ENTRETENIMIENTO

Homenaje al Grupo Niche marca el regreso de Charlie Zaa a su origen salsero

Octubre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | El País
Homenaje al Grupo Niche marca el regreso de Charlie Zaa a su origen salsero

Para ser un buen cristiano no se necesita cambiar de profesión o de género musical. Para cada cosa Dios tiene cada quien. Para eso están Marcos Witt y Jesús Adrián Romero, uno de mis cantantes favoritos.

Fue el primer colombiano en ganar un Billboard Latino, antes que Carlos Vives, Shakira y Juanes, y obtuvo dos premios Lo Nuestro.

Fue el primer colombiano en ganar un Billboard Latino, antes que Carlos Vives, Shakira y Juanes, y obtuvo dos premios Lo Nuestro. Fue el responsable de una fiebre que traspasó las fronteras de Colombia, la ‘Charliemanía’, que inició en nota de bolero y que hoy busca rescatar en clave de salsa con un homenaje al Grupo Niche. ¿Por qué lanzar ahora ‘ En Otro Tiempo’, un homenaje al Grupo Niche?Como lo dice el título de este álbum venimos mostrando a un Charlie Zaa diferente, en su parte humana, espiritual, y musical. Estamos haciendo música salsa, con la que nací y súper contento de llevar una vez más a la mesa de todos los vallecaucanos diez grandes clásicos que hicieron historia en una de las agrupaciones de mayor relevancia en Colombia como el Grupo Niche, del maestro Jairo Varela. Para mí es todo un motivo de alegría porque estoy haciendo lo que me apasiona que es la salsa y entregándole una nueva propuesta a mi público, después de 17 años de estar haciendo música romántica. ¿Cómo recibió la noticia de la muerte del maestro Jairo Varela?Como sorpresa, nadie se lo esperaba. Realmente Jairo era un hombre de un tesón gigante, para hacer demasiadas cosas al tiempo. Fue una pérdida gigante para su familia, para muchos seguidores, para sus hijos, para muchos que trabajaron junto a él por mucho tiempo, como Álvaro Cavarcas, que lo quería muchísimo, Diego Galé, Morist Jiménez quien produce este álbum. Pero los designios de Dios están dados en cada uno de nosotros, llamados decretos, y tenemos que acogernos a ellos.¿Cuál es el recuerdo más grato que tiene del maestro Jairo Varela?El recuerdo más grato que tengo de Jairo es cuando me hace llamar de una persona que trabajaba para ellos, Chicho Botero, y Jairo me dice que él está interesado en que yo trabaje con él en ‘Alma del Barrio’. Y muchos otros que viví desde que me fui para Cali. Durante ocho y diez horas diarias compartí con él y aprendí mirando cómo empezaba a montar esos grandes clásicos y éxitos que hacía de manera especial. La primera vez que grabé de manera profesional fue en ‘Alma del Barrio’. ´Fueron dos discos. Luego hice uno de éxitos, ‘Niche, 12 Años’. Yo soy un cantante empírico, no estudié notas musicales. Pero Jairo fue mucho lo que me enseñó a nivel de voces, de dicción, matices, y mucho de lo que hoy en día es Charlie Zaa se lo debo a Dios, a mi padre que es de donde heredo el canto y al maestro Varela.Su padre, Luis Alberto Sánchez, cantante de serenatas, ¿qué legado le dejó?Todo, era un hombre muy correcto, muy responsable, de su casa, muy trabajador, versátil para los negocios, versátil para hacer música. No sólo cantaba boleros, sino porros, cumbia, merengue, salsa. Mi papi era un salsero impresionante. Pero antes de eso estuvo en Guayacán...Sí, después de estar con Jairo, trabajé de la mano del maestro Alexis Lozano con Guayacán Orquesta. Con Jairo hice la escuela a nivel de grabación y con Alexis, la de la tarima. Eso me sirvió mucho para mi carrera como solista durante 17 años.¿Por qué fue bolerista, si lo suyo es la salsa?Porque Dios lo tenía predestinado así. Yo había hecho ‘Alma del barrio’, después trabajé con Guayacán y estaba en el limbo. Mi mami me pidió que pactara con Dios, que me arrepintiera de muchas cosas, que orara y que Dios me iba a premiar, así lo hice. Y al día siguiente recibí la llamada de Sonolux para hacer mi primer disco como solista que fue ‘Sentimientos’, en el 96. Yo firmé el contrato por los $12 millones, porque se los debía a mi papá y mi mamá, ellos pagaron mi carta de libertad a la compañía de Jairo Varela, para poderme ir de allí. Hacer la música de Julio Jaramillo no era fácil, de Olimpo Cárdenas tampoco. Y empezaron a aparecer los premios. Su look también fue un fenómeno, ¿cómo surgió la idea de las gafas?Yo sufría miopía, me tocaba usar gafas, y me dijeron: “las gafas se le ven bien, dejémoslas”. Estaba de moda el corte Cesar y los niños el 31 de octubre se vestían de Charlie Zaa, en Cali, en Medellín, en todos lados, había una charliemanía tesa y a los bebés les ponían capulcito y gafas.Entre 2005 y 2006 tuvo un receso musical, ¿qué fue lo que sucedió en su vida?Pasé por una crisis de salud muy grande, que me llevó a desconectarme de mi carrera. Tuve una crisis de pánico, ansiedad, estrés, depresión, horrible, pero era necesario pasar por ese desierto, para mirar hacia arriba y decir “Señor quien ha generado todo esto eres tú, no soy yo”. Pacté con el Señor y a través de Dios y de mi familia logré salir. Ahora hago las cosas con tranquilidad, conciencia, reconociendo a Dios en cada paso que doy. No tenemos los resultados de ventas de hace 12 años, la industria del disco ha decaído, pero estoy súper contento de haber pasado por ese lago de fuego, Dios salvó mi matrimonio, mi vida y mi carrera.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad