“En Miami el famoso es Lincoln”: Carolina Cruz
ENTRETENIMIENTO

“En Miami el famoso es Lincoln”: Carolina Cruz

Diciembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
“En Miami el famoso es Lincoln”: Carolina Cruz

Carolina Cruz.

Amante de los chocolates y del mango biche con sal, Carolina Cruz comete sus ‘pecados’ y no le pesa tener curvas. “A las modelos les digo que no se rindan ante el primer ‘no’. Yo no he sido la flaca, tengo mis curvas y he recibido muchas propuestas para campañas”. Enferma por las gafas, más que por los zapatos, es además imagen de sus propios productos de joyería y accesorios y de su marca de zapatos.Siempre ha sido la líder de su familia, desde que sus padres se separaron. Su belleza la heredó de su mamá, Luz María Osorio, señorita Antioquia en 1973. Y cuando tenía 13 años alternaba el colegio con las porras en el América de Cali. Su mejor amiga, “mi hermana”, es Paola Calle desde hace 13 años. Soy la madrina de su hija Antonella”. Andrea Serna, Yaneth Waldman, Jessica de la Peña y Ángela Cardozo son otras grandes amigas. “Les cuento todo, con la tranquilidad de que no voy a encontrar envidias, ni palabras feas, me dan consejos con amor”. Organizan su ‘Petite Comité’, una vez al mes. En los Petite Navideños o en los cumpleaños incluímos a las parejas”.Waldman dice que Carolina es “generosísima con todo el que se le acerca, contrario a lo que dicen. Es que despierta muchas envidias. Y es súper trabajadora”.Con su nueva compañera de set, Catalina Gómez, se entendieron muy bien en la transmisión del pasado Miss Universo. “Es muy tranquila e inteligente, eso lo refleja en la pantalla y en su trabajo”.Pese a ser de muchos amigos, Carolina confiesa que sólo ha tenido cuatro amores. Lleva cinco años con el actor Lincoln Palomeque. “Él para mí es perfecto. No hay malos hombres, sino personas que llegaron a tu vida en un momento que no era. Lincoln llegó en el momento perfecto. Tenemos una relación muy linda”.“El matrimonio no me quita el sueño. Si llega el momento de casarnos, rico pero no es que tenga una tortura en la cabeza porque no me pide matrimonio”, agrega. Admite que “él es el famoso en Miami, no yo. Yo soy la que tomo la foto y me encanta, era lo que buscaba, tranquilidad”. Lincoln se quedará con Carolina en Colombia hasta el 25 de diciembre. En los cursos de inglés quedaron en el segundo nivel. “Él empezó a grabar, yo empecé a venir a Colombia y se me cruzaban los horarios. Me toca ya el próximo año”.Respecto a ser mamá, dice que ya ha experimentado muchas veces ese sentimiento con su sobrinos y ahijada. “Cada vez está más cerca lo de ser mamá. No es para mañana, ni para dentro de un mes. Quiero hacer la tarea de ser mamá con la dedicación que requiere”. Lincoln sólo tiene palabras de amor para su pareja: “Caro inyecta alegría a toda la gente que hay a su alrededor. En los momentos donde uno está dudando, me hace ver las cosas mucho mejor. Es trabajadora, incansable, siempre ha luchado por su familia, casi todo lo que se propone lo logra por esa energía, sin pasarle por encima a nadie”.Esa es, quizá, la gran lección que deja Carolina en el mundo del espectáculo: que el trabajo disciplinado y la calidad humana van de la mano. Y eso es irresistible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad