El viagra cumple 15 años cambiando la vida de hombres con disfunción eréctil
ENTRETENIMIENTO

El viagra cumple 15 años cambiando la vida de hombres con disfunción eréctil

Abril 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El viagra cumple 15 años cambiando la vida de hombres con disfunción eréctil

Solo el 5% de los hombres entre 20 y 40 años presenta disfunción eréctil. El uso de sildenafil en jóvenes con función eréctil normal resulta ineficaz.

Esta semana se celebró otro aniversario de su creación. Pese a que la píldora le ha devuelto el autoestima a muchos hombres con disfunción eréctil, cada vez son más los jóvenes que erróneamente la consumen, al creer que aumenta la potencia sexual.

Carlos sufrió un accidente que lo dejó en silla de ruedas, inmovilizado de la cintura para abajo. Esta situación lo obligó a adaptarse a una dura forma de vida que, entre otras cosas, afectó su vida sexual. Luego de varios chequeos médicos, el urólogo le recetó sildenafil, cuya marca comercial más conocida es el Viagra, un revolucionario medicamento que se convirtió en la pastilla mágica que les devolvió la autoestima a quienes padecían de disfunción eréctil.Hombres como Carlos –y sus parejas– celebran el cumpleaños número 15 del Viagra, que, para fortuna de muchos, fue descubierto accidentalmente por un reconocido laboratorio. Inicialmente la píldora fue creada para la hipertensión y problemas cardíacos. Pero al notar sus bondades sexuales, fue patentado como la mejor fórmula contra la impotencia.Para el médico internista del Hospital Universitario del Valle, Javier Díaz, el Viagra cambió la vida de los hombres porque fue el primer tratamiento con una efectividad real para el manejo de la disfunción eréctil. “Ahora existe la posibilidad de tener erecciones duraderas, de mejor calidad y relaciones sexuales más satisfactorias que antes no podían tener”.Hasta 1998, según recuerda el médico internista de la Clínica Esensa, Roberto Ramírez, “lo que había para tratar la disfunción eran drogas caras que se debían inyectar en el pene. Pensar en eso era horrible, y muchos hombres preferían no aplicarse nada. Por eso, cambiar el chuzón por una tableta resultó todo un éxito”.Sin embargo, los profesionales observan que se ha detectado un consumo alto e injustificado por parte de los jóvenes. El internista Ramírez, docente de la Universidad del Valle, afirma que “el 95 % de los casos de disfunción eréctil no tiene una causa orgánica, sino sicológica, pues la potencia sexual está en el cerebro. El estrés, pensar que es incapaz de satisfacer a la pareja y la ansiedad al creer que no va a durar, hacen que se pierda la excitación y haya una erección fallida”.Tal parece que esas son algunas de las razones por las que hombres desde los 20 años estén empezando a tomar Viagra buscando una solución médica a un problema sicológico.Luis Alberto Montejo, sicólogo clínico, explica que para un hombre la potencia sexual es muy importante, debido al contexto cultural en que vivimos. “Hay hombres que miden constantemente el tamaño de su pene y la fuerza de su erección, y ocurre con frecuencia que quienes tienen una potencia normal recurran al Viagra para supuestamente aumentar su fuerza sexual”.De igual forma, el doctor en Ciencias Biomédicas Jorge Ramírez, docente de la Universidad Icesi, cree que el consumo entre jóvenes se debe a factores sociales que hacen que el uso de un medicamento tan conocido se haya vuelto recurrente sin necesidad. “Ellos se antojan de consumirla sin un control médico. No les recomiendo que acudan al Viagra porque no hay una evidencia que justifique su consumo ni estudios con jóvenes con desempeño sexual normal que indiquen que aumenta la potencia”.Para el sicólogo clínico Luis Alberto Montejo son impactantes los casos que atiende de jóvenes de 20 años usuarios de la pastilla azul. “Un hombre alcanza su máxima plenitud sexual entre los 18 y 30 años. Y quienes toman Viagra a esta edad por lo regular tienen prejuicios sexuales, somatizan sus problemas emocionales, son obsesivos por su rendimiento, no se relajan en la relación, son paranoicos, hiperactivos, o son de los que quieren las cosas rápido, como la erección”.El médico del Hospital Universitario del Valle, Javier Díaz, advierte que los “hombres sin disfunción que usan Viagra lo que tienen es un ‘efecto placebo’, es decir, no hay ningún efecto real, pero sicológicamente sienten que sí actúa”. Hombres con este perfil deben tener en cuenta que en la sola erección no está el éxito de una relación sexual. El sicoterapeuta Carlos Alberto Segura afirma que “la insatisfacción femenina existe a pesar de que son penetradas. Son importantes los cariños antes, durante y después de la relación amorosa”.En un sondeo realizado por El País a diez farmacias de Cali se confirmó que el consumo del sildenafil producido por varios laboratorios con precios bajos es muy alto por parte de hombres de todas las edades, el 90% sin receta médica. La demanda es de 20 a 70 cajas diarias y son solicitadas especialmente los fines de semana.Fórmula ‘salvamatrimonios’Muchas parejas han salvado sus matrimonios gracias al sildenafil. El médico Roberto Ramírez cuenta que una de las principales causas de divorcio es la disfunción eréctil. “Antes la mujer toleraba la insatisfacción sexual. Ahora es común que si llevan dos años sin buen sexo, prefiera apartarse de su esposo”. Incluso, en el matrimonio católico es una causal de nulidad si se trata de un problema que se ha ocultado previamente.Para una mujer, no sentirse deseada y no disfrutar del sexo es frustrante. Por eso es necesario que ambos dialoguen, que la mujer comprenda a su compañero y luego de descartar o comprobar una deficiencia física, acudan a sicoterapia.Y es que, según el sicólogo Carlos Alberto Segura, este tema para el hombre es difícil, ya que “la falta de erección genera una vergüenza insoportable. Por el contexto machista en que vivimos, muchos hombres solo se sienten varones por su potencia sexual y la disfunción produce un sentimiento semejante a la invalidez”.No obstante, los expertos recomiendan que hay que dejar los tabúes, tener el valor de hablar de sexo con la pareja y con el especialista para buscar soluciones médicas, mecánicas y sicológicas.Así lo hizo Hernando, quien a sus 75 años toma sildenafil desde que el medicamento salió al mercado. Hoy sigue satisfaciéndose sexualmente junto a su esposa de 55 años y celebra la aparición del Viagra, que le cambió la vida a quienes realmente lo necesitan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad