‘Goyo’, la reina y el alma femenina de Chocquibtown

‘Goyo’, la reina y el alma femenina de Chocquibtown

Febrero 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora Equipo de Domingo
‘Goyo’,  la reina y el alma femenina de Chocquibtown

Gloria Emilce Martínez, ‘Goyo', vocalista de la banda Chocquibtown.

La vocalista de la agrupación que esta noche podría recibir un Grammy anglo, no solo brilla por su talento en el trío chocoano. Su voz hace parte de la banda sonora del filme Annie. Perfil.

Gloria Emilce Martínez, ‘Goyo’, no le prenderá vela a ningún santo para que Chocquibtown, la agrupación que conforma junto a su esposo Carlos Valencia, ‘Tostao’, y a su hermano Miguel Martínez, ‘Slow’, logre ganar para Colombia esta noche un Grammy anglo en la categoría Mejor Álbum Latino Alternativo, de Rock, Urbano o Contemporáneo por su trabajo musical Behind The Machine que publicaron en 2014. Lea también: Habilidades artísticas de 'Goyo', un talento heredado y lleno de influenciasElla irá directo al más grande, “a Dios”. Así que si esta noche el trío de chocoanos llega a vencer a Calle 13 (Multiviral); Jorge Drexler (Bailar en la Cueva); Molotov (Agua Maldita) y a Ana Tijoux (Vengo), la vela, la dedicación del premio y agradecimiento serán para “Él”. “La vela siempre se la prendo a Dios, porque Él es el que nos hace tomar decisiones como la de grabar Behind The Machine, un álbum que hicimos en tres semanas, de esos que uno hace sin pensar en nada, sino en lo que estamos sintiendo, en lo que nos va fluyendo”, reveló ‘Goyo’ a El País, la víspera de su partida hacia Los Ángeles, EE.UU.El nombre de ‘Goyo’, la reina y alma femenina de la banda internacional ha sonado con insistencia por estos días también porque su voz hace parte de la banda sonora del filme hollywoodense Annie.En la comedia musical protagonizada por Quvenzhané Wallis y Jamie Foxx, ‘Goyito’, como le dicen sus más cercanos a esta sicóloga nacida en Condoto, interpreta el esperanzador tema ‘Mañana’ (versión latina), con que finaliza el filme.¿Aún la ponen nerviosas este tipo de ceremonias o ya está acostumbrada?Aún me pongo nerviosa, porque cada nominación trae su alegría, su afán, su ansiedad. Pero trato de utilizar esas energías de los nervios y todo lo que pasa por mi cabeza y por mi cuerpo para ponerlo en sensaciones positivas y esperar que nos ganemos el Grammy y si no, celebrar como si hubiéramos ganado porque estamos ganando y nos sentimos ganadores.¿Cómo fue escogida para hacer parte de la banda sonora del filme Annie?¿Le ha traído muchos réditos artísticos?Me hacen la propuesta directamente de Sony Pictures, apenas me lo propusieron me emocioné muchísimo, es de esas oportunidades a las que uno dice sí, de una vez. Escuché la canción, me pareció divina, la historia, el hecho de que sea un clásico de Broadway también. Y bueno, estamos siendo parte de la historia de la música colombiana, pero ya incursionando y saliendo para otras fronteras. Entonces, sí, esto nos trae mucho reconocimiento y me da gran satisfacción.¿Cómo fue esa experiencia de tocar junto al maestro Carlos Santana?Una experiencia bastante enriquecedora. Recuerdo muchas de sus frases. Desde que nos vimos nos hablaba de dar luz, de hacer música con el corazón, de no olvidarnos de lo que somos nunca. Y otra de las cosas que nos dijo fue que hay artistas que son como el mar, que dan vida, que traen cambios y otros como ¡las piscinas! (risas). Cuando terminamos de grabar la canción con él en Las Vegas nos invitó a su casa, nos mostró sus cuadros con músicos con los que compartió y quiso mucho como Jimmy Hendrix, nos mostró el teatro donde él ensaya y para nosotros fue una experiencia bonita, de la que aprendimos mucho porque siempre hablábamos de música y nos quedamos impresionados porque él nos llevó a la intimidad de su casa y se abrió con nosotros de una manera muy sincera.¿Cómo le ha ayudado su carrera de sicología en su trayectoria musical? La sicología me ayuda a tener los pies sobre la tierra, porque cuando uno es sicólogo aprende a ponerse en los zapatos del otro, entonces nunca me ha gustado pasar por encima de los demás sino ser flexible y a veces muy blanda,como me decía estos días ‘Slow’ que había dicho ‘Tego’ (Calderón): la ‘Goyo’ es muy noble, muy blandita (risas).¿Es complicado trabajar con el marido y el hermano a la vez?Tiene la ventaja que cuando tenemos dificultades las resolvemos entre nosotros y tratamos de que no afecte los conciertos ni nada más. Y asimismo como familia celebramos, cuando tenemos un triunfo no es solo para la banda o los fans, sino para una familia, que ya lo somos. ¿Es la ‘voz cantante’ de la banda dentro y fuera de ella o su rol ha cambiado?Los roles dentro de la banda han cambiado, creo que para bien. Porque cada vez más vamos aprendiendo cómo es el negocio de la música. Antes solo nos preocupábamos por cantar y hacer los conciertos y ahora somos mucho más conscientes de muchas cosas que debemos hacer, como estar en más contacto con nuestros fans, hacer ‘merchandising’, tratar de comunicarnos directamente con la gente que siempre nos ha seguido. Y el rol que yo tengo ahora es el manejo de las redes sociales, me encanta, nosotros mismos tratamos de hacerlo y también, nos toca algo de negocio, pero creo que es en lo que menos somos buenos.¿Que ha sido lo más duro de manejar por el hecho de ser famosa?Que a veces estoy en el supermercado mirando lo que voy a llevar para la casa o en otras ocasiones no hemos dormido bien, estamos como dormidos y los fans nos solicitan y nos dicen, pero si ustedes son alegres, ¿por qué están así? Entonces tenemos que explicarles que es que estamos cansados, que fueron tantas horas de viaje, toda la cosa. Algunos fans que se sienten mal les contamos y a otros no, pero hacemos el mayor esfuerzo para saludarlos y tomarnos las fotos y hacer lo que nos pidan.¿Cómo se benefició Chocquibtown por el hecho de que su tema ‘Pescao envenenao’ hiciera parte de la banda sonora de la película Paraíso Travel, de Simon Brand?La aparición de Chocquibtown en Paraíso Travel, del director colombiano Simon Brand es una aparición muy hermosa, porque la protagonista Ana de la Reguera sale cantando un fragmento de ‘Pescao envenenao’ y yo creo que llega porque Simon Brand es un director muy curioso, está atento a lo que está pasando en la movida de la cultura latina, colombiana, americana y en el momento en el que él llega a Colombia y escucha la música colombiana considera que Chocquibtown debía estar en su película. Y qué buen momento que nos dio y de verdad que nos sentimos agradecidos y muy halagados por la aparición en esa película. Tuve la oportunidad también de trabajar con él en un video que sale este año si Dios lo permite. ¿La música del Pacífico será siendo esencial en el futuro más próximo de Chocquibtown?La música del Pacífico siempre será esencial, porque, valga la redundancia, es la esencia de lo que nosotros somos, como los boricuas siempre van a su sonido salsero, nosotros tenemos como recurso los sonidos latinos, la salsa, el bugaloo y muchos más, el pop. Tenemos en consideración también la percusión del Pacífico, a la hora de pronunciar una palabra, de hacer una canción y de encontrar las frases siempre tienen que ver con el Pacífico porque si no, dejaríamos de ser nosotros. ¿El proyecto de hacer canciones para niños en qué anda?Es un proyecto que no ha terminado, pues las canciones van apareciendo a medida que voy ejerciendo de mamá también, eso me ha ayudado muchísimo y ese es un proyecto que viene y que sé que algún día verá la luz. Jairo Varela fue su primo en segundo grado. ¿Recurrió a él en algún momento para que le diera un empujoncito o para hacerlo partícipe de sus proyectos musicales? ¿O para pedirle consejos?Jairo para mí es un gran referente, yo creo que de la única orquesta de salsa que yo soy fan, fan, fan, es del Grupo Niche y las veces que tuve la oportunidad de sentarme con él a hablar de música fue cuando sacamos el álbum ‘Somos Pacífico’ que se tomó la disposición de escuchar track por track y hacerme un comentario de cada canción. Y una de las cosas que más le gustaba era cómo sonaba la parte tradicional de Chocquibtown: los platillos, las tamboras. Me decía, ‘Goyo’, ¡qué bacano! Muy poca gente logra que la música suene así tan bien y para mí eso fue bastante halagador. Tambén cuando nos ganamos el Grammy Latino recuerdo que fuimos a grabar Calentura en el Estudio de Niche, porque él siempre nos los ofrecía. Y él era muy amplio a la hora de hablar y de poner a disposición sus cosas con nosotros. Nos dijo que se moría de la felicidad, que estaba muy emocionado por eso y que felicitaciones. Me decía, ‘hasta te veo más bonita, ese Grammy te ha cambiado, estás radiante’ y todas esas cosas y cuando recuerdo eso me lleno de mucha emoción. ¿Por qué cree usted que no ganaron cuando se presentaron en 2006 en el Petronio Álvarez y solo le dieron mención especial?Creo que Choquibtown no ganó el Petronio Álvarez porque fue la primera vez que en el Petronio se presentó una banda con un computador en vivo, de ahí hay muchos grupos que lo han hecho. Pero esa fue la primera vez y eso fue un choque para muchos músicos tradicionales que estaban en el jurado, que no sabían qué hacer con nosotros, porque cuando salimos el público no solo del Chocó sino de Colombia entera nos aplaudió: la gente de Guapi, de Tumaco, de Cali, entonces nos declararon fuera de concurso. Nunca pensamos en ganar sino en ir a mostrar lo que nosotros hacíamos y que la gente del Pacífico nos diera el aval, y como dice Jorge Barón, nos diera la patadita de la buena suerte (risas).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad