ENTRETENIMIENTO

Eugenio Derbez habló de su éxito, sus proyectos y la familia

Julio 19, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño Mejía | Reportera de El País
Eugenio Derbez habló de su éxito, sus proyectos y la familia

Eugenio Derbez y Loreto Peralta trabajaron en ‘No se aceptan devoluciones’, como padre e hija. En un principio se suponía que el papel de Loreto era de un varón.

Hablamos con Eugenio Derbez, el comediante mexicano que logró la hazaña de hacer la película en español más vista en la historia de los Estados Unidos: ‘No se aceptan devoluciones’.

Eugenio Derbez, a sus 53 años, ha realizado por más de dos décadas un trabajo delicado en la comedia, al mejor estilo de quien teje plata en filigrana, para cimentar su camino al éxito. Y es que no es poco ser el artífice de la película latinoamericana más taquillera de la historia en Estados Unidos, ‘No se aceptan devoluciones’. Hace pocos días llamó la atención internacional por su respuesta a Donald Trump, tras los comentarios del empresario sobre los inmigrantes en Estados Unidos, donde le da una lección de geografía. “Él piensa que cada latino en este país es mexicano. Él cree que hay diferentes clases de mexicanos. Los mexicanos colombianos, mexicanos puertorriqueños, mexicanos dominicanos. También afirma que todos los mexicanos en este país son narcotraficantes o violadores. Se equivoca, Señor Trump, somos honestos y gente trabajadora”, dijo durante el discurso de aceptación del premio de la Asociación Nacional de Productores Independientes Latinos.  “Los latinos son también camareros y cocineros en todos los restaurantes de este país, por lo tanto tenga cuidado la próxima vez que usted coma, porque es posible que necesite tragarse sus palabras y algo más”, agregó el comediante.  Eugenio habló con nosotros desde Marbella,  España, hasta donde viajó para asistir a  los Premios Platino  que se realizaron la noche de este sábado.  ¿Qué relevancia tienen eventos como  los Premios Platino 2015 ? Las  películas americanas viajan a todo el mundo, pero las producciones iberoamericanas  no lo hacen,  tal vez por cuestiones de  presupuesto  y falta de publicidad para salir del país. Hay grandes trabajos  que se deben ver,  y estos premios son un acierto para conectarnos, conocernos y saber qué estamos haciendo en nuestro  idioma. ¿Qué fortalezas  cree que tiene el cine iberoamericano?Es mucho más honesto. Al no tener los mismos presupuestos que Hollywood tenemos que centrarnos  más en las historias que en los efectos, es por eso que logramos tan buenos libretos. En Argentina, por ejemplo,  tenemos a Juan José Campanella, el cual es una  joya  que si hubiera nacido en Estados Unidos, ahora probablemente estuviera haciendo la última de Steven Spielberg. ¿Qué opina de la inclusión de comedias en las premiaciones?Es un acierto. Pienso que es injusto que nos releguen  porque ya sabes lo que dicen: “es más difícil hacer reír que llorar”. No  es que la gente prefiera  ver comedia o drama, cuando una película es buena todos corren a  verla. Después  ‘No se aceptan devoluciones’ ¿qué tanto cambió su vida?Drásticamente. En Estados Unidos  fue la película en español más exitosa en la historia, lo cual me abrió muchas puertas allá. Ahora es más fácil tener presupuestos, pero las metas son también  mucho más altas.  Y en lo personal...Me mudé  con mi esposa y mi hija Aitana hace  un año a Los Ángeles, cerré la  casa,  la oficina y me fui a empezar de nuevo. Estoy trabajando en un nuevo idioma, con  gente que ni siquiera conozco bien,  me estoy adaptando. Pero el trabajo va viento en popa...Estamos trabajando en  casi  ocho guiones. El que quede mejor, será el primero en hacerse y  será mi próxima película como director y actor. Cuando terminé la anterior no tenía claro en qué  más trabajar, así  que ahora  hay más planeación. No se cuál será la que siga por la presión que tengo. Hay dos remakes y los demás son guiones originales. ¿Cómo considera que es el trato para los latinos en Los Ángeles?Estamos en un momento  importante para los latinos en Estados Unidos. Ahora ser latino está de moda. Nos toman más en cuenta  en todos los niveles, el arte,  el cine, la economía,  la política... Sin embargo, eso también hace que más gente sea racista. Sienten que les están robando el país, sobre todo cuando escuchan que  es la nación  con más hispanohablantes en el mundo. Por eso personas como Donald Trump, aún con sus comentarios, logran liderar las encuestas. ¿Cómo lo acepta  Hollywood?En la industria he trabajado allá desde hace un poco más de diez años y sí se siente una gran diferencia, porque en ese entonces ser latino y mi acento  era un problema. Hoy gracias  un poco al efecto Salma (Hayek) y   Sofía (Vergara), se han dado  cuenta que vendemos,  que vamos al cine, que somos la comunidad que más entradas compra. Dentro del trabajo que tengo está una película con Gerard Butler que se estrena en 2016, donde nada más voy como actor. Esta semana viajo a Atlanta para una película con Jennifer Garner, donde hago el papel de un pediatra. Exige una personalidad muy agradable y confiaron en mí para interpretarlo.  Cómo actor, ¿que personaje o historia sueña interpretar? Estoy empezando a escribir una película que creo que me va  a tomar mucho tiempo como la anterior, la cual trata  sobre las prioridades que tienes cuando eres joven y en las  que crees  en ese momento. Quiero plasmar lo que en realidad es prioritario frente a lo que nos hacen creer.  ¿Qué tal es como  padre, se parece a Valentín?Después de  ‘No se aceptan devoluciones’,  una de las cosas que me quedaron fue  la convivencia  con Loreto Peralta, que interpreta a mi hija. Esa experiencia me movió muchas cosas, porque fue muy diferente a cuando  tuve a mi primera hija, a tal punto que  me animé a ser padre otra vez. Estaba yo con la duda y la película me animó mucho. Ahora soy muy parecido a Valentín, trato de jugar con ella lo más que puedo sin maleducarla. Ahora que tengo a mi propia Maggie, soy el protagonista de mi vida. ¿Cómo quisiera ser recordado? Quiero que cuando la  gente  piense en mi,  me recuerde con una sonrisa, que es en lo que ha trabajado toda mi vida. Con eso estoy pagado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad