En 'La Ronca de Oro', Diego Cadavid se volvió un 'galán de suegras'

En 'La Ronca de Oro', Diego Cadavid se volvió un 'galán de suegras'

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En 'La Ronca de Oro', Diego Cadavid se volvió un 'galán de suegras'

"En las noches veo fútbol, grabo los partidos casi todos los días y es muy poco lo que puedo dormir", cuenta Diego Cadavid.

Esta semana, las colombianas pasaron de amarlo a cantarle canciones de despecho. Diego Cadavid convence, con su papel en ‘La Ronca de Oro’. Perfil.

Diego Cadavid, a sus 35 años, pasó de ser el galán de las jóvenes a ser también el de las mamás, las tías “¡y las suegras!”, como él mismo dice. Con su papel de Álvaro José Salas (Gonzalo Zafra, en la vida real), el segundo esposo de la cantante caleña Helenita Vargas, sufrió una transformación de que la que hasta él se sorprende.Este papel lo alejó de las narconovelas. ¿Ahora lo siguen las amigas de su mamá y las tías de sus amigas? (Risas) ¡Y las suegras, que es lo las importante! No es que me haya alejado de cierto tipo de personajes, seguro hoy podría hacer a un narco diferente. Fue importante arriesgarse y salirse del esquema, hay que probarse como actor.¿Interpretar a un bueno implica un riesgo mayor?Sí. Hacer un malo es muy fácil, hacer un bueno es un camello. Los directores me decían, “sálgase de la comodidad”, y cambiamos el tono de voz, el acento, la corporalidad, la bondad debía venir desde adentro y verse en los ojos. Nos costó trabajo, pero al final quedamos muy contentos.¿Cómo ve la acogida del personaje? Siento felicidad y agradecimiento por la acogida. Hacer este personaje es un riesgo que tomamos con las locas cabezas de los directores. Al principio fue rechazado por algunos directivos pero lo supieron digerir, como me pasó a mí mismo. La inspiración fue haber estado enamorado y tratar de transmitirlo con toda la verdad posible.¿Qué le dijo Pilar Ibarra (hija de Helenita) de la interpretación que hace de su padre (adoptivo)?Estaba muy contenta y conmovida con la historia de ellos dos. Fue una ayuda impresionante en el proyecto, su madre debe estar feliz y agradecida con este regalo de su hija.¿Cómo puede un paisa lograr el acento caleño?¡Uff! ¿En serio? Aún lo dudo... El esposo de mi madre es caleño y llevan 20 años, me crié con salsa y cholao.¿Cómo le va con las rancheras y el despecho?Maravilloso. Soy de Medellín y mi mamá también. Ella me crió oyendo a la ‘Ronca de Oro’. Cuando empezamos a grabar me sabía tres temas de Helenita y me decían “¿por qué se los sabe?”. ¡Porque me las sé de corazón! (risas). Es un honor trabajar en la vida de esta mujer que fue tan dura y con una calidad de TV así, hecha en Colombia. A sus padres no les hizo gracia que dejara la comunicación social por la música y la actuación...Aunque fue un poco traumático para ellos como para cualquier padre, me apoyaron de corazón y creían en mí, mi padre me dijo: “Yo sí sabía que usted estaba hecho para que lo entrevistaran, no para entrevistar, pero es la tercera carrera que escoge, así que se la paga usted”. Me pareció ecuánime. Y así fue.¿Tiene amigos en el medio? ¿Manolo Cardona?Les tengo cariño a muchos, los actores están locos y me encanta. Manolo Cardona es mi hermano, lo hemos sido por 17 años y aunque no nos hablamos todos los días, nos morimos el uno por el otro. Lo quiero conservar hasta viejitos.¿Es amigo de sus exnovias o lo pasado, pasado?No me suele pasar mucho, soy muy pasional como ellas, por eso nos hemos juntado. Pero aún así hay varias con las que me la llevo increíble, nos adoramos.¿Por qué no funcionó su relación con Carolina Guerra?Jajaja, no sé... esa pregunta deben hacérsela muchas parejas, sólo que nosotros tuvimos la valentía de afrontarla.¿Son ciertos los rumores de que está ennoviado ya?Jaja, ¡nombe! No es tan fácil.¿Su próximo matrimonio será simbólico, como el que tuvo con Carolina? ¿Habrá hijos? Como sea, hoy estoy dispuesto a todo, si hay amor pues que pase lo que sea. Tener hijos me parece el mejor de los parches y sé que lo voy a disfrutar como nadie, será mi verdadero amor eterno.¿Y usted cómo conquista?Hoy ya ni sé, me mama inventar personajes, soy yo y ya, si le sirve, ¡hágale!¿Perdonaría una infidelidad como lo hizo Helenita?No.¿Qué lo hace llorar?Todo, ‘lágrima pronta’ me decían de chiquito. Ciertas cosas me conmueven un montón. Aunque tengo un muro muy fuerte con ciertas cosas, el amor de verdad, la bondad, la realidad en los ojos de una mujer, eso me desbarata. Me quiero enamorar cien veces, toda la vida.Encuentre aquí la segunda parte de este perfil sobre Diego CadavidEncuentre aquí la entrevista a Pilar Ibarra, hija de Helenita Vargas

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad