Fanny Lu es descrita por su profesora y sus amigas del colegio Bolívar

Diciembre 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez y Verónica Gómez, reporteras de El País.
Fanny Lu es  descrita por  su profesora y sus amigas del colegio Bolívar

Fanny Lu.

El País habló con la cantante y jurado del reality de talento ‘La Voz Colombia’, una caleña sensible y luchadora a quien amigos y profesores del Colegio Bolívar describen como portadora de un sentido social innato y un corazón de oro.

Fanny Lucía Martínez Buenaventura nació el 8 de febrero de 1973, en Cali, y es egresada del Colegio Bolívar, ‘Clase 92’. Su amiga, la diseñadora de moda Johanna Ortiz afirma que: “Llevaba el arte en las venas, pintaba divino”. Y otra amiga, María Antonia Quevedo recuerda: “Siempre ha sido una artista, pero nunca supe que le gustaba cantar. Ella lideró el diseño del anuario. Y hacía unos cuadritos con tinta china y colores muy lindos”.Eso sí, siempre ha visto en ella a “una mujer echada para adelante, con mucha fuerza y capaz de llegar al cielo si se lo propone. Estoy muy orgullosa de verla alcanzar sus sueños con humildad. A pesar de la fama y el éxito sigue siendo ella misma”, dice María Antonia.Con ella coincide Manuelita Velasco, la profesora de química de Fanny: “Hace unos años tuvo concierto en Cali y anduve con ella todo el día. Sentí alegría de ver que seguía siendo la misma persona linda, alegre, sencilla. Siempre ha sido una cajita de música”. Dice con orgullo que “era una excelente estudiante, se destacaba en ciencias, matemáticas y en artes. Era muy seguidora de las reglas. Sacaba unas calificaciones excelentes”. Y Fanny Lu se lo admitió a El País: “Nunca perdí una materia ni en el colegio ni en la universidad, era muy aplicada. ¿Pero sabes por qué? Es que odio perder tiempo, me parecía fatal repetir las cosas”. Manuelita recuerda que en el colegio “Fanny participaba en los musicales actuando, bailando y cantando en los coros, no era la voz principal. Pero bailaba muy bien, en eso se destacaba. Quizá allí ella llegó a darse cuenta que le gustaba la música”. Uno o dos años después de haberse graduado, una de sus compañeras tuvo un accidente de tránsito que la dejó en una silla de ruedas. “Por esa amiga, Fanny creó una fundación. Siempre ha sido un gran ser humano”, acota Johanna Ortiz. La Fundación se llamó Luz de Esperanza y tenía como objetivo ayudar a la familia de la niña, quien pasaba por reveses económicos y no tenían cómo costear el tratamiento. La mejor amiga de Fanny fue Ariel Felton, hija del rector del colegio en ese momento. “Participaban en todo lo que podían, eran muy parecidas, monitas, crespas, solo que Ariel tenía ojos azules. Ella fue una de las víctimas del accidente de American Airlines. Pasó cuando ya se habían graduado, pero Fanny me decía después que la pérdida de su amiga había sido muy dura”, relata Manuelita. Además de perder a su mejor amiga, el padre de Fanny (abogado) falleció cuando ella tenía 19 años y cursaba segundo semestre de ingeniería industrial. Hoy ella dice: “Mi papá es mi ángel en el cielo, y mi madre mi ángel de carne y hueso”. Sobre él le dijo a El País en julio de 2011: “Hice una balada (‘Un minuto más’) con Noel Schajiris, que le escribí a mi padre, a quien extraño todos los días de mi vida. Ahí le pido a Dios un minuto más con mi papá para decirle muchas cosas que no le dije”. Aunque ha esquivado revelar su faceta como mamá (tiene dos hijos: Mateo y Valentina), los colombianos han visto su lado maternal con su equipo en ‘La voz’. “Es una mamá se ríe y llora con uno, nos defiende, se preocupa porque estemos bien emocionalmente”, dice el caleño Juan David Becerra. Incluso Ignacio Peña, del equipo de Montaner la describe como “un ángel. Se involucra mucho con la gente de su equipo, les tuitea todo el día, son como amigos. No te imaginas cómo baja después de las eliminaciones, destrozada, es muy sentimental, muy espiritual”. Diana Ruiz, quien trabaja con ella desde hace siete años, y este año comenzó a manejarle las relaciones públicas, dice que Fanny es “excelente profesional, perfeccionista, exigente y comprometida”, eso sí, su defecto es ser acelerada. En otro tema en el que es hermética Fanny es sobre su matrimonio. En el 2011 le confesó a El País, que cada seis meses le inventan un divorcio con su esposo, el empresario Juan Carlos Madriñán. “Hasta mis amigas me llaman a preguntarme si es cierto... Mi vida privada es mi vida privada y me gusta mantenerla así”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad