El País habló con Buddy Valastro, uno de los pasteleros más famosos del mundo

Noviembre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño / Reportera de El País

Buddy Valastro habló sobre su reality ‘El Desafío de Buddy’, que busca al mejor pastelero de Latinoamérica.

Buddy Valastro es uno de los pasteleros más conocidos del mundo, gracias a sus obras de arte culinarias. Su trabajo es sinónimo de desafío y excelencia. Para él no existen los imposibles. 

Tras incursionar en el negocio que creó su padre, este repostero es toda una estrella de la televisión gracias a los realities ‘Cake boss’ (que sigue la vida de su negocio familiar), ‘Kitchen boss’ (recetas con familiares) y ‘El desafío de Buddy’, en el que varios concursantes compiten por el primer puesto.

Desde mediados de noviembre, el  canal  Discovery Home & Health presenta la segunda temporada de ‘El Desafío de Buddy Latinoamérica’, en  la que ocho concursantes provenientes de Colombia, México, Brasil y Argentina  ponen a prueba sus habilidades reposteras. 

En cada uno de los episodios  que se trasmiten los martes a las 9:00 p.m., los participantes se enfrentan  a diversos retos en los que son evaluados por expertos en la materia, quienes deciden cuál es el mejor pastel.

Como parte de la promoción del programa, el carismático chef nos visitó para compartir sus secretos con sus seguidores y, de paso,  se probó un sombrero ‘vueltiao’, se puso una banda con la bandera colombiana, probó  la arepa e’ huevo y confesó que le encantaron las empanadas y el chicharrón. También bailó, pero  comprobó que su talento es mejor en la cocina que en la pista de baile.

Hizo una pausa en su recorrido para hablar  con El País  sobre su trabajo, su familia y sus sabores favoritos.

¿Qué es lo mejor de trabajar con la familia?

Que no importa qué tan grande es el desafío, ellos siempre van a estar contigo en las buenas y malas.

¿Cuál es el personaje favorito en sus programas?

Me quiero meterme en problemas... Amo a todos, sin mi equipo o mi familia no podría haber hecho nada de lo que he logrado hasta ahora. Pero si quieres una hermana, te puedo enviar una.

¿Le sorprende ser tan popular en Colombia?

Para ser honesto es un honor, es un privilegio estar aquí y encontrar este recibimiento. A veces siento que me debo pellizcar para darme cuenta de que esto es real. Mis fanáticos son muy importantes para mí y no quiero que me consideren como una estrella de rock, quiero que vean que soy una persona normal y espero siempre mantenerme humilde.

¿Cuáles han sido sus claves para lograr tanto éxito?

Para mí lo más importante fue creer que era capaz. En mi vocabulario nunca han existido frases como “no puedo” o “no soy capaz”. Siempre he pensado   que cuando sueñas grande y crees en lo que puedes ofrecer, todo se hace posible.

Si no fuera pastelero, ¿qué sería?

La verdad no lo sé. Me considero un buen hombre de negocios y me gusta pensar que tal vez hubiese sido abogado. Pero creo que el éxito que he conseguido se debe a que tengo el trabajo de mis sueños; así que, si fuese otra cosa, a lo menor no sería bueno ni me destacaría.

¿Cuál es el mayor desafío en su trabajo del día a día?

Interpreto muchos papeles, debo ponerme muchos sombreros. Soy pastelero, manejo mi negocio, soy jefe, padre, hermano e hijo, y tratar de separar el tiempo para hacer todo lo que hago, como viajar y estar en otros programas, requiere de una coordinación muy importante para mantener a todo el mundo feliz.

¿Dónde ha comido mejor?

Es una pregunta difícil. Me gusta intentar con diferentes sabores e ingredientes de otras regiones, creo que eso hace parte de la magia de la cocina. Soy un amante de la pastelería, y siempre disfruto  lo que como  sin importar donde estoy.

¿Qué impresiones le deja su contacto con  la comida colombiana?

Honestamente no esperaba que fuera tan buena. No pensaba que fuera mala, pero no creí que fuera tan increíble. He probado pocas cosas, pero todo ha sido un descubrimiento.

¿Qué consejo le daría a un pastelero que lo esté leyendo?

Que trabaje duro. Que se sienta orgulloso de lo que hace. No importa si tienes que limpiar  un inodoro, recoger la basura o hacer un pastel, debes sentir orgullo y amor por tu trabajo. Eso se debe aplicar a todo lo que se hace en la vida. Lo mejor siempre es empezar desde cero, superar las metas y creer en uno mismo.

¿Cómo sería el pastel de su último día en la tierra?

Nunca lo había pensado. El diseño no lo sé, pero el pastel sabría a una torta que hacía mi padre y que se hace con crema hojaldrada. Es uno de los mejores sabores que he probado en la vida.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad