ENTRETENIMIENTO

Greeicy Rendón, le habló a El País sobre su vida, carrera y amores

Marzo 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Lina María Álvarez y Meryt Montiel Lugo | El País.
Greeicy Rendón, le habló a El País sobre su vida, carrera y amores

Greeicy Rendón, actriz y cantante.

Lo que empezó como un juego de niña, terminó convertido en una prometedora carrera artística. Hoy protagoniza la serie ‘Tiro de gracia’.

Dos mujeres, dos maletas y diez horas de viaje. Greeicy y su madre habían decidido probar suerte en la capital, a “mirar, a ver qué”. No era si no que pusieran un pie en Bogotá, para empezar a recibir ofertas. Cuando iban en el taxi, la llamaron para que presentara el casting de la que sería su primera producción para la pantalla chica, ‘Cuando salga el sol’. Ese, era el últimodía de pruebas.

“Noooo mami, yo qué voy a quedar”, le decía Greeicy a su mamá. Se aprendió todo el libreto, los jurados rieron y creyeron en esa inexperta chica. La misma que, también como ‘Chica vampiro’ llegó con su talento, frescura y carisma a países de Europa. Y hoy protagoniza en Colombia ‘Tiro de gracia’:

De ‘Factor Xs’ tengo los mejores recuerdos porque fue la puerta a este mundo, a seguir soñando. Yo cantaba en el colegio, actuaba, me encantaba todo lo que tenía que ver con el medio artístico, pero lo veía como una lúdica. Yo quería ser bióloga marina.

Me presenté en el ‘Factor Xs’ en el 2006 y no pasé. Yo era muy chiquita y dije “no sirvo pa’ esto”.

El año siguiente mi hermana me animó a presentar el casting, yo ni siquiera quería. Pasé una audición y otra, y finalmente logré estar ahí. Aprendí mucho, compartí con todos los niños, fue una experiencia hermosa. Allí fue el momento en el que dije “quiero dedicarme a esto, ¿bióloga marina yo? Yo quiero ser cantante”.

Un día saliendo de RCN de una de las galas de ‘Factor Xs’, me encontré con Jhon Bolívar, un actor y director muy reconocido en el medio; me dijo que tenía una expresión muy bonita y que pronto iba a sacar una serie para niños.

Yo no le paré bolas, ni mi mamá tampoco, pensamos que era alguien más echándome flores. Me devolví a Cali y empezamos a recibir propuestas. Yo le decía a mi mamá: “no, allá en Bogotá hay mucha gente, muchas niñas buenas, eso es muy difícil”. Pero a la final nos animamos.

Nos fuimos con dos maletas, por tierra, muertas del susto. Apenas llegamos, recibimos una llamada del asistente de Jhon Bolívar, diciéndonos que ese era el último día de cásting.

Allá hice la primiparada: me aprendí todo el guion. Estaba al lado de grandes actrices, como Laura Perico, pero aún así quedé. Esa fue mi primera experiencia y desde allí no me ha faltado trabajo.

Cuando empezó el proyecto, nos pusieron a hacer muchos ensayos y teníamos una maestra que nos explicaba las cosas. Tuvimos ese minitaller, de dos meses de ensayo. Antes de eso, no. En Cali tenía un profe, mi maestro que hacía teatro, pero era algo más lúdico, no como una escuela. Todo lo he hecho por instinto actoral.

Sí. En la actuación vos aprendés en la marcha. Jamás dejás de aprender, porque son tantas técnicas, tantos maestros que existen y que dejaron sus teorías, que nunca terminás. Si te ponés a mirar, cada actor tiene su técnica y su manera de hacer las cosas. Para mí cada proyecto es un taller. Todos los días se aprende.

Pues a mi papá siempre le ha gustado cantar. Nunca se dedicó a eso, solo cantaba en la ducha, pero tiene muy buena voz. Mi mamá ni canta ni baila. Pero yo me fui por esa pasión que me enciende.

No sé. Puede que sí, seguramente si hay un reality interesante, donde sea algo exigente. Sin embargo, en este momento de mi vida, no lo haría.

Cuando salió el cásting de ‘Tiro de gracia’ lo pensé dos veces, porque yo había hecho protagónicos para series de niños, no para algo así. Fui a la prueba y me encontré con grandes actrices. Y bueno, di lo mejor de mí. Me llamaron a primera prueba, a segunda prueba. Cuando ya quedamos solo tres niñas, yo las veía y yo decía: “Nooo, no puede ser” y pasó. Fue una experiencia maravillosa. Cuando me dijeron que iba a trabajar con Robinson, casi me hernio de la felicidad.

Cada persona tiene su carácter y su personalidad. Es muy amable, pero se parece a su personaje, es un poquito bipolar. Cada uno tiene su locura. Hablando de trabajo, su trabajo es impecable. Es muy disciplinado. Fue muy generoso conmigo; al principio era muy distante, pero siempre me ayudó.

Si te fijás en la novela, siempre pasa algo. Hay miedo, desespero. Aparte, esta niña está secuestrada. No hay escena fácil. Al principio me costó mucho trabajo porque eran mis primeras escenas de cama, pero Róbinson es un hombre respetuoso, súper profesional.

Uno a diario encuentra tantas cosas. A mí nunca me pasa igual... Es de momentos. Depende de la escena, de la preparación. A veces me pasa que estoy haciendo una escena con alguien, que esa persona me trasmite tanto, que siento que es algo natural. Es más de conexión.

Generalmente, pienso en algo que no me gustaría que pasara, y cuando dicen corte, sé que es irreal.

Fue increíble, porque allí pude cantar, actuar y bailar. Me divertí como nunca. Eran risas todo el tiempo y hasta nos regañaban. En Colombia no tuvo mucho éxito, porque aquí no están acostumbrados a este tipo de producciones. Llegó a Nickelodeon y fue un hit.

Pues yo soy como loquita. ¿A quién no le gustaría tener poderes? Ella tiene 16 años, yo 22, pero parezco como de 15 (risas).

En este momento estoy apasionada y entregada a la actuación, pero no significa que haga la música a un lado. Tengo que aprovechar este momento, donde actoralmente todo está bien, y están resultando cosas muy bonitas y chéveres. La música está en stand by, porque como dicen por ahí, estoy aprovechando mi cuarto de hora. Soy de esas personas, que le dedican el 100% de la energía a lo que están haciendo en el momento para que salga perfecto.

"Lo que más extraño de Cali es la gente y el clima.  A mí el frío me tulle.  En cambio, el calorcito le da a uno  como sabor", Greeicy Rendón, actriz y cantante.

Yo soy re crossover. Me encanta la salsa, la champeta, las baladas, el blues... De todo. No salgo mucho, no soy rumbera, no tomo. Pero cuando cuando salgo a rumbear me sienta nadie, me bailo todo.

Afortunadamente hemos tenido una relación sana. Hay gente que comenta cosas malas, pero solo recibimos lo positivo. No nos fijamos en lo que la gente diga. Ahora estamos viviendo y construyendo nuestros proyectos.

Lo de que terminamos es un chisme. Es una relación demasiado cambiante, porque cuando empezamos él estaba viviendo en Bogotá y nos veíamos todos los días. Al tiempo que nos conocimos, nos fuimos a vivir juntos y eramos 24/7.

Por su proyecto, le tocó irse a vivir a Pereira. Ya no solamente no nos vemos casi, sino que además estamos lejos. A mí no me gustan las relaciones a distancia, pero de alguna manera ha funcionado, siento que en este momento de mi vida, estoy más preocupada por la calidad, no por la cantidad.

Las mentiras. No me gusta decir, ni que me digan mentiras. Detesto la gente falsa y mentirosa. Soy muy energética y puedo sentir cuando alguien me está mintiendo y me duele tanto... Pienso que eso me hace una buena persona, porque siempre soy muy sincera, real.

Un día fui a un cásting y alguien me dijo que significa “la gracia de Dios”. Y desde ahí me lo creo.

Tengo tres tatuajes. 'Keep your feet underground', que me recuerda de dónde vengo, 'Hoy soñaré nuestra canción', un tatuaje que tengo con mi chico y un ojo de elefante que significa familia y libertad a la vez.

A mí me encantan, si no fuera actriz, mejor dicho...

A mí nadie me cree que yo como chicharrón... Me encantan las harinas, las grasas. Yo puedo levantarme a las 2:00 de la mañana con hambre y si tengo calentado con arroz, papa y carne,me lo como.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad