchas otras personas, incluyendo a su descendencia. Y allí donde vaya demostrará su situación emocional, para bien o para mal.

¿Conforme a su experiencia: el éxito nos atrae o nos asusta?

Ambas cosas. Hay quienes tienen clarísimo que no van a llegar a nada en la vida, porque el supuesto “destino” no se lo permitirá. Este tipo de personas solo ve problemas en el éxito. Pero también están quienes tienen un concepto “exitista” de la vida y creen que simplemente se trata de escalar una única montaña, llegar a la cima y plantar la bandera, como si del Everest se tratara, y quedarse ahí. El éxito es un proceso, un camino con muchas ondulaciones. Así que esto nos demuestra que también hay que prepararse para gestionar el éxito.

¿Cuándo el éxito se nos sale de control o de las manos?

Por ejemplo, conozco personas que pretenden imponer sus ideas sobre la base de la cantidad de dinero que tienen en el banco. Hay gente que cree que, porque es rica, ya no tiene nada que aprender de los demás. Y ahí comienza su fracaso emocional. El éxito nos descontrola si pretendemos humillar a los demás en función de lo que tenemos, si cerramos las vías al crecimiento espiritual.

¿Debe el éxito dominar nuestra vida o al contrario es la vida quien lo domina?

Hay que aprender a acelerar, pero también a poner pausas, a cancelar, a decir no, a ralentizar. Eso solo podemos hacerlo desde un autoconocimiento profundo. Me encanta la teoría de mi amigo Carl Honoré, autor del libro ‘Elogio de la lentitud’. Él no está contra la velocidad, pero nos advierte del ritmo trepidante con que lo deseamos todo.

El éxito para Cala ¿Qué tanto representa el dinero en la felicidad? “Hay gente completamente dominada por el éxito, gente que ha perdido su privacidad, sus relaciones familiares y personales. Ni siquiera alcanzan a disfrutar el dinero que tienen. Éxito y felicidad son parte del camino. Jamás seremos felices si no entendemos que la felicidad también viene con obstáculos incluidos. El proceso de superarlos forma parte de esa percepción. En mi felicidad también incluyo mis problemas, mis tristezas, mis met
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad