El reencuentro de Aura Cristina Geithner y Marcelo Dos Santos

Abril 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País.
El reencuentro de Aura Cristina Geithner y Marcelo Dos Santos

‘Separados’, el reality en el que diez parejas de divorciadas se reencontrarán para pasar por la prueba más difícil, convivir de nuevo.

Después de haber vivido el más tormentoso de los divorcios, Aura Cristina Geithner y Marcelo Dos Santos se reencuentran. Ella no cree en el matrimonio como institución y él, sí.

Dos años duraron casados Aura Cristina Geithner  y Marcelo Dos Santos, (1998- 2000) quienes vivieron un divorcio en medio de demandas de paternidad y duras acusaciones de parte y parte.  Ella lo tildaba de prepotente, machista y aseguraba que le producía miedo.  Incluso llegó a decir que él la maltrató física y psicológicamente, mientras que, según  él, solo discutieron  fuerte una vez y  fue  ella quien lo agredió, además de negarle su derecho de ver a Demian, su hijo.  La actriz ganó la custodia de su hijo  hace ya tres años.  Ahora, por obra y gracia de un reality, ‘Separados’, del Canal RCN, vuelven a estar juntos. Ellos presentarán  este programa en el que diez parejas afrontarán  pruebas físicas, mentales  y de convivencia, para obtener $500 millones  que deberán invertir solo  en la educación de sus hijos en común. Aura Cristina, de 46 años, acaba de salir de otro tormentoso divorcio de su segundo marido,   Thomas Corell Lundberg,  exboxeador y empresario danés de 42 años, de quien se enamoró  a través de las redes sociales. Él   viajó desde Dinamarca a México para conocerla.  Se casaron en 2011 y duraron dos años.  La actriz  no quiere volver a saber nada  de quien, como dijo  a la TV mexicana: “Peló el cobre”, al emprender  una campaña de difamación contra ella  (hackeó las cuentas de sus redes sociales), a quien tildó de infiel y adicta al sexo. Ella respondió ante la TV azteca que él era “mitómano, compulsivo y vengativo. Jamás le falté al respeto y nunca estuve con otros hombres”. Marcelo, quien  está casado hace siete años, dice que  su relación con Aura Cristina es  profesional y  ella afirma que  se llevan bien. Pero Demian, su hijo, aún no puede creer verlos juntos de nuevo. "No creo en el matrimonio", Aura Cristina Geithner[[nid:415970;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/04/ep00952523.jpg;left;{}]]¿Qué  pensó cuando le dijeron que presentaría con su ex esposo Marcelo?Me dio alegría,  pensé: qué linda oportunidad de  trabajar con el padre de mi hijo, después de tantos años, de haber tenido ambos  un pasado muy  tormentoso. Dentro de mi corazón, y creo que en el de él, se han sanado muchísimas cosas y  ambos estamos listos para este reto.  Sentí alegría de  darnos esa oportunidad de respeto, de sanar el pasado. ¿Qué dijo  Demian cuando le contó que presentaría con su papá?Dijo: “¿Me estás hablando en serio?”. Y yo: “Sí, te estoy hablando en serio”. “Uh, ¡va a ser divertido mamá!”. ¿No teme que en el reality se dé una discusión entre usted y Marcelo?No creo  que se dé,  tanto Marcelo como yo hemos sanado muchísimas cosas del pasado, hemos vivido tormentas, sinsabores, pero al final de cuentas ambos sabemos quiénes somos, dónde estamos y para dónde vamos. Somos  dos personas maduras que pasaron por malos momentos, como los ha pasado mucha gente. En el programa se nota  lo que hemos vivido y que hemos crecido. ¿Llegaron a un acuerdo  de respeto mutuo para presentar el programa?No. Desde que gané la custodia de mi hijo  la tormenta se fue, ya no hubo nada más que pelear,  no hubo más guerra entre nosotros. Las cosas comenzaron  por primera vez, después de muchos años, a estar claras. En  estos tres años de haber ganado esa demanda de mi parte, Demian ha compartido con su papá viajes de vacaciones, dos veces en Colombia, dos en Argentina. Este año van a ir  a Perú. Tenemos un propósito común, nuestro hijo, nada más. Soy muy respetuosa de la vida de él, que tiene su esposa Carolina.  Nuestro reencuentro en el programa, aunque  muchos no crean,  fue puramente profesional y bastante  divertido. Hemos llegado a un punto donde hay mucho respeto a la vida de cada uno y eso lo  va a ver la gente. Se van a sorprender porque... ¡nos llevamos muy bien! ¿Donde hubo fuego cenizas quedan?No lo sé. No creo.  Han pasado muchos años y  uno va cambiando su vida, no sé si en algún momento esos objetivos serán comunes, pero  me da mucha satisfacción y alegría saber que puedo trabajar con mi ex, el padre de mi hijo, de  manera  armoniosa, enriquecedora.  En el reality las parejas viven una  limpieza, un  duelo y  lo fue  para nosotros. Marcelo y yo hemos reído, llorado, hemos sido partícipes de su dolor. ¿Qué  lección le  dejaron sus  matrimonios?Llegué a una conclusión: he  amado con el alma y con el corazón y me han amado pero, como muchos dicen, a la gente no se le conoce en el matrimonio, sino en el divorcio.   Por  la mujer que soy, muy independiente, que me gusta mucho trabajar,  no creo  en el matrimonio y debo buscar otro  formato para la convivencia. Busco un compañero de vida, no para siempre, porque tampoco creo que existan esos amores. Creo en vivir el presente, en tener a tu lado alguien que te respete y valore y no pretenda cambiarte, manipularte ni obsesionarse contigo. ¿Tiene actualmente una relación?Estoy  contenta sola. Nunca antes me había sentido tan tranquila y  en paz. Así como hay gente que es muy buena para compartir con otra  y les gusta el matrimonio,  soy una mamá independiente  que ama el hogar pero no  las ataduras, ni la manipulación o  que crean que pueden manejar  mi vida a su antojo. ¿Cuáles han sido los  pecados de sus exmaridos? ¿La obsesión, los celos?Quien esté conmigo  debe entender que soy una artista que  se entrega mucho  a su trabajo, no es  un empleo en el que cumples las ocho horas diarias y te vas a descansar a tu casa a compartir  con tu familia.  Mis parejas  comienzan  idolatrándome, admirándome,  después  se complica eso de los tiempos,  los fans son los enemigos y vienen los celos, la obsesión, la manipulación, se  vuelve inmanejable. No soy de las que por  paciencia tolera la injusticia o el maltrato. Tomo las riendas y si veo  que  soy infeliz digo “hasta aquí llegamos”. ¿Cómo hace para que sus divorcios afectaran  lo menos posible a Demian?Pues mi amor, yo le entregado  mi calidad de vida y de tiempo a mi hijo. Y  creo que he sembrado en él buenas semillas. Lo veo en el aprecio de sus  profesores y compañeros. Veo a un adolescente al que le gustan las chicas, estudiar,   disfrutar con sus amigos,  es un niño que ha tenido que superar muchos dolores, al yo  tenerlos. Nunca  le he ido con engaños. Le he dicho muchas veces: “¿Sabes qué Demian?, me he equivocado. Tengo que superarme en esto”.    Eso  de que sin un padre un niño no sale adelante es  mentira. Sé de   hijos que han convivido con papás y mamás y su vida es un  desastre. ¿Con su última  expareja la relación se rompió totalmente?No me interesa hablar con él ni saber de él, es algo que no deseo nunca más volver a tocar en mi vida. No estoy lista para perdonar todo lo que esta persona hizo, prefiero dejarlo en el rincón, como algo que viví en el pasado y de lo que aprendí, pero  no quiero volver a vivir. "El divorcio deja marca en el hijo", Marcelo Dos Santos

[[nid:415971;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/04/ep00952519.jpg;left;{}]]

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad