ENTRETENIMIENTO

‘Fuego entre las piernas’, la verdad de Luly Bossa

Septiembre 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Sergio Villamizar l Colprensa
‘Fuego entre las piernas’, la verdad de Luly Bossa

Luly Bossa se ha enfrentado a diferentes pruebas en los últimos años, a raíz de la adicción de su hijo mayor y la enfermedad del menor, distrofia muscular de Duchenne.

“Esta vez sí me desnudé” dice la actriz Luly Bossa, quien decidió contar su propia versión de los hechos de su vida, incluido el video íntimo que fue divulgado.

Hoy que los canales y productoras de televisión se alimentan de historias reales para sus series y telenovelas, la vida de Luly Bossa ha sido un drama cargado de momentos complicados, de verdaderos retos y dificultades que ha enfrentado con la frente en alto, llena de esperanza y mucha fe.

Ahora, su historia ella la decidió narrar en ‘Fuego entre las piernas’, que va más allá de ser una autobiografía. Representa la historia de una mujer como  cualquier otra en Colombia, tan sólo con la diferencia de que esta barranquillera criada en Cartagena, para bien o para mal, es famosa.

Bossa no es complaciente consigo misma, pero la historia va girando en torno a sus hijos, su trabajo y su espiritualidad.

La narración va desde sus raíces hasta el sonado caso del video íntimo que fue divulgado, seguido del desarrollo de la demanda que interpuso, en medio de su trabajo actoral, el embarazo de su segundo hijo y las amenazas que recibía desde la cárcel, así como el enfrentar las adicciones de su hijo mayor y la enfermedad del menor: distrofia muscular de Duchenne.

Sin filtros

¿Cómo fue recordar y escribir cosas del pasado que en muchas ocasiones no fueron gratas de vivir?

Siempre sirve regresar y recordar ese tipo de cosas aunque nos dé pereza. Era una necesidad que estaba gritando solita y solo debía buscar el instrumento perfecto para narrar la historia. No podía imaginarme que cada capítulo generara las emociones que ya los lectores empiezan a decirme que han sentido.

¿Cómo fue la construcción de esta historia, su historia?

Ha sido de manera un poco cronológica. Empieza un poco antes de tener a mi hijo Lucciani, donde me descubro como madre soltera, pero entendiendo que no he sido ni la primera ni la última, más bien que es un común denominador en América Latina. 

Empiezo a narrar mis emociones, pero también un inventario de errores, a través  ellos quiero que la gente vea que muchas cosas que me pasaron a mí, ellos también las pueden vivir. 

¿Es complicado escribir y mostrarse así en un libro?

Esta vez sí me desnudé, aquí sí me empeloté. Es una invitación para que realmente me vieran en la intimidad porque la desnudez del alma es la más difícil de hacer.

Aquí sí los metí en mis zapatos, incluso en el sexo, esa parte la describo de manera muy erótica, porque me gusta respetar el sexo con poesía y romanticismo, sin dejar de llamar las cosas por su nombre.

Y el título ¿no le parece un poco fuerte?

Lo primero que la gente se pregunta cuando lee el título, ‘Fuego entre las piernas’, es “esta vieja qué fue lo que escribió”, pero lo que se van a encontrar es una vaina totalmente distinta, con una disertación desde la antigüedad, desde Sansón o aquel pasaje histórico donde las mujeres pararon una guerra cerrando las piernas a los maridos y cómo se ha caído ese gran valor que las mujeres tenemos, cómo yo misma no lo valoraba, tan sólo después de errores, traiciones y caídas me doy cuenta que no vale la pena ser caneca de basura de nadie. Trato de ayudar a que otras mujeres abran los ojos como yo lo hice.

¿Cómo está su relación con Dios?

Está presente a lo largo del libro, como alguien vivo y que está conmigo, que me gustaría que la gente conociera a través de mi tragedia, mis risas y mis lágrimas. En el libro hay tres pilares, Dios, mis hijos y mi trabajo, mi arte.

¿Cómo fue la experiencia de escribir su primer libro?

Cuando  me sentaba a escribir primero oraba. Lo curioso es que los capítulos aparecían con título, como el caso de ‘Raíces del alma’ que es un homenaje a mi madre y a las mujeres de antes de mi Caribe porque es necesario volver a mis raíces.

¿Cómo manejó todo lo que tiene que ver con la demanda por la divulgación de su video íntimo?

Todo está documentado. Lo primero que hice al abordar el tema fue hablarlo con mi abogado, quien me dio la autorización porque contamos con todo por escrito y es algo que ya está juzgado.

Por eso en el libro la gente encontrará los documentos, correos, cartas, todo lo que tiene que ver con el expediente, así como la forma como intentaron chantajearme desde la cárcel para que no siguiera, lo que llega a ser tipo de novela, y así quería que fuera porque mi vida laboral transcurre entre telenovelas, series y obras de teatro.

En el libro le dice a su hijo mayor que espera que lo lea…

Sí, pero creo que no ha pasado de la página 50. Ahora está logrando el placer de la lectura y quiero que lo lea porque es mi historia y la suya.

Además, hablo muy de frente en todos los temas, incluso de las adicciones y los demonios de un adicto, recogiendo toda una serie de enseñanzas espirituales que me han ayudado y que quería que quedaran plasmadas, porque todos hacemos parte de la historia de todos.

Seguir adelante pese a los problemas

¿Cómo fue seguir actuando en medio del caos de la publicación del video íntimo y la demanda?

Orar, mis hijos y actuar fueron mi salvación. En medio de todo ese caos, acababa de estallar el escándalo del video y yo estaba actuando en una telenovela y tenía una escena de cama, mientras esperaba a mi abogado para que le firmara el poder y él se fuera a poner la demanda. Era mucha tensión y se me notaba, porque me lo dijo el director, quien con mucho respeto me indicó  que sabía por lo que estaba pasando, que era muy duro, pero que tenían que grabar, y así lo hicimos.

¿Y el público, cómo la trató en ese entonces?

Dónde más he sentido tanto el apoyo como el rechazo, ha sido en el trabajo. Para mí Caracol Televisión se convirtió en mi casa, pero en el otro canal, luego de ‘Las noches de Luciana’, no he vuelto así haga el casting y el libretista diga que ese papel se hizo para mí, pero no es algo que me quite el sueño.

En las redes sociales hacen mucho matoneo y se necesita una reeducación para que la gente entienda el poder que llegan a tener las palabras, tanto para bien o para mal.

Ahora está la parte de las redes sociales que es tremenda porque desde el anonimato se sienten con la valentía de decirte muchas cosas.

¿Y ahora el monólogo?

Venimos con una primera temporada en Bogotá el 15 de octubre, que cuenta con canciones mías y musicalizadas por Miguel de Narváez. Estoy en plenos ajustes de canciones mías, coreografía, porque es drama, comedia y musical es bastante difícil.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad