Entérese cómo Cali ha marcado la pauta en el cine colombiano
ENTRETENIMIENTO

Entérese cómo Cali ha marcado la pauta en el cine colombiano

Noviembre 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

De la capital del Valle del Cauca salieron los primeros filmes del país y en el auge actual del cine nacional los creadores caleños son protagonistas.

1. Cali, pioneraBien contados, son 90 los años que lleva la relación de Cali con el cine, durante los cuales hay tres períodos muy claros: el primero, el de los pioneros entre 1921 y 1954, cuando en esta ciudad hubo filmaciones fundacionales: la muda, la sonora y la de color.El segundo tiene ribetes de leyenda, toneladas de nostalgia y un sonoro nombre: Caliwood, que abarca de 1978 a 1991.El tercero está vigente, con nuevo auge del cine, profusión de directores, películas exitosas y un Festival Internacional de Cine que ya tiene renombre.Mientras del primer período hay poco qué decir, del segundo hay mucho de qué hablar. Y es cosa de no acabar. Sus gestores fueron Carlos Mayolo, Andrés Caicedo y Luis Ospina, típicos jóvenes de los años 60, que en 1971 fundaron Ciudad Solar, un centro de cultural que incluía cineclub, sala de exposiciones y laboratorio de fotografía. “Caliwood surgió en Ciudad Solar. La única película que hizo Andrés Caicedo, ‘Angelita y Miguel Ángel’, fue filmada allí. También fue la génesis de ‘Ojo al cine’, que antes de ser revista era como un volantico que él repartía en Ciudad Solar y el teatro San Fernando”, explicó el crítico de arte Miguel González, quien fue asistente de dirección de ‘Carne de tu carne’, ‘La mansión de Araucaima’ y ‘El día que me quieras’, aunque “yo no tenía idea de hacer cine”, confiesa.Es que “el cine siempre fue una novedad en Cali. La gente rica, entre ella la familia de Luis Ospina, se filmaba, hacía películas en súper 8 de las primeras comuniones y los matrimonios. Ahí surgió la inquietud por el cine de muchos aquí en Cali”, añadió Miguel.Todo comenzó en los albores de los años 80, porque Mayolo y Ospina querían hacer largometrajes, entusiasmados porque Pascual Guerrero había filmado ‘El lado oscuro del nevado’ y ‘Tacones’: “No sé si yo sea el pionero de Caliwood, pero hice los dos primeros largometrajes de la época cuando la ciudad estaba sumida en el cortometraje”, dice éste, y a poco surgió Focine, que prestaba dinero para filmar.Aunque Ospina dice que ellos nunca usaron el término, Guerrero asegura que “alguien del Ministerio de Desarrollo lo llamó Caliwood, durante una reunión en el diario ‘Occidente’, antes de filmar ‘El lado oscuro del nevado’.González dice otra cosa: “En las filmaciones hablábamos como gringos. Entonces eso hizo carrera y a la gente le pareció lo más divertido llamar Caliwood el cine que hacíamos aquí”. El director Carlos Palau, quien se siente “más de ‘Tuluawood’, porque allá filmé ‘A la salida nos vemos’”, recuerda esa época como maravillosa: “Había una camaradería deliciosa. El café Los Turcos estaba en todo su esplendor y allí nos reuníamos todas las tardes, y luego íbamos a bailar a Convergencia. Siempre hablábamos de los sueños de cine como si ya los hubiéramos realizado. Quién iba a imaginar que lo haríamos. Era una época más fácil”. E ingenua, describe Miguel: “Yo creía que uno armaba una sala y entraba un señor con una cámara a filmar. Pero había que desbaratarla cien veces para lograr los planos. Para armar las escenas tocaba llamar a todas las amigas para que prestaran cosas de época, porque no era cualquier asiento. Y todo era gratis”. Como todo tiene su fin, Caliwood se acabó: “Nosotros creíamos hacer películas de carácter internacional para recuperar la inversión. Creo que ninguna película dio ganancias. Además, Mayolo y Ospina se fueron para Bogotá”, dice Guerrero.Además, “se acabó Focine, que era independiente, y ya no hubo quién patrocinara. Entonces hubo un limbo jurídico, porque Colcultura, en ese entonces, no quiso respaldar el cine”, añadió Miguel González.“Caliwood duró algo más de veinte años. En ese tiempo fue filmada como una docena de largometrajes, así como muchos cortos”, concluyó Luis Ospina.Una de las herencias de Caliwood fue Antonio Dorado: “En ‘Carne de tu carne’ fui asistente del asistente de fotografía, y estuve todo el tiempo en el set viendo dirigir a Mayolo. Ahí fue cuando me dije que algún día haría mi película”.El cine mudoEl primer largometraje mudo colombiano fue ‘María’, inspirado en la novela de Isaacs y dirigido por el español Máximo Calvo, en 1921, en Cali. “Le tocó traer una señora de Jamaica, que hablaba trabado, para que fuera María. Y Efraín era un señor de Buga. Como no había iluminación se filmaba si había sol”, cuenta Miguel González.Y añade Luis Ospina: “Fue muy exitosa e incluso se vio en otros países. Duraba dos horas, pero sólo se pudo rescatar 30 segundos en los que ni siquiera se ven los actores principales”.Sonido y colorLa primera película sonora colombiana fue ‘Flores del Valle’, dirigida también por Calvo, en 1941, en Cali.“Calvo inventó un sistema rudimentario para tener sonido: en parte era muda y en la parte sonora los actores tenían una tela por detrás, lo cual le restaba continuidad a la secuencia. Fue un anacronismo, porque ya en el 40 había sido estrenado 'Ciudadano Kane', que revolucionó el cine sonoro. La película fracasó, pero marcó un hito”, explica Luis Ospina. 'La gran obsesión', primer filme nacional en color, fue rodado en Cali en 1954, por Guillermo Ribón Alba.El comienzo de la gloriaLuis Ospina hace memoria: “Pascual Guerrero retomó las riendas del largometraje cuando filmó 'El lado oscuro del nevado' y 'Tacones', a comienzos de los años 80, que antecedieron el Grupo de Cali, que comenzó con mi película 'Pura sangre' y de ahí pasó a 'Carne de tu carne' y luego 'La mansión de Araucaima', de Mayolo”.Si bien el nombre de ese período es Caliwood, en esa época se filmaba películas en el Valle: Lisandro Duque, en Sevilla; Luis Alfredo Sánchez, en Palmira y Carlos Palau en Tuluá.2. Otra vez la meca3. Un nuevo Caliwood

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad