Entrevista con Andrés Calamaro, el roquero que sale al ruedo hoy en Cali

Entrevista con Andrés Calamaro, el roquero que sale al ruedo hoy en Cali

Junio 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Yefferson Ospina | Reportero de El País
Entrevista con Andrés Calamaro, el roquero que sale al ruedo hoy en Cali

Andrés Calamaro cautivará diversos escenarios de latinoamérica con su gira 'Bohemio Tour'.

Calamaro dará su concierto este jueves en la Plaza de Toros de Cañaveralejo. Asegura que sus músicos son “una auténtica selección argentina”.

Un amigo coleccionista de discos, poeta y narrador, dice que Calamaro es una máquina de hacer canciones. “Es algo así como un Bob Dylan, puntilloso, preciso, un gran lector, no se parece ni a Charlie García, ni a Fito ni a Cerati. Él hizo un rock que es único”. Es cierto, Calamaro es una máquina de hacer canciones. Su álbum ‘El Salmón’ era quíntuple y cuenta hasta ahora más de 20 trabajos. Pero más allá de su sensibilidad musical, de su capacidad como compositor, se percibe en Calamaro a un intelectual. Un pensador sarcástico, rápido, brutal y honesto, capaz de frases como “el poder, la influencia y la inteligencia que tiene Jay-Z son como los de Obama, solo que casado con Beyoncé”, o “un disco compacto se vende al 2.000 % de su valor: ¿Eso es música o narcotráfico?”.Mi amigo, el coleccionista de discos, dice que su gran acierto es intepretar situaciones habituales con una óptica desencantada. Calamaro es un poco existencial y él mismo dice que es un poeta maldito. Es un músico fuerte, a la manera de Mick Jagger, del mismo Bob Dylan, de Johnny Cash. Hoy está en Cali, como parte de tres presentaciones en Colombia, un país del que creía que a la gente no le importaba morir, y del que descubrió luego que a la gente lo que le importa es vivir. En sus temas siempre hay una preocupación existencial, eso se ve en canciones como ‘Mi enfermedad’, ‘El salmón’ o ‘Los divinos’, de ‘On The Rock’...Estos conceptos se filtran en la música por accidente, son canciones pero también parte del pensamiento de alguien. Según Bob Dylan, eso es una canción, siempre que te de la sensación de poder detener el tiempo por un instante. Que la letra de la canción tenga detalles o alguna frase que despierte la conciencia de alguien siempre es un premio, pero la mayor parte del tiempo estamos ocupados en las cuestiones musicales, interpretativas, conceptuales o todo lo contrario.’El salmón’ ha sido una de sus canciones más importantes. ¿Es una metáfora de la vida de Andrés  Calamaro?‘El Salmón’ es una embestida de rebeldía marginal, defiende un estilo de vida insostenible y puede convertirse en un llamado al individualismo, a defender lo que el corazón sienta con uñas y dientes. Debajo de la metáfora, es una canción ‘adicta’. Yo no tengo dramas con la ‘pipa’, pero no me molesta cantar sobre cucharas calientes…En una ocasión destruyó la habitación de un hotel porque le robaron un computador con letras de canciones nuevas. ¿Se considera un hombre impulsivo? Entraron a mi habitación con una tarjeta (de estas de los hoteles), la cerradura ni siquiera estaba rota… Les dieron a los cacos todas las facilidades para ultrajar mi computador portátil. ¿Cómo se supone que tengo que reaccionar?El primer instrumento que usted tocó fue el bandoneón, ¿qué tanto ha influido el tango en su música?Supongo que tengo más influencias de los poetas del tango que de las orquestas del tango. El rock es armónicamente rústico y los tangueros usaban esos acordes hace cien años. La importancia musical del tango es irrenunciable...‘Insoportablemente cruel’, de ‘On the Rock’, es una canción muy dura contra una mujer. ¿Está dedicada a alguien en especial?Eso lo sabe decir René (Calle 13). El texto sanguinario es de su autoría.¿Cuál es el artista colombiano que más le llama la atención?Andrés Caicedo.Andrés  Calamaro  es el compositor e intérprete de canciones tan fabulosas como ‘Para no olvidar’ o ‘La flaca’. ¿Cómo es el  Calamaro que nadie conoce, el que ama el fútbol y las milongas?Tengo mucha buena gente amiga en gremios alejados de la música, principalmente bandidos y gente del toro. Me gusta el fútbol pero no tengo corazón de hincha… no sufro. Mi oficio y mi intimidad son mis experiencias vitales que considero instituciones: mi mujer, mi familia...Usted ha declarado admirar a Bunbury, sobre todo su álbum 'Licenciado Cantinas’. ¿Qué los une y qué los separa?Enrique es vegano vegetariano, yo soy omnívoro tauromáquico pero le aprecio mucho y le considero un querido compañero. Nos une la cuerda del respeto. Y le considero más artista que yo. Le confieso que no soy de recorrer bares; lógicamente lo hice en algún momento de mi vida, pero ahora valoro una noche tranquila y placentera. Y si hay risas, mejor.Alguna vez afirmó que que creía que en Colombia la vida no importaba, sin embargo es su tercera vez aquí...Un compatriota tuyo, un médico alternativo, me dijo mientras me practicaba acupuntura el siglo pasado: “A los colombianos no nos importa morir”. Yo me quede con el eslogan hasta que visité este país bendito, diez años después de mi encuentro con las agujas… Fue cuando pude completar la frase aquella: “A los colombianos no les importa morir, pero les importa vivir”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad