"Es preferible un mal arreglo que un buen pleito": Carlos Giraldo
ENTRETENIMIENTO

"Es preferible un mal arreglo que un buen pleito": Carlos Giraldo

Agosto 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Reportera de El País.

Carlos Giraldo.

Muchas personas desestiman los programas de chismes pues consideran que en ellos no se hace periodismo, que son frívolos, de poco valor, mediocres... Pues para gustos, los colores. Hay personas a las que les interesa la farándula porque consumen TV., a otras los deportes o los temas económicos, la gente ve lo que quiere ver. Y en cuanto a esas críticas, me parecen infundadas, de personas a las que les molesta, y mucho, que este tipo de periodismo tenga tanta aceptación.Lea aquí: Carlos Vargas, Carlos Giraldo y Ronald Mayorga, los reyes del chisme.¿Cómo asumió el duelo tras la muerte de ‘Sweet’?No tuve que hacerle el duelo porque, faltando dos días para que saliera del aire Sweet, ya había hecho mi primera grabación con ‘La Red’.Dice que los chismes sirven para bajar del pedestal a ciertos personajes. ¿A quiénes ha bajado usted?(Risas). Eso ha sido por épocas. Hubo una en que a Marbelle tocó bajarla del pedestal porque estaba demasiado subida y pensó que podía hacer lo que quisiera en este país: dejaba de pagar cosas, no le pagaba a la señora del vestido, le pegó a la vecina. Hizo tantas cosas que tocó decirle: “niña, ponga los pies en la tierra”. A veces uno asume esos roles porque es papá (risas). También tocó bajar a Laura Acuña porque empezó a cazar peleas con todas sus compañeras del canal de manera gratuita, y uno como que dice: “A ver, ¿qué es lo que está pasando aquí niña? Ah, ah, mire, usted, es una más entre varias”. Además, ha habido galanes a los que le hemos dicho: “Ah, ah, papito, ojo, por ahí no es”.Dice que los artistas son como los políticos: desmienten las informaciones...Todos se quejan, no hay un solo actor, músico, modelo, personaje, que no llame a decir “eso es mentira”. Como los políticos, que solo hasta que están en la Fiscalía, esposados, terminan diciendo, sí, sí es verdad. Es una maña que tienen todos los actores de decir que todo es mentira y envidia del periodista. ¿Le ha tocado rectificar? En 16 años, pocas veces. Hubo una rectificación hace como un año en ‘Sweet’, por un chisme sobre una periodista y presentadora de TV. Dijimos que de pronto se había pasado de copas en un sitio, al norte de Bogotá, que la habían visto saliendo en hombros y nos puso abogado. Yo dije, esperemos a ver. Llamé al sitio y no me quisieron entregar videos y para evitar un buen pleito -porque hay un lema que mantengo y es que es preferible un mal arreglo a un buen pleito-, y en vista de que no tuve la prueba reina en mis manos, rectifiqué.Por un chisme en ‘Sweet’, en el que dijeron que Marbelle hacía ruido en sus noches de romance con Royne Chávez, usted tuvo que rendir versión libre en un juzgado. ¿Cómo fue eso? En ese entonces, año 2000 o 2001, yo era solo presentador, la directora era Marleny Fandiño. La fuente de ese chisme había sido un periodista muy serio de este país que era vecino de la pareja. Aunque estábamos seguros de la información, nos aculillamos un poco, básicamente porque Royne Chávez era el jefe de seguridad del Presidente de la República, ostentaba una dignidad muy grande y pensamos que no valía la pena seguir en una pelea, porque era como una pelea de tigre contra burro amarrado. A mí sí me tocó ir a dar versión libre. Dije que yo simplemente leía o me aprendía lo que estaba en el libreto. No se pasó a una segunda instancia, porque el juez cerró el caso. Concluyó que era una información de muy mal gusto, que entendía la molestia de la artista y del señor, pero que allí no se tipificaba ningún delito, así que no había lugar a una investigación. Allí quien puso la cara fue la directora. A un heterosexual contando chismes no le cree nadie, ha dicho usted. ¿Será por eso la tendencia de que los gais presenten este tipo de programas?(Risas). Lo que sucede es que tenemos gracia para otras cosas, diferentes talentos. En mi caso siempre quise jugar con mi personalidad, con burlarme de mí mismo, con hacer el oso sin importar el qué dirán, y un tipo serio quizá no se le mide a eso. A eso se le mide un humorista, un comediante, un actor, pero no un periodista muy serio. De hecho, nada más en el set de ‘La Red’, un tipo como Ronald Mayorga es bastante serio y a él no le interesa entrar a jugar como solemos hacerlo Carlos Vargas y yo, cada uno tiene sus roles de acuerdo con su personalidad y a cómo se quiere proyectar. Un periodista que ha pasado por la academia, muy serio, no le interesa que la gente se burle de él. A uno no le importa porque es una situación que ha vivido incluso desde que era un niño y ya tiene el cuero duro para eso y no le molesta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad