El País habló con Pablo Milanés, la estrella de la Nueva Trova cubana

Septiembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez R, reportera de El País.
El País habló con Pablo Milanés, la estrella de la Nueva Trova cubana

Pablo Milanés nació en Báyamo, Cuba, y tiene 72 años de edad.

Pablo Milanés, dará un concierto en Cali el próximo 2 de octubre.

Pablo Milanés, uno de los fundadores de la Nueva Trova, restablecido ya del trasplante riñón al que fue sometido hace un año y que le fue donado por su esposa, recibirá un Grammy Latino Honorífico en noviembre.  Y el próximo 2 de octubre estará en el Centro de Eventos Valle del Pacífico, de Cali, como parte de su gira ‘Sin Fronteras’. Además, el cantautor de ‘Yolanda’, ‘El Breve Espacio en Que no Estás’, ‘Unicornio’, ‘Ámame como Soy’, ‘Acto de Fe’, ‘La Felicidad’ y ‘De Qué Callada Manera’, entre otras, ofrecerá un recital gratuito el 1 de octubre, a las 8:00 p.m. en el Parque de los Pies Descalzos de Medellín, como parte del Festival del Premio Gabriel García Márquez de periodismo. No es secreto que ‘Gabo’ y Milanés compartieron muchas noches de música y tertulia en La Habana, Cuba, y el escritor siempre buscaba a Pablo para pedirle que le mostrara las canciones que debía escuchar y qué artistas debía conocer. A sus 72 años, Milanés regresa con una nueva gira por Europa y América Latina, tras la publicación -hace dos años- de ‘Renacimiento’. En este, su más reciente disco, rescata ritmos tradicionales cubanos como el guaguancó, el son o el changüí, al tiempo que  trabaja en dos nuevas colaboraciones: con el pianista cubano José María Vitier y con su hija Haydée Milanés.  Recientemente le dijo a El País, de España, que él fue una de las 40.000 personas que entre 1965 y finales de 1967 estuvieron confinadas en campos de concentración aislados en la provincia de Camagüey, donde lo sometían a trabajos forzados desde las 5:00 a.m. hasta el anochecer, de sol a sol, “sin ninguna justificación ni explicaciones, y mucho menos el perdón que estoy esperando que pida el gobierno cubano”, aseguró el cantautor, refiriéndose a su dura experiencia como preso en  Unidades Militares de Ayuda a la Producción.  Respondió esta entrevista para El País, de Cali, desde su casa en La Habana, donde reside con su cuarta esposa, Nancy Pérez. ¿Cómo recibe el Grammy Latino Honorífico que le anunciaron?Con agradecimiento por los que han pensado en mi música. No soy muy dado a fijarme o a valorar la música por los premios, vivo al margen de eso pero, como le digo, agradezco el galardón. ¿Cómo está su salud luego del trasplante de riñón al que fue sometido y que le  donó su esposa?  Lo cierto es que los dos estamos muy bien, tanto en la cirugía hace ya un año como en esta nueva etapa todo transcurre de forma muy positiva. Es una nueva vida para mí. Un breve recuento de su historia de amor con su esposa... Ella es gallega y nos conocimos hace años en La Habana mientras ella hacía un trabajo temporal como historiadora. Vivimos en La Habana, donde nos casamos hace 10 años y tuvimos dos mellizos. ¿Cómo se hizo amigo de Gabo? ¿Macondo lo inspiró a componer alguna canción?Lo conocí hace más de 30 años en La Habana, durante una de sus visitas a nuestro país. Realmente y de forma concreta Macondo no me ha inspirado canciones, pero la buena literatura, la literatura de Gabo, es una gran fuente de inspiración y verdaderamente estimulante. ¿Cómo recuerda sus inicios, cuando empezó a cantar desde niño como aficionado en la radio y luego en Estrellas Nacientes?Era muy pequeño y recuerdo con ternura y nostalgia todos aquellos momentos porque siempre estaba acompañado de mi madre, que era la gran impulsora de todas mis apariciones en radio o TV. Háblenos de toda la investigación que está detrás de ‘Renacimiento’, disco que explora muchas  variantes rítmicas cubanas... Fue un trabajo muy placentero que hice durante unos dos años para buscar en los géneros más cubanos (y no tan conocidos) como la rumba, el changüí, el son, etc., elementos universales que pude unir a la música barroca o renacentista que está en la base de mis omposiciones. Usted le dijo a El País de España que fue una de las 40.000 personas confinadas en campos de concentración en la provincia de Camagüey. ¿Qué deja en el alma una experiencia así?Son experiencias difíciles, pero uno se vuelve más libre también, más crítico. ¿Es suficiente  que el gobierno cubano le pida perdón?Se necesita el reconocimiento de que hubo errores como ése y todas las consecuencias negativas que trajeron consigo. ¿Cuál es el nuevo proyecto artístico que tiene en mente?Más bien nuevos proyectos, pues acabo de grabar un disco con Miguel Núñez, el pianista de mi grupo, con música de él y textos míos. También estoy colaborando con mi hija Haydée en un disco que ella produce con temas míos de los inicios de mi carrera y este año celebraremos en La Habana, en diciembre, los 50 años de la composición de mi tema ‘Mis 22 años’ con un concierto homenaje y el estreno de un documental. Epístolas de PabloSobre la música que se compone hoy en día: “Hay una crisis  en el mundo a nivel musical. Se está escuchando muy mala música, se están escuchando muy malos géneros. Ni hablar desde el punto de vista poético, ni se diga. Es una barbaridad lo que se está escuchando. Lo que suena en las radios no tiene casi ningún valor estético, ni propuesta espiritual, poética, ni filosófica, para mí. Son mis gustos”.Sobre el 'boom' del reguetón: “El reguetón  es un género que surge como protesta desde las capas populares más masivas y trata de imponerse a través de un lenguaje que resulta grosero y que no resulta educativo. Y no contiene poesía, pero podría. Pero no se hace. Es un facilismo. Es un facilismo por parte de las emisoras, productores y, lamentablemente, del artista”.Sobre los artistas que han sido su influencia: “Los poetas  que leí y que leo a lo largo de mi vida han influenciado en mí extraordinariamente. Sin ellos mi poesía no hubiera existido: Walt Whitman, César Vallejo, Pablo Neruda, José Martí, todos. A ellos, gracias”, dice el genio detrás de canciones tan inolvidables y poéticas como ‘Yo no te pido’, ‘Yo pisaré las calles nuevamente’, ‘Para vivir’ y  ‘Yo soy un hombre sincero’.Sobre su vida en La Habana: Pablo Milanés  lleva una vida tranquila en Cuba. Hace ejercicios en la mañana y se da una vuelta por su estudio de grabación. Tiene una fundación, Proposiciones,  que hace cultura y apoya espectáculos de calidad que aporten a su país. Trabaja de manera independiente y hace muchas colaboraciones con artistas jóvenes. De vez en cuando se puede ver a Milanés dando una vuelta por el malecón de La Habana. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad