Ella es la samaria que se caleñizó en 'Que viva la música'

Ella es la samaria que se caleñizó en 'Que viva la música'

Octubre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Ella es la samaria que se caleñizó en 'Que viva la música'

El estreno oficial de ‘Que viva la música’ será el 29 de octubre, pero los suscriptores de El País podrán obtener boletas para la función especial de Premier Selecta, que se realizará en Cine Colombia de Chipichape este sábado 24 de octubre a las 10:00 a.m.

Paulina Dávila, la protagonista de ‘Que  viva la música’,  película inspirada en la novela homónima del escritor caleño Andrés Caicedo, es una samaria caleñizada. Según el productor Rodrigo Guerrero, recibieron más de 2000 videos, dos por persona, de aspirantes al papel de María del Carmen,  de 76 ciudades tanto de Colombia como de todo el mundo. “Cuando Carlos Moreno me llamó me dio una retahíla, casi convenciéndome de que no aceptara, yo solo escuché que había sido elegida  y cuando me preguntó: ‘¿Vos sí te le medís? Porque esto es jodido’, le dije ‘S풔. A los cinco días la actriz, quien reside entre Bogotá y Ciudad de México, se fue a vivir a Cali y comenzaron sus cambios: De pelo, de castaño a rubio; de acento, de costeño a caleño,  y a recibir  clases diarias de tres horas de baile, que lejos de ser un sacrificio o un trabajo fueron un placer. Cuenta que su conexión con Cali eran los novios caleños que había tenido. “Ahí ya había aprendido mucho. Pero me vine a conocer mil cosas de las cuales el libro hace referencia y me encontré con que todo el mundo tenía algo qué decirme sobre cómo caleñizarme, qué era lo que tenía que ver y qué comer. Tomaba clases con  ‘Kanelo’,  Norbey Gil, ¡Es buenísimo! Él no solo me enseñó a bailar, que fue una felicidad, sino a escuchar música diferente. Se emocionaba muchísimo enseñándome cosas distintas”. Durante dos meses y dos semanas que estuvo viviendo en el Hotel Intercontinental, Paulina pasó como una caleña más que transitaba a diario por el Centro Histórico. “Ensayaba en Proartes, comía pandebono todos los días, y esa zona se convirtió en mi casa. Aún hoy cuando paso por ahí, siento que son los demás los que están en mi casa”. Carlos Moreno, el director, comete una infidencia y dice que uno de los requisitos que cumplió a cabalidad Paulina fue su habilidad y su gusto natural por el baile, pero además hizo chispas con su compañera de escena Alejandra Ávila.  “Les hicimos casting juntas  y saltaron chispas entre ellas, y dijimos: ‘Esas son’. Si no hubieran hecho clic, no las habríamos elegido”, admite. El inicioFue hace ocho años que el productor Rodrigo Guerrero recibió  la popuesta de Alejandro Rodríguez, sobrino  de Andrés Caicedo, de llevar la obra del escritor al cine. “Nosotros  pensábamos que esos derechos no se los  daban a nadie, porque hasta ese momento no había pasado, pero él nos abrió las puertas para hacerlo y empezaron las conversaciones con  las hermanas  del autor caleño, Pilar, María Victoria y Rosario”.  Para el realizador caleño Carlos Moreno, “el gran reto era adaptar una novela que  aparentemente tenía un lenguaje cinematográfico, pero cuando uno empieza a trabajarla no lo es tanto, pues es una obra muy compleja, llena de referentes, con conexiones personales, artísticas, cinematográficas, un universo denso. El trabajo inicial fue entender la historia que había dentro de esa complejidad”. Según Moreno la disyuntiva es que en un principio se ve como “una historia sencilla de una pelada privilegiada de Cali, que se desclasa y se inicia en el cuento de la fiesta, las drogas y el sexo, pero después el libro se convierte en  una obra revolucionaria, en un manifiesto, porque es un mal ejemplo a seguir e invita a rebelarse contra la sociedad. Conservamos eso a través de una película, en  un lenguaje que pretende ser universal”.  Es por eso que Moreno y su equipo apostaron por hacer  la película atemporal, “oscila en el tiempo, y se juega un poco con la Cali de los años 60 y la actual. Fue una licencia artística que nos tomamos”, advierte. Para Paulina la novela está más vigente que siempre. “Todavía tenemos esa misma imagen sobre la sexualidad de la mujer,  decimos que no, pero todo el mundo quiere a la niñita buena en la casa, que sabe cocinar, que  va a loquear un poquito pero al final va a ser la mujer de su marido, pero además hoy  debe tener  una carrera. Creemos que somos libres, pero  tenemos   prisiones nuevas y en ese sentido es muy actual, porque  este personaje se libera y se rebela ante esas presiones”.  Cali como protagonistaLa ciudad parecía estar esperando el rodaje de una película sobre la salsa y de uno de sus hijos consentidos.  Durante el rodaje, que duró seis semanas,  solo llovió una hora, no hubo más contratiempos. La ciudad fue cómplice de la estrategia del director de hacer una película sin storyboard muy riguroso, algo que hasta él tacha de “irresponsable”. “Todos se involucraban, los conductores, los cañeros, los vecinos, que sirvieron de personal de apoyo. En Cali ocurre  mucho eso, porque las pocas producciones que se hacen son significativas y la gente es muy colaboradora, mientras que en Bogotá llaman a la policía. Allá filmar   es casi un acto delincuencial”. El estreno oficial de ‘Que viva la música’ será el 29 de octubre. Sin embargo, los suscriptores de El País podrán obtener boletas para la función especial de Premier Selecta, que se realizará en Cine Colombia de  Chipichape este sábado 24 de octubre a las 10:00 a.m. Las boletas  para la Premier Selecta se entregarán mañana viernes 23 de octubre a través de la página www.clubselecta.com.co desde las 9:00 a.m. y hasta agotar existencias. No se la pierda. [inline_video:youtube:CECOXO2FYo4:0:Vea el trailer oficial de la película 'Qué viva la música'. ]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad