ENTRETENIMIENTO

Galy Galiano, el nuevo galán de telenovela

Agosto 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Anderson Zapata e Isabel Peláez | El País.
Galy Galiano, el nuevo galán de telenovela

El cantautor revela cómo fueron sus inicios en la música, cómo supero los obstáculos y apostó por el amor de su familia. Su vida será convertida en serie, de estreno próximo.

Galy Galiano, con sus  ancestros italianos,  dista mucho  ser un adonis, pero ahora será el galán   de una  telenovela. O por lo menos inspiró una basada en su vida y obra, que lleva el nombre de su libro autobiográfico ‘Todo es prestao’. 

El intérprete de éxitos como ‘Frío de ausencia’, ‘Y me bebí tu recuerdo’, ‘La cita’, ‘Amor de primavera’, ‘Dos corazones’, ‘Amor sin alma’,   no tendrá más ‘Miedo del olvido’, pues su historia será contada en  la producción de RCN TV. 

Allí muchos conocerán a través del actor  caleño Brian Moreno,  al cantautor que  convirtió en  éxitos, en los años 80 y 90, desde  baladas, chucuchucu, rock and roll, música popular y rancheras  hasta  salsa. No en vano su representante, Jésus Vides, lo define como “un camaleón” por su versatilidad.   

Para sorpresa del propio Galy,   fue el primer artista   colombiano en aparecer en la lista Billboard con tres canciones: ‘Espérame’, ‘Frío de ausencia’ y ‘Escríbeme’. Y en el

Madison Square Garden se presentó junto al Gran Combo de Puerto Rico cuando el disco ‘Sólo Salsa’ (1992) que incluía  ‘La cita’,  vendió un millón de copias en Nueva York.

La historia, próxima a salir en televisión,  contará  que Carmelo Galeano Cotes nació el 10 de febrero de 1958 en Chiriguaná,  Cesar. Que su abuelo, un boticario italiano, llegó a esa población  vendiendo baratijas y ungüentos, y la encontró tan exótica  que se  quedó allí con sus siete hijos, una familia mitad guajira, mitad italiana,  de la cual Galy es el mayor y el famoso. 

“Nosotros venimos de la nada, pero  el que nace de policía, del cielo le cae el bolillo”, dice su hermano   Orlando Galeano, refiriéndose al autor de ‘Me bebí tu recuerdo’, que  no toma licor y que, por culpa de un ‘Amor de primavera’,  casi pierde a su esposa. 

¿Cómo fue la infancia de Galy Galiano, entre el fútbol, el campo  y el colegio?

Mi mamá tuvo una tierra cerca a la estación de Chiriguaná, que quedaba a unos cuatro kilómetros de la ciudad. Vivíamos en la finca Barahona, yo me iba en ‘cicla’  hasta el  colegio.  Mi mamá  criaba pollos y  gallinas y yo vendía los huevos, cocidos,  a los pasajeros que iban en el tren.  Mi papá trabajaba  en Ecopetrol en Barrancabermeja,   iba y venía. Fue una infancia muy bonita,  me gustaba esa finca,  al lado pasaba una quebrada cristalina. Eso me marcó.  

¿Qué faceta suya es aún  desconocida?

Pinto al óleo y  he estado escribiendo el libro ‘Todo es prestao’,  con  mis vivencias, anécdotas e historias y que   pienso sacarlo   ahora que se presente la serie. Antes escribí  la novela ‘La mariposa azul’, una historia de amor de  1920, que también publicaré. Esa era  una faceta mía que no conocía, la de  escribir e inventarme historias. 

¿Qué le gustaba hacer siendo  niño?

Chiriguaná no es como la ciudad que hay cine o discotecas, uno tenía que inventarse  maneras de pasar el rato. Tenía  muchos amigos e  hicimos un grupo,  ‘Diamantes del Cesar’.  Escribir canciones era un  juego,  las hacía porque los amigos me las  pedían   para sus novias.

¿Y cómo surgió la idea del grupo?

A raíz de que fabrico un  bajo y    andaba para todos lados con este.  Con otros  amigos   buscábamos piezas para crear más  instrumentos, éramos una recocha y con todo y  eso nos salían toques en  pueblos cercanos.

¿Cómo crea a los 12 años un  bajo?

Un día me fui a un pueblo cercano con la idea de construir un bajo, compré un tablón de cedro, lo dibujé, lo corté y lo armé.  Me ilusionaba ver cómo sonaba, después vino la parte difícil,  ejecutarlo. La fortaleza de la  serie y de mi vida es esa, la del soñador  que no precisa cómo es el nivel de su sueño para lograr las cosas,  estas se van dando. Yo aparecí en la revista Billboard  y ni  sabía qué era eso. Vine a saber que mis canciones  estuvieron en primer lugar allí cinco años después, suena surreal, pero así fue. En mi primer viaje a Guatemala  todos sabían que  me llamaba Galy Galiano menos yo;  me di cuenta al ver en el aeropuerto  a una muchacha con un cartel que decía: “Bienvenido Galy Galiano”.

¿Cómo es que fue el último en enterarse de su nombre artístico?

Una vez  estaba yo sentado con el productor cubano Ricardo Acosta, en Bogotá, él sacó  una hoja y escribió varios   nombres, me dijo  que me   estaba buscando uno artístico. Le comenté que en el  cuaderno en el que escribo mis  canciones firmaba ‘Galia’, por Galiano.  Escribió: ‘Galy Galiano’, pero no dijo nada. Cuando llegué de gira a Guatemala no sabía que ya ese era mi nombre oficial.

¿Es cierto que en un comienzo querían que cantara vallenatos?

El productor cubano Ricardo Acosta   le llevó una cinta con música mía al gerente de la compañía de discos para que la escuchara. Pero este  se paró enérgico, le dio stop a la máquina de carretes    y armó un escándalo,  creía que, yo por ser costeño,  cantaba  vallenatos y se encontró con baladas. Y archivó la cinta, luego un centroamericano  se la llevó a Guatemala y a México y fue un éxito. 

¿Al enterarse usted  de que estaba en  Billboard, cómo reaccionó?

Un día  llegué a la compañía y  me sacaron un afiche  donde  estaba en esos listados con  canciones mías que estaban sonando en el mercado latino.  Decía que era el artista que más discos vendía. Pensé que era bueno, pero no dimensionaba qué tan bueno era.

¿Es cierto que  no la va con el  licor?

He sido  sano en ese aspecto, no lo preciso, me gustan más las mujeres.

¿Entonces su pasión son las mujeres?

Necesito mis musas para  escribir. Necesitas esa parte sensible de querer escudriñar dentro de una mujer para saber qué tiene ella que yo necesite,  eso es causal de constantes enamoramientos.

¿Es verdad que un seguidor suyo lo obligó a besar a la esposa de él?

Sí,  un día un tipo me dice que le dé un beso a su esposa,  se lo doy en la mejilla,  insiste en que sea en la boca. No sé qué beneficio sacaba él, pero   a  mí me gustan las mujeres y ¡tocó!

¿Qué tal es usted para la actuación?

En ‘Pedro, el escamoso’ y  en ‘Los Reyes’  me llamaron para hacer de mí mismo. Me invitan para darle alguna relevancia a la novela, pero es todo.  No soy actor.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad