El oscuro pasado de Casey Affleck que su Óscar trajo a la luz

El oscuro pasado de Casey Affleck que su Óscar trajo a la luz

Febrero 28, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Casey Affleck

Casey Affleck, ganador del Óscar a mejor actor por su papel en la cinta 'Mancester by te sea'.

El País l AFP

El premio a Mejor Actor era uno de los más predecibles en la ceremonia de los Óscar este año. Casey Affleck había hecho un circuito casi perfecto, llevándose además el Globo de Oro, el Bafta, el Independent Spirit y el premio de la Crítica Cinematográfica.

Sin embargo, toda la atención que ganó el actor esta temporada revivió un episodio olvidado de su pasado, que no obstante no le impidió ganar los más prestigiosos premios.

En 2010, Amanda White y Magdalena Gorka, productora y directora de fotografía de su fracasado debut como director en ‘I'm Still Here’, demandaron a Affleck por lo que describieron como un reiterativo acoso sexual.

Affleck, que siempre negó vehementemente cualquier acción inapropiada, contrató al abogado de celebridades Marty Singer, también conocido como el ‘perro guardián’ de Hollywood, para cerrar un acuerdo monetario nunca hecho público.

Lea también: 'Moonlight' le devuelve la esperanza a un gueto de Miami

Cada una lo demandó por 2 millones de dólares. Pero el caso dejó su imagen convertida, en el mejor de los casos, en la de un maestro manipulador, distante de la del actor tímido que proyectaba, al margen de una industria que entonces siempre pasó por alto su talento.

“La gente dice lo que quiere, muchas veces sin importar cómo respondas”, dijo Affleck en una entrevista con la revista Variety en noviembre. “Creo que la gente piensa que, porque eres famoso, está perfectamente bien decir lo que sea”, añadió.

Entre las acusaciones en su contra, White dijo que Affleck forzó a un asistente de cámara a mostrar su pene en un vuelo a pesar de que ella protestó el pedido.

O que en una oportunidad no pudo entrar a su cuarto de hotel en Costa Rica porque el entonces director y la estrella de su falso documental, Joaquin Phoenix, estaban teniendo sexo al otro lado de la puerta.

Gorka dejó el proyecto por un trato que describió en su demanda como “el más traumático de su carrera”, acusando a Affleck y otros miembros del equipo de hablar abiertamente sobre su deseo de tener sexo con ella.

Dijo que en una oportunidad, cuando la producción se hospedó en un apartamento en Nueva York, quedó “impresionada y asqueada” de despertar con Affleck a su lado, hediondo a alcohol y abrazándola.

Poco tiempo después, y más allá de la negación rotunda de las acusaciones, Affleck optó por llegar a un acuerdo con las dos mujeres y ofrecerles un resarcimiento económico, aunque se desconocen los términos del arreglo.

El caso es que en Hollywood abundan las carreras terminadas en escándalos, pero por cada Bill Cosby o Charlie Sheen, hay un Roman Polansky, Woody Allen, Mel Gibson o ahora Casey Affleck que cae de pie.

Aclamado por su papel en el drama familiar de Kenneth Lonergan ‘Manchester junto al mar’, Casey, de 41 años, finalmente se une a su famoso hermano Ben y su amigo de la infancia Matt Damon en la élite de Hollywood.

Este premio “significa tanto para mí... Una de las primeras personas que me enseñó a actuar fue Denzel Washington, al que justo me he encontrado hoy por primera vez. Gracias. Y a los demás nominados, hicieron un gran trabajo. Son muy valientes y os admiro por ello”, dijo el actor, durante su discurso de aceptación.

Cuando su carrera se conducía lentamente a un precipicio, su amigo Matt Damon lo recomendó en su lugar para protagonizar Manchester by the Sea, el drama independiente que le dio el Óscar a Mejor Actor.

Affleck interpretó a un solitario portero de Boston, quien tras la muerte de su hermano se ve obligado a regresar a su ciudad natal, ‘Manchester by the Sea’, que da el nombre original a la película, para hacerse cargo de su sobrino adolescente Patrick, encarnado por Lucas Hedges.

Ambos luchan por adaptarse, mientras Affleck enfrenta el pasado que lo separó de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció.

En los Bafta felicitó a Meryl Streep por sus críticas al presidente Donald Trump en su discurso en los Globos de Oro, que despertó la ira del magnate republicano, y se dijo orgulloso de pertenecer a una comunidad artística sin disposición a quedarse callada.

“Para bien o para mal, las celebridades son admiradas y, cuando dicen algo, la gente las escucha y reflexiona sobre ello de otra manera”, apuntó entonces a periodistas.

Su más reciente papel es perturbador. En ‘A Ghost Story’, un filme independiente estrenado en el pasado festival de Sundance, Affleck aparece envuelto en una sábana y sin decir palabra durante buena parte de la cinta.

No obstante el auge que de seguro tomará su carrera tras el Óscar, muchos cuestionan que la Academia separe la vida personal de la artística y premie a pésimos ejemplos de vida.

Olvidó a sus hijos en el discurso

Durante su discurso de aceptación del Óscar Casey Affleck agradeció a sus compañeros de reparto y a su hermano, pero olvidó mencionar a sus hijos Indiana (12) y Atticus (9), fruto de su fallido matrimonio con Summer Phoenix.

Y sus hijos se lo recordaron. “Tres segundos después de bajarme del escenario, mi hijo me dijo: ‘Papá, ni siquiera nos mencionaste’. Me dio un vuelco al corazón. Pero es que la mente se me quedó en blanco por lo inesperado de la victoria”,
aseguró ya entre bambalinas.

La productora Amanda White denunció que Casey Affleck la presionó con mensajes sexuales indeseados. Ella lo demandó.

La publicista de Casey Affleck, Mara Buxbaum, dijo que no habría ninguna nueva declaración del actor sobre el caso.

Las mujeres y su silenciosa sanción contra Casey

Las redes sociales han hecho eco sobre el evidente disgusto de la actriz Brie Larson al entregarle el Óscar a Casey Affleck. Su gesto de desprecio hacia él ya se había notado cuando le entregó el Globo de Oro hace algunos meses.

Sobre el escenario Brie Larson, quien ganó el Óscar el año pasado por ‘Room’, donde interpreta el papel de una mujer secuestrada y abusada desde niña, leyó el nombre de Affleck con disgusto y volvió a cerrar el sobre sin esbozar ninguna sonrisa. Chrissy Teigen, esposa de John Legend, también demostró su rechazo contra Affleck al fingirse 'dormida' mientras él recibía el premio Óscar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad