ENTRETENIMIENTO

Experto explica los pasos para convertirse en todo un galán de la seducción

Noviembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País
Experto explica los pasos para convertirse en todo un galán de la seducción

Gerardo Magnano, fundador e instructor de la Academia Argentina de Seducción para Hombres ‘Superación masculina’.

Un argentino que sufrió serios problemas de autoestima y que ahora, ya superados, tiene una novia colombiana, dictará un seminario para recuperar el amor propio y tener éxito con las mujeres.

Cómo ser más atractivo, mejorar el lenguaje corporal, proyectar la personalidad de una manera más interesante para las mujeres, iniciar conversaciones en todo tipo de situación, en el avión, en el tren, en el bus, camino a la calle o comiendo una pizza con tus padres, y cómo lograr el éxito con ellas, es lo que promete lograr en sus seminarios Gerardo Magnano, fundador e instructor de la Academia Argentina de Seducción para Hombres ‘Superación masculina’. El instructor en seducción, que estará en Bogotá, el 29 y 30 de noviembre; el 6 y 7 de diciembre en Medellín, y los próximos 12 y 13 de diciembre, en Cali, dice que “sumado a lo visto en el aula habrá dos sesiones prácticas, una de día y otra de noche, en una discoteca. Llevaré a mis estudiantes a que pongan en práctica lo aprendido, iniciando conversaciones con mujeres en parques, plazas, cafés, la calle y los centros comerciales. Y en la noche los llevaré a hacer la misma actividad en la discoteca”.Magnano, que es un tipo atractivo, pero que en una época tuvo una baja autoestima que lo hacía tener pánico a entablar una charla con una ‘mina’, como dicen en su país, ofrece entrenamientos presenciales y a distancia, personalizados o grupales. Aunque la palabra “seducir” proviene del latín seductio, (acción de apartar) y, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, en su primer acepción, es “engañar con arte y maña”, Magnano parece estar más de acuerdo con el concepto del escritor Arthur Love: “la seducción es el arte de hacer feliz a la mujer”.Hablamos con él sobre las tácticas de superación masculina y seducción que enseñará en un seminario de trece horas.Tácticas de superación masculina1. Las mujeres no son un objeto “En Argentina las mujeres son vistas como un objeto, hay una denigración de la mujer, una cosificación. El hombre no entiende que ella tiene emociones, miedos e inseguridades igual que él. Para hablar de superación, debemos empezar entendiéndonos primero como hombres, aceptando que no tenemos que ser el macho latino, el tipo que no llora. Aceptando que somos sensibles, que tenemos inseguridades y enamorándonos de nosotros mismos. Aceptar que como uno es, sí puede ser exitoso con las mujeres, no tratando de ser alguien que no somos, no tenemos que sentirnos ridículos para hacer algo que no sentimos. Una vez que uno logra aceptarse, puede pasar a enamorarse de la mujer en su esencia. Si no lo hace, será el típico tipo que aborda a una mujer y trata de sorprenderla con dinero o con cualquier cosa, sin éxito alguno.2. Manejar el lenguaje corporalSi te acercás a hablar con alguien, por nada del mundo lo hagás con las manos en los bolsillos, encogiendo los hombros o mirando hacia abajo. No debes mostrar indicios con tu cuerpo de que estás demasiado inseguro o nervioso. Porque está bien que estés nervioso, eso lo hace más real. Tampoco hay que mostrarse cual Casanova, porque cuando uno está trasgrediendo el típico “no hables con extraños en la calle”, debe tomar sus precauciones (no vaya a ser que la caperucita le salga una loba feroz).Terapia del espejo Hablale en casa al espejo como si fuera una mujer y pensá qué estás transmitiendo. Mirá si te ves creíble, seguro o nervioso. El lenguaje corporal es la representación física de tus pensamientos, si eres prepotente, eso va a transmitir tu cuerpo, si eres miedoso, eso vas a reflejar. Trabaja la parte interna, mental, para exteriorizarla.Uno puede fingir que está seguro, pero si es mentira, tarde o temprano esa fachada se caerá. 3. Cómo iniciar conversaciones con mujeres en todo tipo de situaciónEn Argentina en 2008 cuando se empezó a prestar cierta atención mediática a las academias de seducción, nos mostraban como una farsa, como ‘no puede ser posible esto’, ‘el seductor nace o se hace’, ‘eso no se puede aprender’. Y fui desafiado por un periodista famoso a tener una contienda de seducción en la calle, para ver quién podía hablarle a una chica y conseguir su número telefónico, le gané de manera abrumadora. La gente se dio cuenta de que esto sí se puede aprender.Mandamientos del seductorEl que duda pierde. Si siente atracción por alguien no lo piense mucho y antes de que la mujer se dé cuenta de que está como un acechador mirando, tome acción, vaya y háblele, por más que esté nervioso, por más que le tiemblen las piernas, por más que sude. Si vos como mujer estás sentada en un avión rumbo a Madrid y hay un tipo a cinco metros tuyo que no te para de mirar, de repente te va a entrar miedo o incomodidad y decís: ‘¿qué pasa, está loco?’ o imaginás que ‘es un violador’. Uno debe evitar dar esa impresión.La política y la religión no se tocanLos temas vetados son los polémicos, de política es de lo último de lo que se debe hablar y de religión. Tampoco trate temas que en su contexto cultural sepa que pueden traer una polémica automática.Es preferible poner un tema trivial o ser directo con lo que siente. Si uno está en un vuelo y ve a una chica atractiva, no tiene que dar vueltas. Debe pararse de su asiento y decirle: “Te voy a ser sincero, me pareciste simpática, muy natural y quería conocerte”, y la interacción se va dando. Uno no puede llevar un guión, debe disfrutar el proceso.Intelectual, no nerdoLa intelectualidad debe ser dosificada. Es bueno ser una persona culta, informada y cada hombre puede buscar la manera de encontrar cómo ser interesante, sin necesidad de mentir, pensando en lo que quiere lograr y poniéndose a la tarea. No pases por pesadoEl miedo más grande de un hombre es iniciar una conversación con una mujer. Si te arriesgas a hacerlo de una manera natural y ella te rechaza, es un indicio de que no le interesas, porque no valora por lo que acabas de pasar. Uno se da cuenta cuando alguien no quiere que uno le hable, da vuelta a la cara, te da un poco la espalda. No vale la pena insistir porque vas a terminar como un pesado. Cuando ella es receptiva, te sonríe, abre los ojos, está dispuesta a escucharte.Nada de engañosNunca hay que basarse en un engaño para seducir. Hay que comprender a la mujer. En Latinoamérica con el machismo, los hombres no suelen sentir sensibilidad por la mujer, la ven como un objeto con el cual se pueden acostar, como un trofeo. Hay que empezar a comprenderla, a sentir empatía por ella.Lo pasado, pasadoUna mujer que empieza a hablar de su pasado con un hombre, lo espanta. Uno no puede manejar un coche mirando el espejo retrovisor. El pasado pudo haber sido duro, pero si no lo superamos y nos preparamos para vivir el presente, no tendremos un futuro feliz con alguien. Si no se ha superado el tema de la o del ‘ex’ hay que trabajar en eso. Si alguien le pregunta, sea sincero, pero no busque contención en el otro. Cuente con sus amigos y allegados para desahogarse, pero cuando salga a conocer nuevas personas esté en cuestión más de dar que de recibir.4. ¿Dónde seducir?Se cree que la discoteca es el entorno más fácil para conocer mujeres, pero no abogo mucho por este sitio. El hombre que va a la discoteca lo hace bien peinado y arreglado, dispuesto a la conquista, y no es el mismo cuando va a la esquina de su casa a comprar pan y huevos para el desayuno. La mujer tampoco es la misma que va caminando por la calle rumbo a la facultad. Así que en la discoteca hay que darse libertad para relajarse, disfrutar del juego y pasarla bien, no tomarla como una situación estresante. Es mejor conocer mujeres en situaciones diurnas, ahí uno es tal cual es. En mi caso, amo leer, viajar, recorrer museos, aprender idiomas, entonces voy a actividades donde haya gente relacionada con eso. Así habrá un tema en común y la interacción se dará de manera fluida.En Colombia la gente se conoce bailando, eso es muy lindo. La seducción es corporal primero, después se sientan a hablar. Los argentinos no sabemos bailar, entonces hablamos, igual pasa con el uruguayo. El chileno es un punto medio y el brasileño se asemeja al colombiano con el tema del baile.La argentina tiene fama de ser un tanto histérica (el hombre también). Pero en otro país suele ser más abierta, sucede también con las colombianas, allí no tienen que ceñirse a las normas culturales propias.5. Frases clichéNunca digas: “Vos sos la más linda del lugar”, “Sos una princesa, divina, hermosa, me encantás”, eso es insultante para la mujer, porque va a decir ‘¿Todo lo que valgo es lo que soy por fuera?’ o ‘eso se lo dirá a todas’. Hay que hacer notar a la mujer algo más allá de la belleza física, su sonrisa, su actitud. Le va a resultar más atractivo que un hombre resalte cualidades que no todos han notado. 6. La seducción es mutua No tiene nada de malo que la mujer tome la iniciativa, qué bueno que ellas empiecen a entender que no deben quedarse esperando pasivas hasta que un hombre les hable. En Latinoamérica la mujer que seduce es tomada como “fácil” o una “cualquiera”. Hay que romper ese tabú.7. Cero alcoholNo hay que resguardarse en el alcohol para tener coraje al conquistar. Es desagradable que una mujer o un hombre con olor a licor se arroje a la seducción. Tampoco aguanta el tipo que trata de levantárselas a todas.8. Sea natural Ser tal cual somos es la mayor arma de seducción. La mujer se fija hoy más en la personalidad del hombre, más en que si es proveedor. “Hay que ser natural, proyectar una personalidad atractiva, ser seguros. Capaz que tengo un hobbie raro, me gusta hacer bonsais, pero no lo oculto”.9. Vístase cómodo, no chocanteSi salgo vestido en pantalón de gimnasia o con la ropa con la que juego fútbol, eso no va a funcionar. Vístase cómodo, tratando de no resultar chocante, bien afeitado o usando una barba bien arreglada. Quiera verse bien por amor propio.10. Sea simpático, no bufónNunca atienda el consejo femenino a la hora de seducir, las mujeres son las peores consejeras frente a cómo conquistarlas. Antes no me consideraba gracioso y cuando traté de serlo quedé mal. Con el tiempo aprendí a tener cierto humor que causaba gracia, pero nunca forzado. “Si lo empiezas a forzar vas a quedar como un bufón. Está bueno que la gente se ría con uno, no de uno”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad