Felipe Peláez celebra sus diez años de trayectoria junto con sus amigos

Agosto 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País
Felipe Peláez celebra sus diez años de trayectoria junto con sus amigos

Hace cinco años que Manuel Julián Martínez es el acordeonero de Pipe Peláez.

Felipe Peláez celebra sus diez años de trayectoria con una producción en la que canta sus propias composiciones y clásicos del vallenato.

Este periodista ha compuesto canciones para otros intérpretes del vallenato como Peter Manjarrés, Iván Villazón y los Hermanos Zuleta, y de otros géneros como  Joe Arroyo y Juan Luis Guerra, pero  también ha gestado  éxitos con su voz  como ‘Cuando quieras quiero’, ‘Borracha’, ‘Loco’, ‘Tan natural y ‘El amor más grande del planeta’.  Felipe Peláez Rodríguez, con diez años de trayectoria cumplidos en la música junto a su acordeonero Manuel Julián Martínez,  se da ahora el lujo de invitar a sus amigos. Entre ellos figuran Beto Zabaleta, Fabián Corrales, Jean Carlos Centeno, Iván Villazón, Julián Rojas, Osnaider Brito, Peter Manjarrés, Ray Pérez, Los K Morales, Mateo López, Eris Escobar,  Alex Manga, Miguel Morales, Orlando Acosta, ‘Juancho’ de la Espriella, Grupo Kvrass, Poncho Zuleta, Alfredo Gutiérrez, Cocha Molina, Daniel Calderón, Ray Pérez y  Ronald Urbina, entre otros.   Luego de la gira promocional de su producción, 'Felipe Peláez y sus amigos’, irá a Ecuador por primera vez y volverá a Venezuela. Además anuncia que, como ha sucedido en los últimos años, estará en la Feria de Cali.  ¿Cómo surgió la idea de cantar con tantos amigos? No queríamos dejar pasar este gran motivo: mis diez años de trayectoria musical, para celebrar. Hicimos una preproducción muy  especial con Manuel Julián y el resto de los muchachos. Escogimos  canciones representativas y de fácil ubicación entre el resto de los artistas, para su posterior interpretación.  Arrancamos con 35 y 40  hasta que llegamos a  este repertorio reducido de 15. Convocamos a compañeros  del folclor, desde Poncho Zuleta, que es nuestro máximo intérprete, hasta  llegar a la nueva generación. Es un álbum lleno de sorpresas, variedad y diversión. Jugamos mucho con la conjugación vocal. Hay canciones que hicimos de a cuatro voces,  de a dos, incluso  hay una en la que estamos 15 cantantes.  Y en total son ocho acordeoneros liderados por Manuel Julián.    ¿En cuál canción se reúnen los 15? En ‘La molinera’, la única que no es de mi autoría, es del maestro Rafael Escalona, es un clásico del vallenato y siempre había querido grabarla. ¿Cómo surgió ‘Aquí me tienes’? Es nuestro segundo sencillo. Arrancamos el álbum con la canción ‘Pero qué hago’, que grabamos con Martín Elías Díaz. Y ‘Aquí me tienes’ es una canción hecha para enamorar, para conquistar, halagar a la mujer como debe ser, con firmes y buenas intenciones, muy por nuestra línea, a lo que ya tenemos acostumbrado a nuestro público. Es  bonita, diciente, a la gente le ha encantado en todo el país. Próximamente tendrá vídeo. ¿Y para usted qué es un ‘Amor del bueno’, como  dice un  tema suyo?  Ah, un amor  del bueno es aquel que llena pero  no satura;  aquel que sabe complementar, mas no dar todo. Aquel  que respeta, pero que también exige. Un amor del bueno es  aquel que varía. Como el que usted está viviendo... hace poco se casó al escondido.Bueno, eso no fue así  como lo han puesto algunos compañeros de los medios de comunicación. Yo me había casado hacía cinco años sino que lo hice más por respeto al sacramento y al hogar supremamente católico. Me pareció lindo hacerlo. La vaina fue que lo hicimos improvisado, hablamos con el padre y dijo que podía un sábado, y dije “listo, le llego”. Pero que mis amigos  no se preocupen que la fiesta será en diciembre, así que vayan ahorrando que de esta no se salvan, esa lluvia de sobres no la pela nadie. ¿A dónde se fueron de luna de miel? Estuvimos en Argentina, pero  más que  luna de miel fue un paseo familiar. Ese compromiso sí estaba pendiente desde hace mucho rato, que los niños conocieran la nieve, y los llevamos a que cumplieran el sueño. Ya en pareja  nos pensamos ir con más tiempito, vamos en septiembre a Europa, Dios mediante. En estos diez años de trayectoria ya recibió un Grammy Latino, pero  además se propuso ser  vendedor de discos y lo logró,  ¿no es así? Sí, con  Codiscos realizamos  un ejercicio comercial bien interesante,   simpático y  atractivo. Yo me tomé a pecho  cumplir con mi gran sueño de conseguir un Disco de Diamante y los que me conocen saben que  soy terco. Me puse a tocar puertas en todas las empresas de mis amigos y con las que he tenido contacto alguna vez y elaboramos  una bonita estrategia  comercial la cual sacamos adelante,  más de 140.000 unidades. Somos un grupo de trabajo y tratamos de hacer música limpiamente, que nos llene en todo sentido, pero siempre  para  que  la gente pueda identificarse  y apropiarse de nuestro mensaje. ¿Cuando una canción se va de sus manos a las de otro cantante y se vuelve éxito,  siente nostalgia de que no vuelva a usted? Sí, por supuesto. Es una sensación curiosa. De hecho,  el ejercicio ya lo hemos hecho anteriormente y en este álbum está presente. Hay una gran cantidad de canciones que han sido éxitos en voces de otros y   la gente valora y nosotros también   manejar nuestras propias versiones. Canciones mías como  ‘El patatus’ (Iván Villazón lo interpreta),  ‘El papá de los amores’ (Peter Manjarrés),  ‘Los ay ay ay’ (Hermanos Zuleta) son  interpretadas por otros, pero la sensación de cantarlas en tu propio proyecto es muy bonita. Usted empezó tarde en la música, ¿piensa que los 15 años fue una buena edad para iniciarse en esto? La verdad que no. En mis planes no estaba, yo lo hice por reflejo de mi hermano mayor y   me  pareció chévere y empecé a darle a la guitarra, y dije ‘ve, fácil’. Y decidí arrancar.  Comenzar en la música a los 15 años es un poco tarde,  lo ideal es  a los 7 años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad