Esto es todo lo que usted debe saber sobre los premios Oscar

Esto es todo lo que usted debe saber sobre los premios Oscar

Febrero 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Esto es todo lo que usted debe saber sobre los premios Oscar

Hechos curiosos, interesantes y sorprendentes sobre los codiciados premios Oscar. ¿Cuestión de ‘lobby’ o de justicia? Entérese aquí antes de sintonizar la ceremonia.

¿Racista y Sexysta?Cada comienzo de año, el apabullante protagonismo de los premios Oscar logra que todas las miradas se enfoquen en los precios de los vestidos de los presentadores, en cómo será la premiación o dónde serán las fiestas posceremonia. Hay otras, más críticas, que prefieren buscar los antivalores que la Academia supuestamente promueve.Se dicen muchas cosas: que las votaciones no son confiables, que sus decisiones son sesgadas, que son machistas y hasta racistas.En suma, que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas tiene intereses ocultos y conspira tras bastidores para satisfacerlos. Por eso cada año también corren ríos de tinta tratando de explicar cómo funciona realmente.La Academia nació en 1927 con 230 miembros para mediar los conflictos del gremio y mejorar la imagen de su industria. Ahora tiene casi 6.000 y sus objetivos son más mercantilistas que cívicos. Según Ricardo Silva Romero, crítico de cine, ella tiene sus propósitos bien definidos: “Vender, por medio de premios, las películas que son más difíciles de vender porque corren más riesgos”. Algo similar opina Bernardo Hoyos, periodista cultural: “Es un andamiaje comercial dictado por Hollywood para darle despliegue a las películas para que la gente las vea más y se generen más recursos”.Son 5.783 personas las que tienen voz y voto para nominar y elegir. Están distribuidas en quince ramas distintas que representan cada sector de la industria. En cada rama se actúa según su especialidad. Así es como los miembros de la rama de escritores, por ejemplo, trabajan con las nominaciones y elecciones de la categoría a Mejor Guión, y los miembros de las ramas de sonido y efectos visuales nominan y eligen en las categorías de Mejor Mezcla de Sonido y Mejores Efectos Especiales. Julio Sánchez Vanegas, anterior dueño de los derechos televisivos de los Oscar para el país, defiende esas formas: “La Academia está conformada por actores, directores y productores; es decir, por los mismos que saben del tema. Allí no participan lagartos, escogen a conciencia y con conocimiento de causa, y lo hacen sin triquiñuelas”. Y no las hacen porque ellos mismos regulan la forma como los grandes estudios, los distribuidores independientes y los publicistas dan a conocer sus películas a los miembros, que es la única manera de garantizar que al menos las verán para decidir si merecen una nominación. Sólo se permiten exhibiciones colectivas o envíos de películas por correo certificado.Con respecto a si en Hollywood se hace ‘lobby’ para favorecer intereses, la posición es clara. Silva Romero dice: “como 6.000 personas votan a conciencia, se hacen campañas que a veces funcionan y a veces no, pero no hay nada oscuro en el proceso”. Y Sandro Romero Rey, cinéfilo, remata: “Si se considera ‘lobby’ el hecho de publicitar los productos cinematográficos entre las personas que deciden votar, no solo es posible sino necesario”.Un nuevo ingrediente que condimenta la polémica es el sesgo de los 5.783 miembros, quienes según un estudio reciente de Los Ángeles Times, el 94% son caucásicos y el 77% son hombres. Sólo el 2% son afrodescendientes y menos de otro 2% son latinos. El 14% son menores de 50 años y el promedio de edad es de 62. En otras palabras, la inmensa mayoría que tiene voz y voto es conservadora, blanca y adulta.Marlon Brando fue pionero en traer a colación el racismo cuando en 1973 fue el segundo actor de la historia en rechazar el premio a Mejor Actor (lo había ganado por su papel de Vito Corleone en El Padrino). Boicoteó la ceremonia enviando en su lugar a Sacheen Littlefeather, una activista indígena vestida de Apache, quien explicó que él estaba en contra de la forma como los indígenas americanos eran representados en el cine y la televisión.En 1996 otro activista, Jesse James, logró convocar varias protestas en Estados Unidos porque no concebía que no hubiera afrodescendientes nominados. Seis años después y como si fuera un desagravio, Halle Berry y Denzel Washington ganaron los premios a las mejores actuaciones. El año pasado no hubo presentadores de color, lo que motivó el sarcasmo del actor Samuel Jackson: “es obvio que no hay un solo actor negro en Hollywood capaz de leer un teleprónter”. A favor de la Academia, que Whoopi Goldberg y Chris Rock hubieran sido anfitriones principales en versiones anteriores.En los Oscar hay categorías que premian al mejor actor, a la mejor actriz y al mejor director, pero no hay una que premie a la mejor directora. La única mujer que ha logrado doblegar el dominio masculino en esa categoría ha sido Kathryn Bigelow, quien en 2009 triunfó con ‘The Hurt Locker’.La homofobia tampoco está lejos de la polémica. Y aunque Tom Hanks y Sean Penn ganaron, cada uno, por sus interpretaciones de homosexuales en ‘Filadelfia’ (1993) y ‘Milk’ (2009), respectivamente, el año pasado el productor de la ceremonia de los Oscar, Brett Ratner, fue expulsado por la Academia por haber dicho públicamente que ensayar con sus actores “era de maricones”. Romero Rey ratifica la tendencia: “Los mejores escándalos los han propiciado los mismos artistas. Entre los más memorables está Woody Allen, quien prefirió quedarse en Nueva York tocando el clarinete antes que ir a recibir el premio que le otorgaron por ‘Annie Hall’”. Silva Romero descarta cualquier duda que la Academia y sus premios puedan tener: “Ha pasado que se roben estatuillas, que elijan al equivocado, que no premien a directores por sus mejores películas y lo arreglen dándoles el premio por toda su carrera, pero en general no ha sido nunca una organización perversa ni peligrosa ni misteriosa. Es, simplemente, una estrategia para dar a conocer las películas ‘de prestigio’. Y sigue funcionando porque todos seguimos hablando de ellas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad