ENTRETENIMIENTO

En la piel de Porfirio

Febrero 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya, reportera de El País

El director Alejandro Landes ha mostrado su filme ‘Porfirio’ en festivales internacionales, pero su prueba de fuego es Colombia.

Tras su correría por festivales internacionales, la película ‘Porfirio’ volvió a casa, a Colombia. En Cali hizo escala antes de viajar a La Heroica para su estreno en el Festival Internacional de Cine de Cartagena, programado para este viernes.Ese día Porfirio Ramírez, el protagonista de la cinta, se enfrentará por primera vez al público y a su propia imagen en la pantalla gigante, pues en la película hasta el aspecto más íntimo de su vida quedará al descubierto. En diálogo con El País, el director Alejandro Landes y el productor Francisco Aljure reconocieron que aún no se han atrevido a entrar a las salas a ver cómo reacciona la prensa colombiana. Ellos prefieren esperar qué pasa en Cartagena.Sin embargo, aún recuerdan que en su estreno en Cannes, cuatro personas decidieron abandonar la sala a los pocos minutos de iniciada la proyección. “Creo que después de la muerte, uno de los mayores miedos de la humanidad es estar en silla de ruedas. La película te obliga a mirar ese temor y saber que nos va a tocar algún día atender a un ser querido o depender de otros”, señala Landes.Escena tras escena se retrata la cotidianidad de un hombre reducido a una silla de ruedas, que pasa sus días vendiendo minutos de celular mientras espera una indemnización por parte del Estado, y que depende de la ayuda de su hijo o su mujer para cosas tan básicas como bañarse o hacer sus necesidades.“Porfirio era un personaje mucho antes de que yo llegara. En el pueblo nadie lo conocía por su nombre, pero sí como el ‘Aeropirata’. De él me llamó la atención mostrar lo que no estaba en una nota periodística. Esta es un película donde pasa de todo y no pasa nada”, reconoce Landes. El guión (nunca se lo enseñó a los actores) enamoró a una casa alemana que no tuvo reparos en darle facilidades para llevar hasta Florencia, Caquetá, un equipo valorado en varios miles de dólares; y de paso convenció a Francisco Aljure de debutar como productor. “Había una cantidad de riesgos, de incertidumbres que nos ponían en el punto del abismo. Tuvimos esta película en nuestro cuerpo durante el rodaje y ella se iba armando orgánicamente y todo podía pasar: como que se velaran o se perdieran algunas latas del negativo y perder varios días de rodaje”, cuenta Aljure.Con los inconvenientes a cuestas, Porfirio, el ‘aeropirata’ de Florencia, Caquetá, el mismo que en su silla de ruedas secuestró un avión el 12 de septiembre del 2005, volvió a ser una celebridad en su pueblo, se sentía como un rey pues, tras varios años de olvido de la prensa a raíz de su historia, alguien como Landes se había fijado nuevamente en él.A lo mejor el hecho de saber que tenía la oportunidad de mostrar su propio arte, ya que Porfirio ha compuesto unos 300 corridos, hicieron que el hombre se dejara convencer y viviera seis meses en una casa distinta a la suya, con su hijo menor y una mujer, para tejer esa particular relación familiar que en pantalla luce tan natural.Curiosamente, Porfirio supo que él sería el actor central pocos días antes del rodaje y llegó a decir en un momento que era “más fácil actuar que escribir canciones”. “Ellos generan un realismo impresionante y la crítica lo ha tildado de hiperrealismo pero es todo ficción. La convivencia permitió que ellos hicieran las cosas sin pensarlas tanto, como muchas veces uno actúa en la vida real”, expresa Landes. Agrega que “de lo que se ve en pantalla, nada es así. Los espacios son reales, pero no es la casa de Profirio, ni su mujer; el que le arregla la silla de ruedas no es su amigo, y el que le consigue las granadas no es un vendedor ambulante. Es una realidad imaginada”.La vida después de ‘Porfirio’Cuentan Alejandro Landes y Francisco Aljure que a pesar de tener un premio internacional como actor, la situación de Porfirio no ha cambiado. “Vive en un estado de necesidad, ganó un buen sueldo por actuar y con el dinero que ganó en la película hizo un segundo piso en su casa, y abajo armó un negocio con mesa de billar, parlantes, víveres y maquinitas, pero el problema es que ahora nadie lo quiere bajar del segundo piso, está aburridísimo y dice que uno se construye sus propias cárceles”, relata Landes. Hoy, con su película premiada en distintos Festivales, el director reconoce que durante el rodaje tuvo muchos momentos de duda. “Teníamos todos los huevos puestos en la canasta. La película era mi vida”, cuenta.Y lo sigue siendo, pues director y productor no dejan de impactarse con las reacciones del público. “Hemos encontrado personas discapacitadas o con un familiar discapacitado y la reacción de ellos es de agradecimiento porque ahí se sienten reflejados”, relata Aljure.Tras su paso por Cartagena, ‘Porfirio’ irá al Festival de Cine de Miami y es una de las siete películas seleccionadas para ser proyectadas en Nueva York, en el Moma y el Lincoln Center.Satisfechos con el trabajo realizado, Aljure apuesta a que esta “es una película que va romper muchos paradigmas”, mientras que para Landes “es una película que transmite sensaciones y en mi vida representa un antes y un después”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad