Historias de Pablo Escobar siguen marcando el 'rating'

Septiembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño Mejía / Reportera de El País
Historias de Pablo Escobar siguen marcando el 'rating'

Wagner Moura es Escobar en ‘Narcos’, de Netflix. Son diez episodios centrados en el ascenso de Escobar durante los años 70 y 80, cuando valiéndose del narcoterrorismo afianzó un imperio de la droga con el que abasteció de cocaína a los EE. UU. y Europa.

Más de dos décadas después de su muerte, el temible capo Pablo Escobar resulta rentable para la industria de la televisión y el cine.

Anque han pasado casi 22 años desde que Pablo Emilio Escobar Gaviria cayó muerto en el techo de su refugio en Medellín, su recuerdo nefasto está más vivo que nunca. 

Está en cine,    televisión,   libros,   documentales, camisetas. Y en redes sociales muchos críticos de este fenómeno se preguntan qué vendrá después: esperpentos como ¿Pablo Escobar On Ice? ¿El reality show de su hijo?

También es cierto que su vida de villano tiene muchas facetas por explotar. En sus escasos 44 años pasó de robar lápidas a ser considerado por la revista  Forbes  como el séptimo hombre más rico del mundo en 1989 y tenía tanto dinero sucio que construía mansiones solo para proteger sus caletas.

Pero lo que para  la realidad de Colombia ha sido nefasto, para la industria del entretenimiento ha resultado ser una mina de historias capaces de enganchar hasta al público más escéptico, no solo en América Latina sino en Europa y Asia, donde la figura del capo despierta un interés desaforado hoy por hoy.  

Su biografía es tan alejada de todos los límites morales, que incluso algunos de los relatos del libro que escribió su propio hijo Juan Pablo (quien ahora lleva el nombre de Sebastián Marroquín) y que se titula   ‘Pablo Escobar, mi padre’, han sido tildados de fantasiosos e inexactos.

Los que se atreven a contar su historia en medios masivos como la televisión, además de tener una inmensa responsabilidad,   se enfrentan a una guerra de amores y odios. 

Un ejemplo de ello es el que experimentó el Canal Caracol con su producción  ‘Escobar, el patrón del mal’ en 2012, la cual antes de su lanzamiento ya había sido vetada por varios medios de renombre nacional para su promoción y despertó grandes debates nacionales sobre la conveniencia o no de hurgar en la herida de las víctimas del capo.  

Sin embargo, pudo más la intriga de la audiencia, la alta calidad del producto y la celebrada interpretación que hizo el actor Andrés Parra del capo.

 La serie conformada por 113 capítulos,  grabada en casi 500 locaciones exteriores,  con más de 1300 actores,  tuvo un récord de audiencia casi inmediato, ubicándose en la lista de los programas más  vistos de Colombia. 

El capítulo final de ‘Escobar, en patón del mal’,  se emitió en el país el 19 de noviembre de 2012 con una cuota del   46,2 %  de audiencia, según Raiting Colombia. Algo que difícilmente  ocurría desde los tiempos de la telenovela ‘Café con aroma de mujer’.

Aunque cada director le da un enfoque diferente,  elementos como la droga, el sexo, las mujeres, la acción y la violencia son el común denominador. 

En 2001 el personaje de Pablo ocupó un papel secundario en ‘Blow’, película estadounidense dirigida en 2001 por Ted Demme, que contó con Johnny Depp y  Penélope Cruz como protagonistas. A Escobar lo interpretó  Cliff Curtis, de Nueva Zelanda, quien ahora protagoniza la serie de zombies ‘Fear the walking dead’. Los productores  dijeron que escogieron a Curtis por no ser tan conocido, ya que elegir a una estrella de Hollywood podría desviar  la atención.   

En 2014 el director italiano Andrea Di Stefano revivió al colombiano  en ‘Escobar, el paraíso perdido’, protagonizada por Benicio Del Toro, interpretando a un narcotraficante devoto a su familia y apasionado por la fotografía.

“Imagino que la película pueda suscitar controversias porque él era controvertido, pero me siento cómodo con el retrato que he hecho. La historia ya ha juzgado a Escobar”, señaló Di Stefano al explicar que con su trabajo buscaba  tanto la repulsión  como la empatía.

Benicio Del Toro, con amplia experiencia al interpretar  personajes reales como Ernesto Che Guevara y el pintor Basquiat, lo identificó como un hombre que  “ayudó a los pobres pero también destruyó muchas familias, y las dos cosas se ven en la película”.

Hace pocas semanas el turno lo tomó Netflix, plataforma digital de entretenimiento que con su nueva serie ‘Narcos’ prometió contar “las verdaderas, crudas y descarnadas historias de los líderes de la droga y los esfuerzos de la ley por capturarlos”, de la mano del creador y productor José Padilha (‘Tropa de élite’, ‘RoboCop’) y del  actor brasileño Wagner Moura quien hace de Escobar. El caleño Andi Baiz está a cargo de varios capítulos de la serie.

Padilha dijo en entrevista para  Univisión que la idea de la producción en la que se invirtieron más de $10.000 millones,  no es contar solo la historia del capo, sino entrelazar  diferentes carteles de la cocaína que pelean todo el tiempo con el gobierno estadounidense.

A pocos días de su lanzamiento, la serie ha tenido tan buena acogida que ya se confirmó su segunda temporada, y eso que la interpretación de su protagonista ha sido puesta en tela de juicio a causa de su ‘portuñol’ carente de  acento paisa.

Según  Germán Yances “si bien el factor del acento al principio genera un rechazo, sobre todo porque colombianos tenemos un referente inmediato que es el Pablo  de Andrés Parra, que fue muy bueno  y que prácticamente reinventó a Escobar, llega un momento en que el acento se olvida, en parte también porque en la serie se encuentra una babel de acentos e idiomas”.

La crítica del New York Times, Neil Genzlinger, también le ha dado su bendición, destacando la actuación de  Moura y llamando la serie como “imperdible”. 

En su columna,  Genzlinger cita una frase de  Escobar, que describe cómo ella ve al padre del  narcoterrorismo: “’No soy rico’, le dice a un político en una ocasión. ‘Soy un pobre con dinero’. Ésta es, tal vez, la frase que resume a la perfección las muchas contradicciones de este personaje”, escribió la crítica.

Según el portal  Internet Movie Database, IMDb, Pablo Escobar ha sido mencionado en  producciones como  ‘El último desafío’ (2013), ‘My Brother the Devil’  (2012), ‘How to Make Money Selling Drugs’  (2012), ‘Breaking Bad’  (2008- 2013) y  en un episodio de ‘Decoded ’ (2011).  

En la trama de la  serie ‘Entourage’, el actor Vincente Chase, se obsesiona con protagonizar un filme basado en la vida de Escobar, el cual paradójicamente no tiene mucho éxito.

Hace pocos días el actor Tom Cruise llegó a Colombia para el rodaje de ‘Mena’,  película sobre la vida del expiloto Barry Seal, un traficante de drogas reclutado por la DEA para dar información sobre  Pablo Escobar, la cual se  rodará en parte en territorio colombiano y se espera que se  estrene a finales de 2017. 

La empresa colombiana Dynamo es la  encargada  de la producción y logística de la cinta, que puede dejarle a Medellín una ganancia de hasta US$2,5 en solo dos semanas de producción.  

En otro de los proyectos que se están gestando  los actores españoles Javier Bardem y Penélope Cruz  protagonizarán una película inspirada en el libro de memorias ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’, escrito por la periodista Virginia Vallejo, quien fue su amante.

Por último, John Leguizamo se meterá en la piel de Escobar para una película cuyo título aún no ha trascendido,  aunque  se espera que esté lista para 2016.

Para Germán Yances la historia de Pablo vende porque “es muy atractiva para la ficción y la dramaturgia universal. Los malos permiten matices que no tienen los buenos, que siempre son muy planos, en cambio la narrativa de los malos incluye una acción de audacias, delitos y persecución, y esto se presta para que se cuente una historia que capture el interés de las audiencias, y la vida de Pablo da para todas esas cosas que venden”.

Pese a todas las críticas, es un hecho que Pablo Escobar está en camino de convertirse en uno de los villanos más rentables del séptimo arte y  la televisión,  a la altura del psicópata  Hannibal Lecter y el padrino  Vito Corleone. 

Una vez abierta la caja de Pandora, no hay vuelta atrás.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad