El personaje que cambió la historia de la televisión nacional

El personaje que cambió la historia de la televisión nacional

Febrero 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo, El País
El personaje que cambió la historia de la televisión nacional

Fernando González Pacheco.

El otrora rey de la TV nacional murió tras una afección respiratoria. Sus colegas y amigos recuerdan las aventuras de este pionero que cambió para siempre la historia de nuestra pantalla chica.

Pacheco, el hombre más versátil de la televisión colombiana tuvo en vilo durante meses a los medios de comunicación y a sus miles de admiradores desde el 20 de junio de 2013, cuando fue internado en la Clínica del Country, debido a una grave afección respiratoria.Y es que durante más de 50 años en la TV nacional, Pacheco se convirtió en una marca que realzaba la programadora donde estuviera, como lo reconoció una vez su amigo Julio César Luna: “Todo lo que ha hecho ha sido hito, como animador, presentador, entrevistador, es un hombre sin caretas”.Así también lo recuerda el humorista Hugo Patiño, quien trabajó con él en ‘Operación Jaja’ (1970-1971), “donde todo era en vivo, él era el presentador y los humoristas no podíamos contar chistes vulgares”. Tal como se veía en la TV así era en la vida real, resalta Patiño. “Sencillo, amable, espontáneo, con buen sentido del humor, uno le contaba un chiste y por muy malo que fuera se reía. Cantaba bingos, participaba en caminatas, se pintaba la cara, se disfrazaba, toreaba, boxeaba, hacía cualquier cosa por colaborar con una causa social”.Nacido en Valencia, España, pero criado desde los 4 años en Colombia, Pacheco intentó estudiar medicina, derecho y economía, pero ninguna de estas carreras lo sedujo. Entonces fue marinero de la Flota Mercante Gran Colombiana por cuatro años. El mar lo marcó, dijo en alguna ocasión, pero no era cierto que en cada puerto tuviera un amor, aclaraba a sus amigos. “En Buenaventura era donde una prostituta lo favorecía a uno con sus cariños, a cambio, uno le regalaba un corte de tela comprado en Panamá”.Animando una fiesta de amigos con guitarra en mano lo conoció Alberto Peñaranda, el dueño de Punch, quien le propuso en 1954 hacer un programa musical. El primer invitado fue don Pedro Vargas. Ese día cantó delante de la estrella mexicana ‘Pena Penita’, “salió horrible”, reconoció Pacheco, pero a la gente le gustó. Decían que a pesar de ser feo y vestir mal, les encantaba su simpatía. Poco tiempo después hasta le doblaron el sueldo. En TV hizo concursos, musicales, programas de variedades, de humor, de entrevistas, participó en telenovelas, series; hizo cine, teatro, fue comentarista taurino (también en la radio). Hubo una época, 80-90, que aparecía tanto y en tantas cosas, sobre todo en TV, que lo criticaban por saturar al público.Él lo reconocía: “La televisión es peligrosa porque quema fácilmente. Seguramente muchos, cuando aparezco, dirán, ‘otra vez Pacheco, qué pereza’”. Para el periodista y analista de medios Germán Yances, “la figura de alguien tan absoluto como Pacheco solo podía darse en el marco de un país cerrado y una TV. más chiquita que la que tenemos hoy... Y digo absoluto porque él era todo en la TV: animador, presentador, entrevistador, payaso, torero, paracaidista y hasta celebridad, un poco. Su desparpajo daba para todo y la gente percibía su tremenda autenticidad y le gustaba”. Por eso, hoy más que nunca, los colombianos que disfrutaron de cinco décadas de televisión con la figura de Pacheco, sienten como si se hubiera ido una parte de ellos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad