"Hollywood nunca fue mi prioridad", esta y otras confesiones de la actriz Juana Acosta
ENTRETENIMIENTO

"Hollywood nunca fue mi prioridad", esta y otras confesiones de la actriz Juana Acosta

Noviembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Merit Montiel Lugo, editora equipo de Domingo

Juana Acosta ha trabajado en 14 series en España y Francia, en 21 películas y tres montajes teatrales.

La caleña brilla con luz propia en el cine europeo. Pronto llegará a los 40 años y no le teme al paso del tiempo, ya que se siente una mujer serena y segura. Así es ella, una estrella de varias latitudes.

El 2016 ha sido un año muy importante para la carrera artística de la actriz Juana Acosta. Estrenó 4 películas: ‘Anna’, filme de Jacques Toulemonde; ‘Acantilado’, de Helena Taberna; ‘Vientos de La Habana’, de Félix Viscarret   y ‘7 años’, de Roger Gual (primera película producida por Netflix en español).

En televisión hizo una colaboración especial en la serie francesa ‘Caín’, dirigida por Francois Velle y también   participó en el cortometraje ‘Princesa de hielo’, producido por la productora de Pedro Almodóvar ‘El deseo’.

Por estos días anda no solo en el rodaje de ‘Perfectos desconocidos’, una comedia en la que ella y su marido, el  actor argentino-español Ernesto Alterio participan, bajo la dirección del afamado director Álex  De la Iglesia, sino que la película ‘Anna’, que  protagoniza, estará en competencia por el Premio María en el Festival Internacional de Cine de Cali que se cumplirá del 10 al 14 de noviembre.

Desde Madrid, Juanita, habló con El País:

¿Presentó casting o fue llamada directamente por el reconocido director Álex De la Iglesia? 

La película ‘Perfectos desconocidos’ es una comedia y estoy disfrutando mucho del rodaje. Álex De la Iglesia es uno de mis directores favoritos en España, crea unos universos muy especiales y rueda como nadie en este país. Me llamó directamente y me ofreció el personaje sin pasar por casting, el guion es maravilloso y ¡muy actual! Estoy trabajando con mi pareja por primera vez, está siendo un rodaje muy intenso pues toda la acción se desarrolla en un mismo espacio, en una sola noche. ¡Y los siete actores estamos todo el tiempo!

¿Cuáles son sus expectativas con relación a la presentación de ‘Anna’ en el Festival de Cine de Cali?

Me encanta que mi amada  ‘Anna’ se presente en mi amada Cali. Esta es una película muy especial para mí, llevo vinculada a este proyecto muchos años y  me está trayendo grandes alegrías. Pasamos por varios festivales importantes y la repercusión fue maravillosa de público y de crítica. Fue rodada entre Colombia y Francia prácticamente de manera cronológica. Rodar con un niño fue  una experiencia reveladora para mí y me planteaba el desafío de improvisar con la escucha y la concentración al cien por cien, pues el niño nunca tuvo el guion ni las escenas aprendidas de memoria, era el ‘momento a momento’ más puro.

De los reconocimientos que ha obtenido durante su carrera, ¿cuál le ha llenado de mucha satisfacción?

Fue muy importante para mí recibir el Premio de la Unión de Actores en España por mi trabajo en ‘Crematorio’, de Jorge Sánchez Cabezudo, era de las primeras veces que interpretaba a una española y sentí que mis compañeros me decían: ¡ya eres una de las nuestras! También fue muy especial cuando me dieron el Fipa de Oro en Biarritz por ‘Santuario’, de Olivier Masset-Depasse, pues interpretaba a una ex dirigente de ETA que fue asesinada por la propia organización tras su exilio, una vasca revolucionaria y poeta, absolutamente opuesta a mí.

Lea también: Así ha sido el camino de Juana Acosta para alcanzar su madurez actoral

¿Continúa su deseo de vivir en Francia para ejercer su carrera en ese país?

Desde hace ocho años estoy invirtiendo mucho en ese mercado, siempre amé el cine francés y soñé poder desarrollarme como actriz allí. He tenido la posibilidad de trabajar con directores maravillosos como Olivier Assayas o con actores como François Cluzet.  ‘Anna’, por ejemplo, es una co-producción (Colombia-Francia), tuvimos la posibilidad de rodar en París, y en ¡francés!

Cada 4 meses intento pasar una semana allí para tener reuniones y hacer castings, siempre aparecen proyectos interesantes y siempre me digo: ¡con el poco tiempo que le doy a Francia y tanto que me ha dado este país! Sigo deseando pasar una temporada más larga allí para seguir sembrando, como artista me alimenta muchísimo.

 ¿Hacia dónde encamina su carrera? ¿La prioridad ahora es Hollywood?

Hollywood nunca fue una prioridad, mi sueño siempre fue el cine europeo y es el que estoy persiguiendo, a lo mejor tiene que ver con que fui al Liceo Francés de Cali y la influencia que tuve desde pequeña vino más desde aquí.

Ahora viene una nueva etapa en donde Hollywood parece que toca a mi puerta, ¡estoy muy ilusionada y con vértigo! En breve podré darles más detalles.

Es una actriz que por sus compromisos debe viajar mucho. ¿Cómo mantiene el equilibrio de sus roles como profesional, esposa y madre?

Tengo una logística muy bien armada, también cuento con la ayuda de mi madre y mi suegra que son para mí un apoyo fundamental. De todas maneras, con Ernesto nunca aceptamos proyectos que supongan estar lejos de casa los dos a la vez, así que nuestra hija siempre está con alguno de los dos. Esta profesión es de temporadas intensas de trabajo que luego se compensan con meses más relajados en donde estás al cien por cien en casa, de esta manera es mucho más fácil gestionar todo.

¿Cómo festejará su cumpleaños 40 el próximo 28 de noviembre? ¿Teme llegar al cuarto piso? Sobre todo en un medio donde el físico, la firmeza del cuerpo y la lozanía de la piel alcanzan importancia a veces desmedidas…

Pienso hacer una gran fiesta reuniendo a mi familia y mis grandes amigos. Estoy feliz de cumplir 40, me siento en mi mejor momento, creo que la edad a las mujeres nos da serenidad y seguridad, empezamos a relativizar todo y estamos mucho más seguras.

Me da rabia que los hombres van cumpliendo años y sus canas y arrugas los hacen interesantes, ¿por qué con las mujeres no pasa lo mismo? ¡Hay algo que está mal enfocado en el inconsciente colectivo!

"Cada vez estoy más convencida de que la belleza viene de adentro y si estamos bien con nosotros mismos es eso lo que transmitimos. Yo me considero una mujer feliz a la que le gusta disfrutar de la vida con intensidad”, Juana Acosta, actriz colombiana.

No le tengo miedo al paso del tiempo, a veces me asusta un poco escuchar que a partir de los 40 no hay tantos personajes femeninos interesantes, pero en mi caso, a medida que me he ido acercando a esa edad es cuando han ido llegando los personajes más complejos. ¡Ojalá que siga siendo así! 

¿La han vuelto a pillar los paparazzi en ‘topless’ en playas del mediterráneo? 

Desde que me pilló un paparazzi en Menorca no volví a hacer ‘topless’ en las playas, si ya sé que esto puede pasar, prefiero evitarlo. Los paparazzis están por lo general cerca cuando tengo alguna serie de Tv. al aire, cuanto estaba en ‘Velvet’ aparecían siempre. Intento no darles importancia, lo que más que me molesta es que saquen a mi hija.

¿Es de las actrices que prefieren no aceptar desnudos por no incomodar a sus hijos pequeños?

En lo absoluto, hay mucho tabú alrededor de la desnudez y del sexo. Si en la historia que tengo que contar está justificado y sé que estará cuidado no tengo problema, eso sí, después de hablarlo mucho con el director, con mi compañero. Y que las escenas se hagan  con un equipo reducido en el set.

Armonía familiar

[[nid:591674;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/11/juana_esposo.jpg;full;{Juana Acosta y su pareja, el actor argentino-español Ernesto Alterio disfrutan mucho en Cali cuando llegan a pasar vacaciones.Jorge Orozco l El País}]]

Cuando llegó a España hace 16 años, en una clase de interpretación, después de trabajar una escena, la profesora la  empezó a llamar Juana y le sonó “más contundente. En ese momento tenía mucha necesidad de empezar de cero, de reinventarme, así que decidí seguirme presentando como Juana Acosta. Sin embargo, adoro que me llamen Juanita en Colombia y no tengo ningún problema con ello. En  Colombia soy Juanita y en España Juana”, evoca.

Esta bella mujer, hincha del Deportivo Cali, que muy joven le encantaba salir a bailar salsa con amigos como el hoy actor Manolo Cardona y que varias veces salieron premiados de las discotecas con una botella de aguardiente por su espectacular show de baile, encontró en  España no solo el país donde  ha desarrollado gran parte de su carrera, sino el amor en el también reconocido actor Ernesto  Alterio.  

Al padre de su hija Lola lo admira y ama  por ser un “hombre muy comprometido con su arte y su familia. Un hombre con una sensibilidad muy especial y un sentido del humor maravilloso”.

Ellos han formado una pareja que causa admiración por permanecer estable en un medio como el artístico donde las separaciones  entre actores son pan de cada día. 

Y tal como lo confesó a la Revista Objetivo Bienestar, de España, una de las razones de esa buena relación, es “no cortarle las alas al otro; estar cerca mientras el otro se desarrolla, y no mezclar demasiado lo profesional, porque nuestra profesión está  ya muy presente en nuestro día a día... Un día le pregunté a mi suegro (el actor Héctor Alterio) que lleva como 60 años con mi suegra, ¿cuál es el secreto? Y él me dijo que obviamente, por un lado mucho amor, pero que también ayuda el pasar muchas temporadas de separación por los rodajes”.

Y así, unidos y prodigándose amor y atenciones, en varias oportunidades la familia en pleno ha llegado a Cali a pasar vacaciones, ya que para Juanita es muy importante pasar temporadas largas en su tierra y traer a su hija, hoy de 10 años,  “para que se conecte con sus raíces. Lola y Ernesto aman Cali, siempre que vamos disfrutan enormemente”.

Este diciembre no vendrán, porque las vacaciones de su hija son muy cortas. Eso sí, ella confiesa que se muere por “volver a disfrutar la Feria de Cali y pasar las fiestas en familia”.

Hace unos años atrás deseaba mucho volver a ser madre, pero nunca vino el segundo hijo, lo que al principio fue un poco frustrante para ella. Pero  luego, esta exalumna del Liceo Francés comprendió “que si la naturaleza no me lo daba, tampoco quería forzar las cosas. Hoy, asegura dichosa,  tiene su instinto maternal “más que  cubierto con la maravilla de hija que tengo”.

Esa relación que sostiene la actriz con su hija Lola (quien toca el piano y le gusta la fotografía) es admirada por su hermana Vicky Acosta, porque, dice, “ellas son muy amigas,  andan siempre juntas, se ríen mucho juntas, todo el tiempo están en compinchería”.

Juana deja que Lola se exprese libremente,  agrega Vicky, la libertad es amplia en la educación de su hija, pero también  sabe exigirle, de ahí que  Lolita  sea muy disciplinada.

La actriz corrobora que tiene una relación intensa con Lola y que ha disfrutado cada etapa de su hija. “Ahora empieza a entrar en una fase casi preadolescente y es fascinante verla con tanta sensatez, sobre todo, siendo hija única. Me siento inmensamente afortunada. No me considero estricta, pero creo que los límites son muy importantes para que pueda tener una edad adulta equilibrada. Soy muy amorosa y muy comunicativa con ella”.

Esta seguidora de la astrología, pasión que comparte con su mamá Marta Restrepo,  no es buena cocinera, pero  por fortuna su marido es un gran chef que se ocupa de ese aspecto. Así que ella se encarga “de mantener la casa bonita, de llenarla de flores y de que se respire amor y bienestar siempre”.

“Feliz y optimista aun si atraviesa problemas difíciles porque tiene una capacidad constante para disfrutar cada cosa de la vida”, tal como la describe su amiga María Isabel Irurita, a Juana Acosta le encantan las frituras vallecaucanas, la comida del Pacífico (como la sopa Baudó), las carnes, el jugo de lulo y “las ensaladas y platos fríos árabes”, tal como agrega su amigo Juan Zaccour.

“Come de todo, aunque balanceado y  tiene un excelente metabolismo que la ayuda a tener ¡semejante   cuerpo!”  advierte Vicky Acosta. Pero Juana también se ayuda con el ejercicio, el cual tiene incorporado a su vida “no solo para conservarme física y mentalmente. Me ayuda mucho a relajar. Ahora estoy probando no utilizar muchos pesos externos, sino entrenar con mi propio peso y con gomas elásticas. Me está gustando mucho y mi espalda lo agradece”. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad