Guía de actitud para los perezosos

Guía de actitud para los perezosos

Febrero 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Guía de actitud para los perezosos

El ejercicio es esencial para el buen humor.

De la colección de libros ‘Para perezosas’, de Olivia Toja y Soledad Bravi, esta es una guía para ver la vida de otro color o con una ‘Actitud positiva’

Alimentos que suben la moralAzúcares: Combustible de los músculos y del cerebro. Aportan energía y evitan los bajones. Promueven la secreción de la serotonina, transmisor químico que regula el humor, el apetito y el sueño. Pasta: Recomendada con tomate triturado, un chorrito de aceite de oliva y albahaca, así como las papas hervidas, el pan integral y el arroz integral. Cítricos: Naranjas, mandarinas, kiwi, entre otros. Contienen vitamina C. Estimulan, dan energía.Verduras: Lechuga, guisantes, espinacas y judías verdes, contienen vitamina B9 (ácido fólico), que contribuye a la síntesis de los neurotransmisores (enzimas del cerebro). Levadura de cerveza, salvado, germen de trigo, copos de avena, con vitamina B6, produce serotonina y dopamina. Crustáceos, aves y carne: Con Vitamina B12.Magnesio: disminuye el impacto de tensiones en el cuerpo: Chocolate, agua mineral, verduras y frutos secos. Omega 3: Previene enfermedades cardiovasculares y favorece el buen funcionamiento del cerebro. Pescados, nueces, aceite de nuez. L-triptófano: aminoácido que produce serotonina, en aves, plátanos, huevos y coco.Ejercicios para el buen humorHaga como los gatos: Practique unos cuantos estiramientos justo al salir de la cama. De pie, agache la cabeza llevando la barbilla hacia el pecho. Arquee las vértebras dorsales y deje colgar los brazos hacia delante. Vaya bajando el busto hasta que las piernas queden tensas. Procure acercarse al suelo con las manos (sin doblar las rodillas). Respire profundamente durante un minuto. Suba de manera progresiva endereando la zona lumbar, la dorsal y luego la cervical. Haga el gato: en cuatro patas, arquee la espalda pegando la barbilla al pecho. Ahueque la espalda levantando la barbilla. Repita el ejercicio tres o cuatro veces. Haga como Madonna: Elija una canción bien animada. Durante los tres minutos que dure esta muévase, contraiga los distintos grupos musculares, baile, salte, active cada parte del cuerpo y sienta cómo se llena de energía. Aspire el aire como si fuera la brisa marina: Siéntese con la espalda derecha y los hombros relajados. Respire por la nariz, inspire durante tres segundos. Aguante la respiración por tres segundos. Espire. Repita por diez minutos.Sacar partido a las emocionesCuando sienta que se le baja la moral,en vez de distraerse enseguida, concédase cinco minutos y trate de comprender las causas, (muchas veces, detrás de la rabia hay una frustración; detrás de los celos se oculta la tristeza por no tener lo que se desea). Aunque no siempre halle una solución inmediata, el tomar conciencia de sus sentimientos ayuda.1. Reconozca los signos precursores: Si se dedica a observarse cada vez que la invade una oleada emotiva, detectará los detonantes y sus manifestaciones. La próxima, no la tomará desprevenida. 2. Viva la emoción sin darle más importancia de la que tiene. 3. Respire. La angustia, el miedo, el nerviosismo o la rabia aceleran el ritmo cardíaco y respiratorio. Respire hondo, estire brazos y piernas, camine, concéntrese en otra cosa. No retroalimente el tsunami.4. Relativizar. Haga un balance de los recursos para superar el problema y de las soluciones por aplicar.5. Hablar con alguien. Para no dejar que la presión aumente, hable de sus emociones, comprobará que llos otros sienten a menudo lo mismo.Manejo del tiempoHaga una lista de aquellas actividades en las que se le va el tiempo. Vaya tachando los menos prioritarios o que le restan en vez de sumarle en su vida. Más vale perder unos minutos del día escribiendo una lista de prioridades por orden de importancia y atenderlas una tras otra que dejarse invadir por tareas pendientes, hacerlo todo a la vez y tener la impresión de no ser eficiente. Alterne las labores difíciles con las más sencillas. El modelo de lista es el siguiente: 1. Indispensable + urgente: Actividades a ejecutar personalmente y de inmediato.2. Necesario + menos urgente: Pueden esperar o delegarse en otra persona.3. Secundario: Se pueden descartar o confiar a otra persona.Es preferible fijarse objetivos a corto plazo, evaluar de manera realista el tiempo necesario para una actividad y despachar una tarea antes de pasar a otra.Exprésate... no estrésate1. Deje fluir las lágrimas. Vea una película como ‘Los Puentes de Madison’ u otra de tono rosa, especialmente producida para aumentar las ventas de pañuelos. Efectos: Se sentirá lleno de compasión y de amor al prójimo, sereno como un océano después de la tempestad.2. Descargue la rabia. Permítase un arrebato cuando algo lo saque de sus casillas, sin llegar a excederse de los límites de la no violencia y de la educación. Efectos: Tendrá la impresión de haberse quitado un peso de encima. Y así será, se habrá liberado.3. Domine el miedo. Anote en una columna todos los aspectos que le inspiran temor a la hora de encarar un problema, y en otra, todos los argumentos que pueden permitirle superarlo. Efectos: En lugar de dejarse invadir, mantendrá el control.4. De rienda suelta a la alegría. De brincos, aplauda, haga el avión, revuélquese por el suelo (solo en su casa). Efecto: Sentirá una energía increíble. Mostrar las emociones no es un signo de imperfección, de debilidad, y una fuente de conflicto, es más sanador que mostrar un corazón de piedra.5. Llorar sienta bien. Aunque Freud no reconociera sus virtudes purificadoras, promotoras de alivio (para él eran solo la señal del recuerdo de un traumatismo), hoy se sabe que es un proceso de eliminación de las tensiones nerviosas. No reprima las lágrimas, porque le sirven para avanzar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad